Elec­cio­nes 2018 se ga­nan más por TV que en re­des so­cia­les

Par­ti­dos en­fo­can el gas­to de pro­pa­gan­da en me­dio tra­di­cio­nal

La Republica - - PORTADA - Es­te­ban Arrie­ta ea­rrie­ta@la­re­pu­bli­ca.net @ea­rrie­taLR

En los úl­ti­mos días, qui­zás us­ted ha no­ta­do que la pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca lo bom­bar­dea ca­da vez que ve su pro­gra­ma de te­le­vi­sión fa­vo­ri­to.

En me­dio de los par­ti­dos de fút­bol, de los no­ti­cie­ros, las novelas y a cual­quier ho­ra que se con­si­de­re “pri­me ti­me”, es un he­cho que se en­con­tra­rá a uno de los 13 can­di­da­tos a ocu­par la si­lla pre­si­den­cial con uno de sus anun­cios.

Y es que la pan­ta­lla chi­ca es to­da­vía el prin­ci­pal ca­nal de co­mu­ni­ca­ción de los can­di­da­tos a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca.

Seis de ca­da diez cos­ta­rri­cen­ses

se in­for­man por me­dio de la te­le­vi­sión na­cio­nal de la co­ber­tu­ra po­lí­ti­ca, de acuer­do con en­cues­tas rea­li­za­das por Ides­po de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal en di­ciem­bre y el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de Es­tu­dios Po­lí­ti­cos de la UCR de oc­tu­bre an­te­rior.

Mien­tras tan­to, so­lo el 20% de los elec­to­res uti­li­za In­ter­net y las re­des so­cia­les pa­ra man­te­ner­se al tan­to pre­vio a los co­mi­cios.

Por es­ta ra­zón, no es ex­tra­ño que el gas­to en pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca aso­cia­do con la te­le­vi­sión, sea el más im­por­tan­te en Li­be­ra­ción Na­cio­nal, el PIN, el PUSC, el Re­pu­bli­cano So­cial Cris­tiano, el PAC y el Fren­te Am­plio, se­gún el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Elec­cio­nes, me­dian­te un mo­ni­to­reo de gas­tos des­de oc­tu­bre.

Si se com­pa­ra con la in­ver­sión en el mun­do vir­tual, se no­tan las gran­des di­fe­ren­cias, ya que por ejem­plo, An­to­nio Ál­va­rez de Li­be­ra­ción Na­cio­nal, ha in­ver­ti­do cua­tro ve­ces más en te­le­vi­sión que en re­des, mien­tras que Juan Die­go Cas­tro del PIN ha gas­ta­do ¢126 mi­llo­nes en TV y so­lo ¢5 mi­llo­nes en In­ter­net.

El Re­pu­bli­cano que li­de­ra Ro­dol­fo Hernández es el que más di­ne­ro ha in­ver­ti­do en pro­pa­gan­da por te­le­vi­sión con ¢343 mi­llo­nes, se­gui­do por el ver­di­blan­co Ál­va­rez (¢261 mi­llo­nes) y el PUSC (¢222 mi­llo­nes) .

En las pró­xi­mas tres se­ma­nas, es ca­si un he­cho que ha­brá un au­men­to en es­te ru­bro de pu­bli­ci­dad en la TV, ya que aún per­sis­te un al­to por­cen­ta­je de in­de­ci­sos —en­tre 20% y 35% se­gún las en­cues­tas— y por tan­to, no es­tá cla­ro si al­guno de los as­pi­ran­tes lo­gra­rá ga­nar en fe­bre­ro, o bien, se­rá ne­ce­sa­rio rea­li­zar una se­gun­da ron­da elec­to­ral.

La im­por­tan­cia de la te­le­vi­sión ra­di­ca en que es abier­ta y por tan­to uni­ver­sal, a di­fe­ren­cia del In­ter­net y las re­des so­cia­les.

Es un error pen­sar que la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos tie­nen re­des, o bien, es­tán in­tere­sa­dos en ser “ami­gos o se­gui­do­res” de los can­di­da­tos presidenciales y por tan­to, ni se en­te­ran —en la ma­yo­ría de los ca­sos— de la gue­rra de gue­rri­llas que ya se vi­ve en el mun­do ci­ber­né­ti­co.

“Quie­nes vi­vi­mos in­mer­sos en las re­des so­cia­les, es­ta­mos en una es­pe­cie de bur­bu­ja, y cree­mos que to­dos es­tán igual de in­tere­sa­dos y pen­dien­tes que no­so­tros, cuan­do no es así. In­clu­so, se da el he­cho de que la gen­te que si­gue a los as­pi­ran­tes, ni se in­for­ma bien, so­lo lee tí­tu­los e in­ter­ac­túa”, in­di­có José Andrés Díaz, ana­lis­ta po­lí­ti­co de la UNA.

La gran re­le­van­cia de la te­le­vi­sión es re­co­no­ci­da por to­dos los can­di­da­tos presidenciales, quie­nes in­clu­so han lle­ga­do a pre­sen­tar re­cur­sos de am­pa­ro elec­to­ral con­tra las te­le­vi­so­ras pa­ra ga­nar es­pa­cios.

Es­to, por no ha­ber si­do to­ma­dos en cuen­ta en los de­ba­tes, o por­que sus anun­cios fue­ron cen­su­ra­dos, tal y co­mo le su­ce­dió re­cien­te­men­te al Fren­te Am­plio.

“No es po­si­ble que el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Elec­cio­nes du­re ca­si un mes en re­sol­ver un am­pa­ro cuan­do lo que es­tá en jue­go es el de­re­cho de la gen­te a re­ci­bir in­for­ma­ción opor­tu­na en épo­ca elec­to­ral. Es­te es un te­ma de li­ber­tad de ex­pre­sión y ac­ce­so a la in­for­ma­ción en épo­ca de cam­pa­ña, no pue­de to­mar­se a la li­ge­ra. He­mos en­via­do una car­ta al Tri­bu­nal pa­ra que den ex­pli­ca­cio­nes”, di­jo Ed­gar­do Ara­ya, can­di­da­to de la agru­pa­ción iz­quier­dis­ta.

El spot al que ha­ce re­fe­ren­cia Ara­ya in­clu­ye una ser­pien­te me­ti­da en una ca­ja, mien­tras se­ña­la lo pe­li­gro­so que se­ría in­tro­du­cir la mano ahí, con­for­me pa­san imá­ge­nes de va­rias agru­pa­cio­nes po­lí­ti­cas ad­ver­sa­rias.

Otro as­pec­to a con­si­de­rar por los co­man­dos de cam­pa­ña pa­ra in­ver­tir me­nos en las re­des so­cia­les, es que el mun­do vir­tual es­tá lleno de per­fi­les fal­sos, bots, tro­les, hac­kers, que se en­car­gan de en­su­ciar la cam­pa­ña y ha­cer mu­cha in­ter­ac­ción en­tre ellos, cuan­do es que so­lo un nú­me­ro re­du­ci­do de elec­to­res es­tá in­tere­sa­do en la po­lí­ti­ca en el mun­do vir­tual.

Cas­tro tie­ne 274 mil se­gui­do­res en Fa­ce­book; Ál­va­rez y Pi­za tie­nen 179 mil y 98 mil ami­gos en esa red so­cial res­pec­ti­va­men­te, mien­tras que el pa­drón elec­to­ral su­ma más de 3 mi­llo­nes.

Luis An­to­nio So­bra­do, pre­si­den­te del TSE, pi­dió a los elec­to­res te­ner cui­da­do con las in­for­ma­cio­nes fal­sas que cir­cu­lan por las vías elec­tró­ni­cas y otros me­dios el 4 de oc­tu­bre, al de­cla­rar el ini­cio de la con­tien­da.

“An­tes de vo­tar, los elec­to­res tie­nen que bus­car in­for­ma­ción de ca­li­dad so­bre los as­pi­ran­tes, sus ideas y tra­yec­to­rias. Tie­nen que po­ner­se en guar­dia fren­te a ru­mo­res y anó­ni­mos, con una ac­ti­tud crí­ti­ca a la ho­ra de con­su­mir in­for­ma­ción. Fren­te a cual­quier afir­ma­ción, po­si­ti­va o ne­ga­ti­va, tie­nen que ver si es­tá res­pal­da­da, la cre­di­bi­li­dad de quien la di­ce y con qué prue­bas lo ha­ce. In­for­mar­se no es ati­bo­rrar­se de da­tos y no­ti­cias. Re­quie­re re­fle­xión y dis­cer­ni­mien­to de su par­te”, di­jo So­bra­do.

Shut­ters­tock/La Re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.