Vo­la­ris do­mi­na mer­ca­do aé­reo de ba­jo cos­to

Ae­ro­lí­neas “low-cost” ha­bi­li­ta­ron un 64% más de asien­tos en el úl­ti­mo año

La Republica - - NACIONALES - Bran­don Flo­res bflo­res@la­re­pu­bli­ca.net

Vo­la­ris es­tá arra­san­do con el mer­ca­do aé­reo de ba­jo cos­to, al pun­to que hoy se con­so­li­da co­mo la úni­ca al­ter­na­ti­va de es­te ti­po de vue­los den­tro de Centroamérica y a al­gu­nos lu­ga­res de Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co.

Es­ta com­pa­ñía de ca­pi­tal az­te­ca lle­gó a Cos­ta Ri­ca en mar­zo de 2016 con una es­tra­te­gia agre­si­va, sin em­bar­go, ini­ció ope­ra­cio­nes en no­viem­bre cuan­do ob­tu­vo su cer­ti­fi­ca­do de ope­ra­dor aé­reo, pa­ra ofre­cer la ru­ta San Jo­sé-Ciudad de Gua­te­ma­la, a me­nos de $60 so­lo ida, con im­pues­tos in­clui­dos.

La tác­ti­ca fue tan exi­to­sa que sus efec­tos ya se no­tan en los com­pe­ti­do­res, que se han vis­to for­za­dos a ce­rrar al­gu­nas de sus rutas por ba­ja ocu­pa­ción.

Win­go, fi­lial de Co­pa Hol­dings, ha si­do una de las más afec­ta­das: en enero can­ce­ló el vue­lo San Jo­sé-Gua­te­ma­la, que ofre­cía por me­nos de $100.

Re­cien­te­men­te, se anun­ció que a par­tir del 21 de oc­tu­bre no con­ti­nua­rá ofre­cien­do la ru­ta San Jo­sé-Pa­na­má.

Es­ta de­ci­sión se to­mó de­bi­do a una dis­mi­nu­ción en el nú­me­ro de pa­sa­je­ros por via­je.

“Nues­tra ban­de­ra es el cum­pli­mien­to, la ca­li­dad y los pre­cios bajos; por es­ta ra­zón des­de Win­go de­ci­di­mos en­fo­car­nos en rutas con ma­yor de­man­da pa­ra nues­tro ti­po de pro­duc­to”, ex­pli­có Ca­ta­li­na Bre­tón, vo­ce­ra de la com­pa­ñía.

Sin em­bar­go, Co­pa, su ca­sa ma­triz, sí man­ten­drá las fre­cuen­cias dia­rias a ese des­tino, al igual que a la ca­pi­tal gua­te­mal­te­ca.

Otro de los afec­ta­dos fue la com­pa­ñía Vue­los Eco­nó­mi­cos Cen­troa­me­ri­ca­nos (VECA), que se vio obli­ga­da a ce­rrar sus ope­ra­cio­nes a ini­cios de año; aun­que nun­ca se con­fir­mó, ha­bría can­ce­la­do sus ser­vi­cios por una cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na.

VECA so­lo so­bre­vi­vió dos años en el mer­ca­do.

Por otra par­te, las ae­ro­lí­neas do­més­ti­cas cos­ta­rri­cen­ses no tie­nen la ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va pa­ra com­pe­tir con las al­ter­na­ti­vas que ofre­ce el mer­ca­do.

Es­ta si­tua­ción de­ja a Vo­la­ris Cos­ta Ri­ca co­mo la úni­ca com­pa­ñía de ba­jo cos­to que ac­tual­men­te

vue­la a las ca­pi­ta­les del ist­mo.

La em­pre­sa bus­ca con­so­li­dar el mer­ca­do cen­troa­me­ri­cano pe­ro pla­nea su ex­pan­sión con una nue­va fre­cuen­cia a Ti­jua­na, Los Án­ge­les, Nue­va York, Pe­rú y Co­lom­bia.

Re­cien­te­men­te, Es­ta­dos Uni­dos otor­gó los per­mi­sos a es­ta ae­ro­lí­nea pa­ra rea­li­zar vue­los a esa re­gión.

Vo­la­ris no con­si­de­ra que se es­té crean­do un mo­no­po­lio, sino que las mis­mas si­tua­cio­nes de mer­ca­do y plan co­mer­cial los han lle­va­do a es­te pun­to.

“En los pró­xi­mos años ha­brá más com­pe­ten­cia, van a apa­re­cer nue­vas lí­neas de ba­jo cos­to que agi­ten el mer­ca­do cen­troa­me­ri­cano; la com­pe­ten­cia es muy bue­na por­que al fi­nal el be­ne­fi­cia­do va a ser el pa­sa­je­ro”, co­men­tó Fer­nan­do Naranjo, ge­ren­te ge­ne­ral de Vo­la­ris Cos­ta Ri­ca.

De he­cho, la de­man­da por es­tos vue­los ha au­men­ta­do des­de 2016: pa­ra ese año la ocu­pa­ción era de 708 mil pa­sa­je­ros, mien­tras que un año an­tes ape­nas fue de 432 mil, de acuer­do con da­tos de Guía Ofi­cial de Ae­ro­lí­neas en un in­for­me rea­li­za­do pa­ra el Ins­ti­tu­to Cos­ta­rri­cen­se de Tu­ris­mo.

La ci­fra an­te­rior re­pre­sen­ta un cre­ci­mien­to del 64% en la can­ti­dad de asien­tos dis­po­ni­bles.

Pa­ra fi­na­les de 2017 se es­pe­ra que las ope­ra­cio­nes de es­te ti­po de vue­los re­pre­sen­ten el 20% del to­tal anual.

Otras com­pa­ñías de es­te ti­po son In­ter­jet, Alas­ka Air­li­nes y South­west, las cua­les uti­li­zan en oca­sio­nes a Cos­ta Ri­ca co­mo des­tino.

Las ae­ro­lí­neas tra­di­cio­na­les que vue­lan a al­gu­nos de esos des­ti­nos, ase­gu­ran que la ten­den­cia “low­cost” no es per­ju­di­cial pa­ra el mer­ca­do, siem­pre y cuan­do es­tén en las mis­mas con­di­cio­nes.

No obs­tan­te, y a pe­sar de que per­si­guen pú­bli­cos dis­tin­tos, es­tas com­pa­ñías no apar­tan la mi­ra­da de sus com­pe­ti­do­res.

“El tu­ris­ta que vue­la con una ae­ro­lí­nea de ba­jo cos­to ge­ne­ral­men­te bus­ca ocio o aven­tu­ras, no­so­tros per­se­gui­mos un via­je­ro cor­po­ra­ti­vo y que no con­si­de­ra el pre­cio co­mo un fac­tor pre­pon­de­ran­te al mo­men­to de ele­gir una ae­ro­lí­nea, aun­que es­to no quie­re de­cir que no le de­mos se­gui­mien­to al otro ni­cho”, co­men­tó En­ri­que San­do­val, ge­ren­te co­mer­cial de Ae­ro­mé­xi­co.

Centroamérica es un mer­ca­do im­por­tan­te pa­ra las com­pa­ñías de ba­jo cos­to y en ge­ne­ral pa­ra las ae­ro­lí­neas: al cie­rre de ju­nio, sa­lie­ron de Cos­ta Ri­ca po­co más de 247 mil tu­ris­tas con rum­bo a esas na­cio­nes; mien­tras que ate­rri­za­ron unos 391 mil pa­sa­je­ros en sue­lo na­cio­nal.

Ni­ca­ra­gua es el país que más apor­ta vi­si­tan­tes a Cos­ta Ri­ca, mien­tras que la ma­yo­ría de sa­li­das des­de nues­tra na­ción tie­nen co­mo des­tino Pa­na­má.

“La ten­den­cia de ba­jo cos­to vino a re­vo­lu­cio­nar el mer­ca­do de for­ma ace­le­ra­da, por eso las ae­ro­lí­neas con­so­li­da­das apos­ta­mos por el va­lor agre­ga­do pa­ra con­ven­cer a un usua­rio ca­da vez más exi­gen­te, los vue­los di­rec­tos son una op­ción vá­li­da pe­ro de­pen­de­rá de las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do”, co­men­tó Pa­blo Go­mes, ge­ren­te co­mer­cial de Avian­ca.

Cos­ta Ri­ca tie­ne la ca­pa­ci­dad de aten­der es­ta olea­da de vi­si­tan­tes: re­cien­te­men­te las au­to­ri­da­des mi­gra­to­rias ha­bi­li­ta­ron un plan pi­lo­to con el cual se pre­ten­de agi­li­zar el pro­ce­so de en­tra­da y sa­li­da de vi­si­tan­tes al país, a tra­vés de un sis­te­ma di­gi­tal úni­co pa­ra ca­da usua­rio.

Au­na­do a es­to, la Di­rec­ción de Avia­ción Ci­vil en con­jun­to con los en­tes ad­mi­nis­tra­do­res de los ae­ro­puer­tos Juan San­ta­ma­ría y Da­niel Odu­ber de Li­be­ria, in­vier­ten en pro­to­co­los pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de las ope­ra­cio­nes.

Las ae­ro­lí­neas, por su par­te, con­ti­nua­rán rea­li­zan­do es­tu­dios de mer­ca­do pa­ra de­ter­mi­nar qué es­tra­te­gias to­mar o cuá­les rutas son las que tie­nen ma­yor de­man­da, ya que re­co­no­cen que el per­fil de los via­je­ros ha cam­bia­do; por lo que re­te­ner y fi­de­li­zar clien­tes es ca­da vez más di­fí­cil.

“Nues­tro prin­ci­pal ob­je­ti­vo es for­ta­le­cer el mer­ca­do re­gio­nal, a par­tir de ahí im­pul­sa­re­mos otras rutas”, ase­gu­ró Fer­nan­do Naranjo, ge­ren­te ge­ne­ral de Vo­la­ris Cos­ta Ri­ca. Ger­son Vargas/La Re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.