A Ja­pón no le agra­da el Bre­xit de May

La Republica - - BLOOMBERG NEWS -

The­re­sa May pu­do cons­ta­tar la mo­de­ra­ción y la for­ma­li­dad ja­po­ne­sas du­ran­te una ce­re­mo­nia del té con el pri­mer mi­nis­tro Shin­zo Abe. Lo que qui­zá se per­dió en la tra­duc­ción es lo po­co im­pre­sio­na­do que es­tá un so­cio co­mer­cial cla­ve del Reino Uni­do con la ma­ne­ra en que la Pri­me­ra Mi­nis­tra lle­va ade­lan­te el Bre­xit. Es pro­ba­ble que su ob­je­ti­vo en­tu­sias­ta de con­ven­cer a la ter­ce­ra eco­no­mía más gran­de del mun­do de usar su acuer­do co­mer­cial con la Unión Eu­ro­pea co­mo ba­se pa­ra un fu­tu­ro acuer­do con Gran Bre­ta­ña no sea re­cha­za­do ro­tun­da­men­te —pe­ro los ob­ser­va­do­res que leen las ho­jas del té ven sig­nos inequí­vo­cos de in­co­mo­di­dad an­te la for­ma en que Gran Bre­ta­ña en­ca­ra el di­vor­cio. “No me pa­re­ce una cues­tión sim­ple, to­mar un tex­to y tra­du­cir­lo en un acuer­do bi­la­te­ral, los an­fi­trio­nes de Host tie­nen se­rias du­das res­pec­to del Bre­xit, los ja­po­ne­ses sen­ci­lla­men­te no en­tien­den por qué es­ta­mos ha­cien­do es­to. Son de­ma­sia­do edu­ca­dos pa­ra de­cir­lo pú­bli­ca­men­te”, di­jo el exem­ba­ja­dor de Gran Bre­ta­ña an­te Ja­pón, Da­vid Wa­rren. To­mohi­ko Ta­ni­gu­chi, ase­sor es­pe­cial de Abe, eli­gió cui­da­do­sa­men­te sus pa­la­bras al ha­blar con BBC Ra­dio: “Un sen­ti­mien­to de cri­sis qui­zá sea una pa­la­bra un po­co fuer­te. Cier­ta­men­te hay un sen­ti­mien­to de in­quie­tud”. Ja­pón es­tá dan­do los úl­ti­mos pa­sos pa­ra ce­le­brar un acuer­do de li­bre co­mer­cio con el blo­que co­mer­cial más gran­de del mun­do, del cual se es­tá se­pa­ran­do el Reino Uni­do. Eso de­ja a May en una po­si­ción di­fí­cil, en tan­to su pro­pio pre­de­ce­sor lo ce­le­bró co­mo un hi­to que su­ma­ría 5 mil mi­llo­nes de li­bras ($6.500 mi­llo­nes) anua­les a la eco­no­mía del Reino Uni­do. Con la com­pra de ARM Hol­dings Plc por Soft­bank Group y las am­plia­cio­nes fa­bri­les de Nis­san Mo­tor Co. y To­yo­ta Mo­tor Corp., Ja­pón es­tá an­sio­so por re­ci­bir ga­ran­tías —y el Reino Uni­do se apre­su­ró a dár­se­las—. Hay 1.000 em­pre­sas ja­po­ne­sas en ese país que em­plean a unos 140 mil tra­ba­ja­do­res. “Gran Bre­ta­ña siem­pre ha re­ser­va­do un lu­gar es­pe­cial a Ja­pón”, di­jo Ta­ni­gu­chi a la BBC, agre­gan­do que los em­pre­sa­rios ja­po­ne­ses “aho­ra se di­cen a sí mis­mos que es el mo­men­to de ver qué su­ce­de­rá más ade­lan­te en vez de sa­car una con­clu­sión mo­les­ta”. Esa ac­ti­tud de es­pe­rar a ver le ase­gu­ra­rá a May un pe­rio­do de gra­cia mien­tras ela­bo­ra los de­ta­lles de có­mo se­rá la tran­si­ción cuan­do el Reino Uni­do se se­pa­re de la UE a co­mien­zos de 2019. En Bru­se­las, sus ne­go­cia­do­res es­tán tra­ba­dos en las con­ver­sa­cio­nes con sus ho­mó­lo­gos de la UE. Abe le ha di­cho an­te­rior­men­te que atri­bu­ye “ex­tre­ma im­por­tan­cia” a las re­la­cio­nes con el Reino Uni­do, re­cor­dán­do­le el al­can­ce que tie­ne allí la in­ver­sión ja­po­ne­sa. En la pri­me­ra vi­si­ta de May a Ja­pón, Abe le dio la bien­ve­ni­da en Kio­to, la ex­ca­pi­tal im­pe­rial, cuan­do ba­jó de un au­to­mó­vil ne­gro lle­van­do un co­llar de per­las y sus ca­rac­te­rís­ti­cos ta­cos ani­mal print. En el in­te­rior de la pe­que­ña ca­sa de té de ma­de­ra se qui­ta­ron los za­pa­tos y se sen­ta­ron so­bre un ban­co ba­jo don­de May fue ini­cia­da en el ri­tual del si­glo XVI.

Ja­pón es­tá dan­do los úl­ti­mos pa­sos pa­ra ce­le­brar un acuer­do de li­bre co­mer­cio con el blo­que co­mer­cial más gran­de del mun­do, del cual se es­tá se­pa­ran­do el Reino Uni­do. Bloom­berg/La Re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.