¡No se ha­llan si no me me­ten en sus en­re­dos!

La Republica - - MACHACA -

SA­LA­DA

Sí, la ca­rre­te­ra en­tre Ciu­dad Que­sa­da y San Ra­món o cer­ca­nías, es­tá sa­la­da. Apar­te de que ha fal­ta­do pla­ta, pla­nos, con­tra­tos y rectificación de di­se­ños, aho­ra co­mo que le ca­yó en­ci­ma el cho­ri­zo. Al me­nos se de­du­ce de la de­nun­cia de una gra­ba­ción de la cual da fe un dipu­tado, en la cual se le ha­cen feos car­gos a la em­pre­sa cons­truc­to­ra. Co­mo que no ha ma­ne­ja­do con trans­pa­ren­cia equi­pos y ma­te­ria­les exen

tos, pa­ra esa ca­rre­te­ra.

RE­MA­TE

Co­mo que el dipu­tado Ot­to Gue­va­ra

quie­re sa­car a re­ma­te to­dos los bie

nes pú­bli­cos. Pro­pu­so que el INS ven­da la car­te­ra de se­gu­ros pa­ra que la ex­plo­ten las ase­gu­ra­do­ras par­ti­cu­la­res y so­lo se que­de con el “güe­so”. Pe­ro co­mo que es­tá por pro­po­ner tam­bién que se ven­dan las em­pre­sas

es­ta­ta­les, in­clu­yen­do las te­le­co­mu­ni

ca­cio­nes del ICE. La suer­te que te­ne­mos es que don Ot­to no lle­ga­rá nun­ca a Za­po­te.

ESQUIVOS

A los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les se les

pre­gun­ta acer­ca de la po­lí­ti­ca que se

gui­rían en cuan­to al em­pleo pú­bli­co.

Pe­ro se sa­len por la tan­gen­te. Unos y otros, con di­fe­ren­te ma­tiz, di­cen que ese es un asun­to que tra­ta­rán con las fuer­zas la­bo­ra­les des­de la Pre­si­den­cia. Así que eso del sa­la­rio úni­co y la re­ba­ja de los suel­dos de mi­llo­nes no se to­ca has­ta des­pués de las elec­cio­nes.

Si es que se to­ca.

DI­REC­TI­VOS El nom­bra­mien­to de los di­rec­ti­vos de los ban­cos de­be cam­biar de for­ma. Lo que ha ocu­rri­do en el Ban­co de Cos­ta Ri­ca es una mues­tra tan­gi­ble de que el nom­bra­mien­to de a de­do de ami­gos del par­ti­do ga­na­dor, no sir­ve. De­be ele­gir­se a esos di­rec­to­res de en­tre gen­te que se­pa de ban­ca, de eco­no­mía y que to­me el car­go con el

pro­fe­sio­na­lis­mo que de­be ser.

Y se eli­jan co­mo re­sul­ta­do de un con

cur­so abier­to.

JOHNNY

Bueno, Johnny Ara­ya no pier­de su fi- gu­ra­ción en el mun­do po­lí­ti­co, aun­que no sea can­di­da­to a na­da.

Ge­nio es aquel que en to­do mo­men­to sa­be plas­mar sus

pen­sa­mien­tos

Co­mo la Fis­cal lo va acu­sar de fa­vo

re­ci­mien­to, cuan­do su­pues­ta­men­te

pi­dió le eli­mi­na­ran de una lis­ta de per­so­na­jes acu­sa­dos, al en­ton­ces fis­cal ad­jun­to, Cel­so Gam­boa.

An­te esa co­yun­tu­ra, Johnny se apar

ta de la cam­pa­ña de Ál­va­rez De­san­ti,

en la que tra­ba­ja­ba la ciu­dad de San

Jo­sé. Lo del al­cal­de jo­se­fino ha si­do to­da una zar­zue­la en los úl­ti­mos años.

BANCRÉDITO El Ban­co Cré­di­to Agrí­co­la si­gue en el lim­bo. Que lo cie­rran, que lo con­vier­ten en ban­co de fo­men­to y en­tre­tan­to, lle­ga el fin del año y en­vían el pro­yec­to a ex­tra­or­di­na­rias. Pe­ro confiesa el Vi­ce­mi­nis­tro de la Pre­si­den­cia que los úni­cos vo­tos que tie­nen pa­ra ese pro­yec­to, son los del PAC. En los otros, co­mo que la sub­sis­ten­cia de ese ban­co ha per­di­do apo­yo y no hay in­te­rés.

EN­CUES­TAS

Va­mos a los ex­tre­mos Han pa­sa­do mu­chos me­ses de la cam­pa­ña po­lí­ti­ca y a cuen­ta­go­tas han apa­re­ci­do en­cues­tas acer­ca de la mar­cha de los can­di­da­tos. Y de pron­to, el Tri­bu­nal de Elec­cio­nes

au­to­ri­za na­da me­nos que a diez em­pre­sas en­cues­ta­do­ras pa­ra que ha­gan tra­ba­jos de cam­po y lo pu­bli­quen.

Así que por lo me­nos ten­dre­mos diez

en­cues­tas, eso, si no más, por­que al

gu­nas em­pre­sas ha­gan va­rias.

LI­MÓN El me­ga­puer­to de APM. que es­ta­ría lis­to en po­cos me­ses, no va a po­der ope­rar a ple­na ca­pa­ci­dad. Tres ca­rre­te­ras que de­bían ha­ber si­do

am­plia­das con an­te­la­ción, co­no­cién­do­se años atrás, lo que sig­ni­fi­ca­ba ese me­ga­puer­to, no se hi­cie­ron. El al­to eje­cu­ti­vo de la em­pre­sa se que­jó de que ni la ca­rre­te­ra a Si­xao­la se am­plió pa­ra dar sa­li­da por Pa­na­má, tam­po­co la de Ta­bli­llas, pa­ra ha­cer lo

mis­mo con Ni­ca­ra­gua. Y no di­ga­mos de la prin­ci­pal, la que va al in­te­rior del país, de dos ca­rri­les. Na­da, se em­bar­có APM cre­yen­do que Cos­ta Ri­ca era un país don­de se pen

sa­ba y se ac­tua­ba.

PE­NA

La se­lec­ción del Ma­cho Ra­mí­rez tam

bién per­dió en Hun­gría. Hun­gría es ca­si el peor equi­po que hay en Eu­ro­pa en es­te mo­men­to. Así que se tra­ta­ba de ver cuál era el mas ma­lo.

Y ga­nó Cos­ta Ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.