RU­SIA 18 ACER­CA LE­GIO­NA­RIOS A TIQUICIA

La Republica - - ACCIÓN -

Los po­lli­tos vuel­ven al re­dil y quie­ren que los vea ma­má ga­lli­na.

Con­ver­tir­se en mun­dia­lis­ta en­gor­da bi­lle­te­ras, de clu­bes y fut­bo­lis­tas y car­gar­se de dó­la­res ilu­sio­na a cual­quie­ra.

Cual­quier “sa­cri­fi­cio” va­le la pe­na.

Se ar­chi­va el ro­man­ti­cis­mo de ju­gar en la MLS, en Irán, en Tai­lan­dia, in­clu­so en Eu­ro­pa. A seis me­ses de la Co­pa del Mun­do, nin­gún tor­neo en el pla­ne­ta fút­bol es más re­le­van­te pa­ra los even­tua­les mun­dia­lis­tas crio­llos que nues­tro fa­mo­so “Clau­su­ra”.

La ga­lli­na, no la de los hue­vos de oro, sino la que pue­de car­gar­los de oro, ha­bi­ta tran­qui­la en su gran­ja be­le­mi­ta y los po­lli­tos, uno a uno se le apro­xi­man.

Cuan­do ma­má ga­lli­na ba­je el de­do y pu­bli­que la lis­ta de los mun­dia­lis­tas a Ru­sia 18, la ma­yo­ría de es­tos po­lli­tos se­rán to­da­vía más mi­llo­na­rios. En la por­te­ría el po­lli­to Car­va­jal se ha que­da­do re­za­ga­do; en re­ta­guar­dia el po­lli­to es­pa­ñol Duar­te si­gue con le­sio­nes y entrena apar­te.

Su ami­go, el po­lli­to Uma­ña no du­dó me­dio se­gun­do en cam­biar Irán por la Vie­ja Me­tró­po­li, por unos dó­la­res me­nos en el sa­la­rio, pe­ro por unos dó­la­res más si la “ga­lli­ni­ta” lo sube al vue­lo su­pre­mo.

El po­lli­to Cu­be­ro, es­te­lar en Bra­sil 14 es­ta­ba re­za­ga­do, es­con­di­do, arrin­co­na­do en un pue­bli­to de Es­pa­ña al que no lle­ga­ba ni por aso­mo, el ra­dar de la ga­lli­na. Hoy, duer­me ca­si a su la­do.

Eva­ris­to Co­ro­na­do, ami­go per­so­nal de la “ga­lli­ni­ta”, sin ha­cer mu­cho rui­do en po­cas se­ma­nas inun­da­rá de dó­la­res la te­so­re­ría del “Mons­truo”, en ca­so de que los po­lli­tos Bo­la­ños y Ve­ne­gas se suban al avión Ru­sia 18.

¡Al ca­ra­jo la MLS!. ¡Arri­ba Sa­pris­sa! ¡Vi­va el Clau­su­ra! El po­lli­to Camp­bell es­tá en apu­ros, tie­ne una “pa­ti­ta” las­ti­ma­da, pe­ro no lo sol­ta­ron pa­ra que se acer­ca­ra por acá más cer­ca de ma­má ga­lli­na.

Es­te po­lli­to se la cree y di­ce que le bas­ta una se­ma­na de buen fút­bol pa­ra es­tar en Ru­sia.

Y de Tai­lan­dia ca­yó el po­lli­to Ariel que co­mo even­tual mun­dia­lis­ta vi­ve ho­ras in­cier­tas.

To­dos quie­ren ju­gar, to­dos quie­ren mos­trar­se, a to­dos les ur­gen mi­nu­tos de fút­bol y si hay que de­jar Lis­boa por León, pues se de­ja, di­ce el “ca­pi” Ruiz. La va­ra es que ma­má ga­lli­na los vea.

Hoy, na­die quie­re ser le­gio­na­rio; nues­tras es­tre­llas son pu­ro ga­llo pinto y or­gu­llo­sa­men­te crio­llos.

Es que, ese po­de­ro­so bi­lle­te ver­de es ca­paz de cual­quier co­sa.

CRISTIAN BO­LA­ÑOS RE­GRE­SA AL SA­PRIS­SA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.