Dis­mi­nu­ye des­em­pleo pe­ro au­men­ta la in­for­ma­li­dad

NA­CIO­NA­LES 10-11 SO­LO UN 10% DE LOS TRA­BA­JOS PUE­DE CA­TA­LO­GAR­SE CO­MO DE CA­LI­DAD Las mu­je­res han si­do las más per­ju­di­ca­das du­ran­te los úl­ti­mos sie­te años

La Republica - - POR­TA­DA - Ja­vier Adel­fang ja­del­fang@la­re­pu­bli­ca.net Co­la­bo­ró Bran­don Flo­res

Las mu­je­res han si­do las más per­ju­di­ca­das du­ran­te los úl­ti­mos sie­te años

En­tre 2010 y 2017, la ge­ne­ra­ción de em­pleo as­cen­dió a 35 mil pues­tos anua­les en pro­me­dio, de los cua­les 31 mil son in­for­ma­les. Así lo con­sig­na el do­cu­men­to de Es­ta­do de la Na­ción pu­bli­ca­do ayer, el cual se­ña­la que la ta­sa de irre­gu­la­ri­dad al­can­za al 43,2% de los ocu­pa­dos afec­tan­do a 893 mil per­so­nas, lo que im­pli­ca un le­ve au­men­to res­pec­to al 42,7% del ter­cer tri­mes­tre de 2016.

Ba­jo es­te pa­no­ra­ma, úni­ca­men­te un 10% de los tra­ba­jos crea­dos es de ca­li­dad.

La si­tua­ción

Cos­ta Ri­ca se ha trans­for­ma­do en un pa­ra­dig­ma de la in­for­ma­li­dad, su eco­no­mía cre­ce a ta­sas ra­zo­na­bles pe­ro no lo­gra tra­du­cir ese cre­ci­mien­to en tra­ba­jos for­ma­les.

Al ca­lor de la re­cu­pe­ra­ción du­ran­te el ter­cer tri­mes­tre del año se crea­ron 97 mil em­pleos, de los que 51 mil, es de­cir, más de la mi­tad, fue­ron in­for­ma­les.

La ma­yor par­te del em­pleo in­for­mal fue de tra­ba­ja­do­res in­de­pen­dien­tes con ba­jo ni­vel edu­ca­ti­vo, lo que per­mi­te pen­sar en per­so­nas que, an­te la di­fi­cul­tad de con­se­guir un em­pleo en re­la­ción de de­pen­den­cia, co­men­za­ron un em­pren­di­mien­to de ma­ne­ra irre­gu­lar.

“No es que la eco­no­mía ge­ne­re em­pleo, sino que la gen­te bus­ca una for­ma de ge­ne­rar in­gre­sos”, afir­mó Na­ta­lia Mo­ra­les, in­ves­ti­ga­do­ra del pro­gra­ma Es­ta­do de la Na­ción.

De es­ta ma­ne­ra, la re­duc­ción del des­em­pleo de los úl­ti­mos tiem­pos no tie­ne su cau­sa en po­lí­ti­cas ac­ti­vas des­de las es­fe­ras gu­ber­na­men­ta­les, sino en per­so­nas que, can­sa­das de bus­car, sa­len a ga­nar­se el pan por su pro­pia cuen­ta. Las con­se­cuen­cias

La in­for­ma­li­dad le cues­ta ¢639 mil mi­llo­nes a la se­gu­ri­dad so­cial al con­si­de­rar los apor­tes al ré­gi­men de in­va­li­dez, ve­jez y muer­te que se de­jan de ha­cer, se­gún cálcu­los de La Re­pú­bli­ca.

El im­pac­to tam­bién al­can­za a los ser­vi­cios pú­bli­cos de sa­lud.

En am­bos ca­sos, la cau­sa es la ma­yor pre­sión al sis­te­ma, ya que dis­mi­nu­ye la ba­se de con­tri­bu­yen­tes, mien­tras que el nú­me­ro de per­so­nas que lo uti­li­zan au­men­ta.

Otra con­se­cuen­cia es ge­ne­rar un fal­so pi­so de com­pe­ti­ti­vi­dad en la que em­pre­sas re­du­cen cos­tos al no rea­li­zar los apor­tes co­rres­pon­dien­tes.

“La in­for­ma­li­dad tie­ne efec­tos muy ne­ga­ti­vos pa­ra la so­cie­dad, di­fi­cul­ta la crea­ción y sos­te­ni­bi­li­dad de em­pre­sas res­pon­sa­bles so­cial y tri­bu­ta­ria­men­te, y ade­más des­in­cen­ti­va la in­ver­sión. Fun­cio­na ba­jo la ló­gi­ca de no pa­go de cos­tos la­bo­ra­les”, afir­mó Al­fre­do Has­bum, mi­nis­tro de Tra­ba­jo.

Por lo pron­to, el pró­xi­mo go­bierno he­re­da­rá una si­tua­ción en la que las so­lu­cio­nes plan­tea­das des­de el la­do de los can­di­da­tos de­jan un mal sa­bor.

Mu­je­res las más afec­ta­das

Du­ran­te los úl­ti­mos años, las mu­je­res han si­do las más per­ju­di­ca­das y los da­tos arro­jan luz so­bre su si­tua­ción.

En­tre el se­gun­do tri­mes­tre de 2015 y el ter­ce­ro de 2016 la fuer­za de tra­ba­jo (per­so­nas en edad de tra­ba­jar y que desean ha­cer­lo) se re­du­jo en 75 mil per­so­nas, de las que 52 mil eran mu­je­res.

Pe­ro, al me­jo­rar la si­tua­ción, a fi­na­les del año pa­sa­do y du­ran­te los dos pri­me­ros tri­mes­tres de 2017, la fuer­za la­bo­ral se in­cre­men­tó en 73 mil per­so­nas, de las que so­lo 26 mil eran mu­je­res.

El rol fe­me­nino en el mer­ca­do la­bo­ral se ha for­ta­le­ci­do en las úl­ti­mas dé­ca­das; sin em­bar­go, se mues­tra to­da­vía bas­tan­te en­de­ble y vul­ne­ra­ble.

“En los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos el em­pleo de las mu­je­res es se­cun­da­rio, co­mo un in­gre­so com­ple­men­ta­rio, y Cos­ta Ri­ca no es la ex­cep­ción, en­ton­ces son las pri­me­ras en ser des­pe­di­das cuan­do hay pro­ble­mas de flu­jo de ca­ja.

Ade­más, cuen­ta el te­ma del cas­ti­go a la ma­ter­ni­dad, en el que los pa­tro­nes pre­fie­ren con­tra­tar hom­bres”, se­ña­ló Mo­ra­les.

La vul­ne­ra­bi­li­dad de la mu­jer an­te los cam­bios en el mer­ca­do la­bo­ral se ad­vier­te en otro in­di­ca­dor.

En el ter­cer tri­mes­tre del año, la ta­sa de in­for­ma­li­dad pa­ra las mu­je­res cre­ció un pun­to por­cen­tual, al pa­sar del 44% al 45% res­pec­to al mis­mo pe­rio­do de 2016, mien­tras que en los hom­bres la ta­sa se man­tu­vo en un 42%.

Pa­ra equi­li­brar la ba­lan­za son ne­ce­sa­rias po­lí­ti­cas ac­ti­vas des­de el Es­ta­do, pe­ro tam­bién des­de el ho­gar, por­que, al fin y al ca­bo, to­do em­pie­za en ca­sa.

“De­be ha­ber po­lí­ti­cas ac­ti­vas y un cam­bio en la so­cie­dad, en el mer­ca­do y en la for­ma en que se dan las car­gas de las ta­reas en el ho­gar. Ade­más, los pa­tro­nes de­ben te­ner en cuen­ta que la fe­cun­di­dad vie­ne ba­jan­do, en­ton­ces los cos­tos de los que hay que ha­cer­se car­go, son me­no­res”, agre­gó la in­ves­ti­ga­do­ra de Es­ta­do de la Na­ción. La vi­sión del sec­tor pro­duc­ti­vo

Mien­tras el pro­ble­ma de la in­for­ma­li­dad se arras­tra des­de ha­ce años y no se en­cuen­tran so­lu­cio­nes, el sec­tor em­pre­sa­rial pro­po­ne me­di­das pa­lia­ti­vas.

“Es ne­ce­sa­rio au­men­tar la ba­se de con­tri­bu­yen­tes, pa­ra sa­car de la in­for­ma­li­dad a aque­llas em­pre­sas que ope­ran al mar­gen de las obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias, y no au­men­tar la car­ga tri­bu­ta­ria a aque­llas que cum­plen con sus obli­ga­cio­nes y ge­ne­ran el 87% del em­pleo del país”, se­ña­ló Alon­so Eli­zon­do, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio.

Si bien en mu­chos ca­sos el pro­pio sec­tor tie­ne su cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad en el pro­ble­ma, los em­pre­sa­rios con­cuer­dan con la ne­ce­si­dad de com­ba­tir­lo.

“Lu­char con­tra la in­for­ma­li­dad la­bo­ral es un te­ma que de­be ser tra­ta­do con prio­ri­dad y co­mo tal de­be ser re­suel­to”, di­jo Fran­co Ar­tu­ro Pa­che­co, pre­si­den­te de Uc­caep.

Crear un am­bien­te pro­pi­cio pa­ra los ne­go­cios es una de las he­rra­mien­tas pa­ra en­fren­tar el pro­ble­ma y evi­tar que si­ga cre­cien­do, tan­to pa­ra los tra­ba­ja­do­res en re­la­ción de de­pen­den­cia co­mo pa­ra los in­de­pen­dien­tes.

“De­be­mos en­ten­der que mu­chas de es­tas per­so­nas, que es­tán en la in­for­ma­li­dad, no tie­nen las con­di­cio­nes pa­ra po­ner­se en re­gla, y es en ese sen­ti­do que el sec­tor em­pre­sa­rial quie­re ver có­mo lo­gra­mos fi­jar las con­di­cio­nes pa­ra que exis­ta un am­bien­te más pro­pi­cio, e in­cen­ti­var­los a tra­ba­jar for­mal­men­te”, agre­gó Pa­che­co.

Du­ran­te el ter­cer tri­mes­tre del año se crea­ron 97 mil em­pleos, de los que 51 mil fue­ron in­for­ma­les. Ger­son Var­gas/La Re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.