Bit­cóin ga­na te­rreno co­mo me­dio de pa­go lo­cal

Crip­to­mo­ne­da re­du­ce pro­ba­bi­li­dad de frau­de en com­pras por In­ter­net

La Republica - - PORTADA - Se­le­ne Agüe­ro sa­gue­ro@la­re­pu­bli­ca.net

Pa­gar las va­ca­cio­nes en un ho­tel de pla­ya, com­prar ro­pa pa­ra pro­te­ger­se del sol, ad­qui­rir bi­su­te­ría he­cha a mano o so­lu­cio­nes in­for­má­ti­cas, son par­te de los pro­duc­tos y ser­vi­cios que los cos­ta­rri­cen­ses ya pue­den pa­gar con la mo­ne­da di­gi­tal bit­cóin, que es­tá al­can­zan­do una po­pu­la­ri­dad im­por­tan­te en el país.

Ya son más de diez los co­mer­cios y pe­que­ñas em­pre­sas que in­clu­ye­ron en su le­tre­ro de for­mas de pa­go la des­crip­ción “se acep­tan bit­coi­nes”. Es­to les da una opor­tu­ni­dad a los due­ños de es­ta crip­to­mo­ne­da de uti­li­zar­la en el país.

Por el la­do de los co­mer­cian­tes, les ofre­ce se­gu­ri­dad y un aho­rro, ya que no de­ben pa­gar la co­mi­sión por el uso de una tar­je­ta ya sea de dé­bi­to o cré­di­to.

La prin­ci­pal ra­zón de quie­nes ya apues­tan por es­te me­dio de pa­go es por­que eli­mi­nan la po­si­bi­li­dad de frau­de en un 100%, co­mo su­ce­de con un pa­go en efec­ti­vo.

“Si un clien­te com­pra al­go en In­ter­net con una tar­je­ta de cré­di­to ro­ba­da, se le en­tre­ga el pro­duc­to o ser­vi­cio, pe­ro al en­te­rar­se el due­ño del plás­ti­co no au­to­ri­za­do, el ne­go­cio re­ci­be un avi­so efec­tuan­do la re­ver­sión del pa­go, a pe­sar de que el ser­vi­cio ya fue brin­da­do. Las pér­di­das las asu­me el co­mer­cio, mien­tras que el bit­cóin ofre­ce pa­gos irre­ver­si­bles pa­ra ser­vi­cios irre­ver­si­bles y el co­mer­cio re­ci­be el di­ne­ro de for­ma in­me­dia­ta”, ex-

pli­có Xa­vier Fer­nán­dez, CEO de la em­pre­sa Ede­nia.

Pa­ra ha­cer la co­mu­ni­dad de uso de bit­cóin más gran­de, al­gu­nas em­pre­sas co­mo Pro Ase­so­res en Tec­no­lo­gía, Ma­ne An­tu, Sis­te­mas Ede­nia In­ter­na­cio­nal, en la GAM, y Bam­bu­la Inn, Vi­lla Pun­ta Is­li­ta y tres ne­go­cios más en la zo­na de Gua­na­cas­te, se re­gis­tran en la pá­gi­na mun­dial Coin.map pa­ra que quie­nes deseen pa­gar con la crip­to­mo­ne­da las iden­ti­fi­quen fá­cil­men­te.

Mien­tras que otros ne­go­cios co­mo el Ho­tel Pun­ta­re­nas Beach y la tien­da U.V Li­ne apro­ve­chan la po­pu­la­ri­dad de sus pá­gi­nas en Fa­ce­book pa­ra anun­ciar que re­ci­ben el bit­cóin co­mo me­dio de pa­go.

“Hay un gru­po de más de 250 per­so­nas que usan la mo­ne­da co­mo me­dio de pa­go pa­ra com­pras en el ex­te­rior, in­clu­so va­rios usua­rios apli­can crip­to­mo­ne­das en sus por­ta­fo­lios de in­ver­sión en lu­gar de usar dó­la­res o co­lo­nes”, co­men­tó Mau­ri­cio La­ra, miem­bro de la Aso­cia­ción de Tec­no­lo­gías Fi­nan­cie­ras de Cos­ta Ri­ca.

Ac­tual­men­te un bit­cóin tie­ne un va­lor de $16 mil (cer­ca de ¢8 mi­llo­nes), la tec­no­lo­gía per­mi­te ha­cer el pa­go com­ple­to del pro­duc­to o ser­vi­cio que se ad­quie­ra pa­ra dar­le so­lu­ción al te­ma del vuel­to cuan­do no se pa­ga la can­ti­dad com­ple­ta.

Es­to se lo­gra por­que a di­fe­ren­cia del sis­te­ma mo­ne­ta­rio que usa­mos que tie­ne dos de­ci­ma­les, el bit­cóin tie­ne ocho y se pue­de di­vi­dir has­ta en 100 mi­llo­nes de uni­da­des.

Es­to quie­re de­cir que si un clien­te de­be pa­gar ¢5.600 por un pro­duc­to, tal pre­cio equi­va­le a tres cuar­tas par­tes de un bit­cóin, y así su­ce­si­va­men­te.

Al rea­li­zar la com­pra el lo­cal emi­te una fac­tu­ra di­gi­tal que con­tie­ne un có­di­go (QR), den­tro de es­te se en­cuen­tra la di­rec­ción del mo­ne­de­ro del lo­cal al que se de­be pa­gar y el mon­to a cancelar. El clien­te con una apli­ca­ción de­be leer la fac­tu­ra pa­ra que su bi­lle­te­ra de bit­coi­nes se co­nec­te con el co­mer­cio

y can­ce­le el mon­to com­ple­to.

“Nues­tra tien­da se ca­rac­te­ri­za por ven­der pren­das con tec­no­lo­gía de pun­ta pa­ra que las per­so­nas se pro­te­jan, el ob­je­ti­vo de es­tar siem­pre in­no­van­do nos lle­vó a dar la opor­tu­ni­dad a los clien­tes de pa­gar en bit­coi­nes, hay gen­te com­pran­do la mo­ne­da y re­ci­bir el pa­go es sen­ci­llo, so­lo se ne­ce­si­ta un sis­te­ma que se ins­ta­la rá­pi­do”, co­men­tó Fe­li­pe Kirsch, due­ño de la tien­da U.V Li­ne.

Cual­quier per­so­na pue­de ad­qui­rir bit­coi­nes en ca­sas de ven­ta que se en­cuen­tran por la web.

En los pró­xi­mos me­ses, dos em­pre­sas pien­san ins­ta­lar ca­je­ros pa­ra ad­qui­rir es­ta mo­ne­da di­gi­tal. En me­ses pa­sa­dos una fir­ma de ori­gen ve­ne­zo­lano qui­so ins­ta­lar uno en el cen­tro de San Jo­sé, pe­ro no eje­cu­tó di­cha ac­ción.

Por otro la­do, una per­so­na de­be abrir una bi­lle­te­ra di­gi­tal pa­ra cancelar ser­vi­cios o pro­duc­tos en una transacción que no ne­ce­si­ta la in­ter­me­dia­ción de una en­ti­dad ban­ca­ria.

De igual ma­ne­ra, los ne­go­cios o pro­fe­sio­na­les en el país in­tere­sa­dos en co­brar en bit­coi­nes úni­ca­men­te de­ben abrir un mo­ne­de­ro di­gi­tal y anun­ciar que acep­tan la crip­to­mo­ne­da.

Sin em­bar­go, en ca­so de al­gu­na dispu­ta en el pro­ce­so de pa­go por al­gu­na de las par­tes, no exis­ten po­si­bi­li­da­des de rea­li­zar un re­cla­mo legal ya que el Ban­co Cen­tral no re­co­no­ce es­ta mo­ne­da di­gi­tal.

La en­ti­dad man­tie­ne es­ta po­si­ción des­de agos­to del año an­te­rior, cuan­do una em­pre­sa de ori­gen ve­ne­zo­lano ma­ni­fes­tó el in­te­rés de ins­ta­lar un ca­je­ro de bit­coi­nes en el país.

Al no con­tar con el res­pal­do de la ins­ti­tu­ción, no se pue­de obli­gar a na­die a acep­tar­los co­mo mé­to­do de pa­go en una transacción y las ope­ra­cio­nes que se reali­cen co­rren por cuen­ta y ries­go del usua­rio.

“Nues­tro ne­go­cio gi­ra al­re­de­dor de In­ter­net, lo más ló­gi­co es que acep­tá­ra­mos el sis­te­ma de pa­go, la em­pre­sa re­ci­be bit­coi­nes des­de 2013, fui­mos los pri­me­ros en el país y los quin­tos en La­ti­noa­mé­ri­ca”, di­jo Xa­vier Fer­nán­dez, CEO de CR Ser­vers. Es­te­ban Mon

¿CÓ­MO SE HA­CE UNA TRANSACCIÓN BIT­CÓIN?

RE­CI­BEN PA­GO EN BIT­COI­NES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.