DES­TI­TU­CIÓN DE CEL­SO GAM­BOA PO­DRÍA DU­RAR HAS­TA UN AÑO

La Republica - - PORTADA - Es­te­ban Arrie­ta ea­rrie­ta@la­re­pu­bli­ca.net @ea­rrie­taLR

La even­tual des­ti­tu­ción o no de Cel­so Gam­boa co­mo ma­gis­tra­do de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, po­dría tar­dar has­ta un año en re­sol­ver­se. Así se es­ta­ble­ce en el ar­tícu­lo 211 de La Ley Or­gá­ni­ca del Po­der Ju­di­cial, que de­fi­ne el de­bi­do pro­ce­di­mien­to pa­ra la in­ves­ti­ga­ción y po­si­ble san­ción del fun­cio­na­rio ju­di­cial.

Or­lan­do Agui­rre, quien es el ma­gis­tra­do ins­truc­tor de la in­ves­ti­ga­ción, tie­ne dos me­ses co­mo má­xi­mo pa­ra re­unir to­das las prue­bas sobre el ca­so.

A par­tir de ahí, ini­cia­ría un pro­ce­so lar­go y si­nuo­so a lo in­terno del Po­der Ju­di­cial, que in­clu­ye au­dien­cias, re­cur­sos y ape­la­cio­nes an­te el Tri­bu­nal de la Ins­pec­ción.

In­clu­so, po­dría dar­se el ca­so de que es­te úl­ti­mo anu­le to­do lo ac­tua­do, si de­tec­ta un fa­llo en el pro­ce­di­mien­to.

En to­do ca­so, una vez que Agui­rre rin­da su in­for­me, le co­rres­pon­de a la Cor­te Ple­na de­fi­nir en vo­ta­ción se­cre­ta si apli­ca al­gu­na san­ción a Gam­boa.

Las co­rrec­cio­nes de ad­ver­ten­cia y amo­nes­ta­ción se adop­ta­rán por ma­yo­ría sim­ple del to­tal de los ma­gis­tra­dos, mien­tras que las sus­pen­sio­nes o re­vo­ca­to­rias de nom­bra­mien­to de­be­rán re­unir dos ter­cios del to­tal de sus miem­bros.

No obs­tan­te, el pro­ce­so no ter­mi­na ahí.

An­te la even­tua­li­dad de que los ma­gis­tra­dos de­ci­dan se­pa­rar a Gam­boa, se tras­la­da­rá esa de­ci­sión a la Asam­blea Le­gis­la­ti­va, la cual de­be­rá nom­brar una co­mi­sión es­pe­cial pa­ra ana­li­zar el ca­so, ren­dir un in­for­me, dar­le un des­car­go a Gam­boa y fi­nal­men­te, lo­grar el vo­to de 38 dipu­tados pa­ra re­vo­car el nom­bra­mien­to.

En ese sen­ti­do, los dipu­tados de va­rios partidos in­di­ca­ron ayer a LA REPÚBLICA que hay que se­guir el de­bi­do pro­ce­so y no su­plan­tar las fun­cio­nes del Po­der Ju­di­cial.

“Hay que es­pe­rar a que con­clu­ya la in­ves­ti­ga­ción en la Cor­te y a par­tir de ese mo­men­to, to­mar las de­ci­sio­nes en la Asam­blea Le­gis­la­ti­va. No po­de­mos en­tro­me­ter­nos en las fun­cio­nes de ese po­der de la República. Lo que sí es­pe­ra­mos, es que la de­ci­sión de los ma­gis­tra­dos sea coin­ci­den­te con las con­clu­sio­nes de la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra del Con­gre­so”, di­jo San­dra Piszk, dipu­tada de Li­be­ra­ción Na­cio­nal.

La po­si­bi­li­dad de que el pro­ce­so con­tra Gam­boa se ex­tien­da por un año, es al­go que no es del agra­do de los le­gis­la­do­res.

Es­to por­que po­dría que­dar la sen­sa­ción en la ciu­da­da­nía de que los ac­tos su­pues­ta­men­te anó­ma­los en la fun­ción pú­bli­ca no se re­suel­ven con la ce­le­ri­dad ne­ce­sa­ria.

“Gam­boa nos ha lle­va­do a una si­tua­ción lí­mi­te y sin­ce­ra­men­te, no veo que ten­ga al­gu­na po­si­bi­li­dad de no ser des­ti­tui­do, pero no po­de­mos ac­tuar aún sin res­pe­tar el de­bi­do pro­ce­so. Lo me­jor es que él re­nun­cia­ra, ya que su si­tua­ción se agra­va ca­da ho­ra que pa­sa y le ha­ce un da­ño a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del país”, di­jo Pa­tri­cia Mo­ra, le­gis­la­do­ra por el Fren­te Am­plio.

La cau­sa dis­ci­pli­na­ria con­tra Gam­boa fue abier­ta el 18 de se­tiem­bre, cuan­do la Cor­te Ple­na de­ci­dió se­pa­rar­lo del car­go por tres me­ses, tras dar­se a co­no­cer que el ma­gis­tra­do coin­ci­dió con el em­pre­sa­rio ce­men­te­ro Juan Car­los Bolaños, en un via­je de 36 ho­ras a Pa­na­má en 2016.

La de­ci­sión de los ma­gis­tra­dos pa­ra in­ves­ti­gar a su ho­mó­lo­go, sur­gió lue­go de que a prin­ci­pios de es­te año, y a so­li­ci­tud de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral, Gam­boa vo­tó la des­es­ti­ma­ción de una cau­sa ju­di­cial por su­pues­to trá­fi­co de in­fluen­cias con­tra Bolaños y los dipu­tados Ot­to Gue­va­ra y Víc­tor Mo­ra­les, del Mo­vi­mien­to Li­ber­ta­rio y ex­con­gre­sis­ta del PAC, res­pec­ti­va­men­te.

La cau­sa es­ta­ba re­la­cio­na­da con una re­for­ma que apro­bó el MEIC pa­ra per­mi­tir la im­por­ta­ción de ce­men­to de otros paí­ses y el otor­ga­mien­to de un prés­ta­mo en el BCR a la em­pre­sa Si­no­cem, de Bolaños, pa­ra traer esa ma­te­ria pri­ma des­de Chi­na.

Por es­tos he­chos, la Asam­blea Le­gis­la­ti­va tam­bién ini­ció una in­ves­ti­ga­ción po­lí­ti­ca, que su­gie­re una su­pues­ta red de trá­fi­co de in­fluen­cias en el Con­gre­so, la Ca­sa Pre­si­den­cial y la Cor­te, pa­ra fa­vo­re­cer al im­por­ta­dor ce­men­te­ro.

Mien­tras tan­to, Gam­boa ha ne­ga­do cual­quier par­ti­ci­pa­ción en la su­pues­ta red, y ase­ve­ra que su via­je a Pa­na­má fue pa­ra com­prar ro­pa de be­bé.

“No me voy a que­dar ca­lla­do an­te ase­ve­ra­cio­nes que pre­ten­den ha­cer­me ver co­mo fi­gu­ra cen­tral del ce­men­ta­zo, ¿qué bus­can, es cla­ro que mi ca­be­za? ¿Có­mo de­fen­der­se de es­tas in­fa­mias? Ya no se pue­de caer más ba­jo. Hay in­tere­ses con­cre­tos en que aban­do­ne el car­go”, di­jo Gam­boa.

“Lo me­jor pa­ra Gam­boa es que re­nun­cia­ra, ya que su si­tua­ción se agra­va con ca­da ho­ra que pa­sa y le ha­ce un da­ño a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del país”, di­jo Pa­tri­cia Mo­ra, dipu­tada del Fren­te Am­plio. Ger­son Var­gas/La República

In­ves­ti­ga­ción se en­cuen­tra ape­nas en su eta­pa ini­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.