“De­be­mos de­jar la ri­va­li­dad a un la­do pa­ra avan­zar co­mo gé­ne­ro”

La Republica - - NACIONALES - Kar­la Bar­que­ro kbar­que­ro@la­re­pu­bli­ca.net

La so­ro­ri­dad es la alian­za que se for­ma por la amis­tad y re­ci­pro­ci­dad en­tre mu­je­res que com­par­ten el mis­mo ideal y tra­ba­jan por al­can­zar un mis­mo ob­je­ti­vo.

Es­ta es in­dis­pen­sa­ble pa­ra al­can­zar la igual­dad y por eso su­gie­re de­jar atrás la ri­va­li­dad y ver a quien es­té a mi la­do co­mo com­pa­ñe­ra.

Se tra­ta de des­cu­brir que el éxi­to de una mu­jer no es prue­ba del fra­ca­so de otra, sino to­mar­lo co­mo ejem­plo y ver que es po­si­ble al­can­zar­lo.

Mar­ce­la La­gar­de, an­tro­pó­lo­ga y fe­mi­nis­ta me­xi­ca­na, vi­si­tó el país pa­ra con­ver­sar sobre es­te te­ma en el dé­ci­mo aniver­sa­rio de la aso­cia­ción Alas. LA REPÚBLICA con­ver­só con ella. ¿Por qué in­sis­tir en la so­ro­ri­dad?

Hay una ne­ce­si­dad muy gran­de de in­ter­ve­nir de una for­ma po­si­ti­va en las re­la­cio­nes en­tre mu­je­res por­que es­ta­mos en mu­chos es­pa­cios en los que hay que desa­rro­llar ha­bi­li­da­des im­por­tan­tes y lo­grar me­tas: des­de la es­cue­la has­ta la uni­ver­si­dad, el tra­ba­jo, el sa­la­rio, la pro­duc­ti­vi­dad; esos ele­men­tos ha­cen que com­pi­ta­mos mu­chí­si­mo por el es­pa­cio, por el tra­ba­jo, por la amis­tad de una per­so­na y más la tra­di­cio­nal com­pe­ten­cia de “ser la me­jor mu­jer, ma­má o es­po­sa” en re­la­ción con otras y eso crea un am­bien­te pro­pi­cio a la ri­va­li­dad en­tre mu­je­res. En es­te con­tex­to, ¿la ri­va­li­dad es ne­ga­ti­va?

La ri­va­li­dad en­tre mu­je­res ha­ce que se be­ne­fi­cien las es­truc­tu­ras del po­der pa­triar­cal, los ma­chis­tas y las mu­je­res y hom­bres mi­só­gi­nos. Pro­cu­ro y re­co­mien­do no ha­cer re­la­cio­nes ri­va­les, sino apren­der una nue­va éti­ca de apo­yo, res­pe­to y con­cor­dan­cia pa­ra es­tar me­jor en las re­la­cio­nes con mu­je­res y sa­car pro­ve­cho.

Hay que ha­cer cons­cien­cia de lo com­pli­ca­do que es en­trar­le a un con­flic­to per­ma­nen­te con otras. Lo in­de­sea­ble que es, lo que nos da­ña y re­co­rre­mos esos es­pa­cios y ve­mos su­fri­mien­to de mu­je­res por las re­la­cio­nes con­flic­ti­vas con otras: je­fas que son ne­fas­tas con sus co­la­bo­ra­do­ras; o tra­ba­ja­do­ras o co­le­gas que son una cons­tan­te mo­les­tia pa­ra las re­la­cio­nes de coope­ra­ción que de­be­rían pre­va­le­cer.

En­ton­ces, ¿cuál es la pro­pues­ta?

La pro­pues­ta fe­mi­nis­ta es des­mon­tar ese afec­to ri­val por no­so­tras, ese pen­sa­mien­to pro­pi­cia­do con­tra las de­más y bus­car un pro­ce­so de re­edu­ca­ción afec­ti­va e in­te­lec­tual, ir cam­bian­do nues­tras opi­nio­nes ha­cia las de­más, ver­las co­mo com­pa­ñe­ras, en­ten­der que son mu­je­res co­mo no­so­tras, que en­fren­tan di­fi­cul­ta­des fa­mi­lia­res, con­yu­ga­les y la­bo­ra­les. Pero, ¿có­mo se pue­de apli­car la so­ro­ri­dad en el ám­bi­to la­bo­ral?

Lo­grar ser una bue­na tra­ba­ja­do­ra ca­paz de apo­yar a las com­pa­ñe­ras; si es je­fa tra­tar de ser una en­tra­ña­ble, que se­rá re­cor­da­da siem­pre por la ca­pa­ci­dad in­clu­yen­te de re­co­no­cer el tra­ba­jo, de fe­li­ci­tar­las, de fa­vo­re­cer­las cuan­do tie­nen al­gún ti­po de pro­ble­ma; o sea, un li­de­raz­go y una je­fa­tu­ra la­bo­ral que no ex­plo­te a las mu­je­res, sino que fa­vo­rez­ca su buen desa­rro­llo la­bo­ral, su cre­ci­mien­to per­so­nal, su ca­pa­ci­dad for­ma­ti­va y des­de lue­go apo­yar su desa­rro­llo pro­fe­sio­nal. ¿Qué se con­si­gue con es­ta alian­za?

Tie­ne que ver con mejorar la vi­da la­bo­ral, que es cla­ve en la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea y es cla­ve pa­ra las mu­je­res por­que te­ne­mos do­ble jornada de tra­ba­jo: sos­te­ne­mos el tra­ba­jo do­més­ti­co y el cui­da­do de los me­no­res y de en­fer­mos y que son ta­reas com­pli­ca­dí­si­mas y si no lo en­ten­de­mos, no com­pren­de­re­mos por qué es­tán can­sa­das a me­dia jornada, por qué ha­blan por te­lé­fono y di­ri­gen su ca­sa des­de la ofi­ci­na. Ne­ce­si­ta­mos desa­rro­llar una gran com­pren­sión de las mu­je­res, una em­pa­tía, po­ner­nos en los pies de la otra y en­ten­der­la pa­ra de­jar de la ri­va­li­dad y ver en qué la po­de­mos ayu­dar, crear me­ca­nis­mos de con­ver­gen­cia, de sin­to­nía, de si­ner­gia en­tre las mu­je­res.

Mar­ce­la La­gar­de, an­tro­pó­lo­ga y fe­mi­nis­ta me­xi­ca­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.