De­ja­ron Bra­sil y crea­ron su ne­go­cio en el país más fe­liz del mun­do

La Republica - - NACIONALES - So­le­dad Montero smon­te­ro@la­re­pu­bli­ca.net

Freak Flops aho­ra ex­por­ta san­da­lias y mo­chi­las des­de Cos­ta Ri­ca

¿Ima­gi­na re­nun­ciar al tra­ba­jo y de­jar su país pa­ra em­pren­der en otras fron­te­ras? Eso hi­cie­ron Da­nie­lle Ca­tal­di Cam­pos y Ma­riano Pa­blo Kwe­ller, un ma­tri­mo­nio que de­jó su vi­da en Bra­sil y eli­gió el lu­gar más fe­liz del mun­do pa­ra ini­ciar su pro­pio ne­go­cio.

Bas­ta­ron unas va­ca­cio­nes en Cos­ta Ri­ca pa­ra que Da­nie­lle y Ma­riano de­ci­die­ran ocho me­ses des­pués vol­ver pa­ra que­dar­se, y ade­más, crear Freak Flops, una mar­ca de san­da­lias y mo­chi­las, que aho­ra tam­bién ex­por­tan.

“No pen­sá­ba­mos sa­lir de Sao Pau­lo, ni pla­neá­ba­mos vi­vir en otro lu­gar, pe­ro con 20 días de va­ca­cio­nes en Cos­ta Ri­ca nos vol­vi­mos locos, nos enamo­ra­mos. Re­gre­sa­mos a Sao Pau­lo, de­ci­di­mos sa­lir­nos de la ciu­dad y lan­zar­nos a vi­vir el pu­ra vi­da”, ex­pli­có el bra­si­le­ño.

Con una im­pre­so­ra y una má­qui­na de su­bli­ma­ción ini­ció to­do, al de­jar sus tra­ba­jos co­mo pro­duc­to­ra y ca­ma­ró­gra­fo de te­le­vi­sión, Da­nie­lle y Ma­riano em­pe­za­ron a con­fec­cio­nar san­da­lias y mo­chi­las im­permea­bles des­de su ta­ller en Atenas, don­de se es­ta­ble­cie­ron. Los di­se­ños se ela­bo­ran con fo­to­gra­fías de pai­sa­jes cos­ta­rri­cen­ses to­ma­das por ellos, y man­da­las ins­pi­ra­das en el ar­te de Sar­chí y los co­lo­res de la ban­de­ra de nues­tro país.

Tres años des­pués, Freak Flops co­mer­cia­li­za sus pro­duc­tos en 17 pun­tos, tien­das de di­se­ño lo­cal, ho­te­les y en el Ae­ro­puer­to.

“Nun­ca pen­sa­mos si Cos­ta Ri­ca te­nía pú­bli­co, ni hi­ci­mos un es­tu­dio de mer­ca­do. No éra­mos em­pre­sa- rios, éra­mos crea­ti­vos, nun­ca fui­mos del área de ne­go­cios y de eso he­mos apren­di­do en es­tos años”, co­men­tó Da­nie­lle.

Lle­ga­ron a Cos­ta Ri­ca en di­ciem­bre de 2014 y en enero si­guien­te año ven­die­ron las pri­me­ras san­da­lias en Fa­ce­book y en Atenas. La pri­me­ra ex­por­ta­ción se lle­vó a ca­bo en 2017 ha­cia Es­ta­dos Uni­dos y a Ca­na­dá, es­ta úl­ti­ma pa­ra la ca­de­na de tien­das Si­mons.

Los pla­nes con­ti­núan pa­ra 2018, en enero Freak Flops es­ta­rá dis­po­ni­ble en Mon­te­zu­ma. La pa­re­ja es­pe­ra lan­zar nue­vos pro­duc­tos, co­mo al­moha­do­nes y mo­ne­de­ros. Ade­más, tra­ba­ja en brin­dar di­se­ño a re­sorts y ho­te­les, don­de per­so­na­li­zan pro­duc­tos al por ma­yor.

Apo­yo a eco­no­mía lo­cal. Los crea­do­res de Freak Flops con­fec­cio­nan ca­da par de san­da­lias, sin em­bar­go, pa­ra las mo­chi­las con­tra­tan a costureros en Atenas y San Ramón; asi­mis­mo, ad­quie­ren el ser­vi­cio de un carpintero ate­nien­se pa­ra crear los es­tan­tes don­de se ex­hi­ben los pro­duc­tos.

Una mo­chi­la o un par de san­da­lias Freak Flops cues­ta ¢13.500 (in­clui­do en­vío por Co­rreos de Cos­ta Ri­ca), o am­bos pro­duc­tos a ¢25 mil; ese es el pre­cio si se con­tac­ta di­rec­ta­men­te con la mar­ca, ya que en los pun­tos de ven­ta el pre­cio va­ría se­gún el co­mer­cio.

“Hay que tra­ba­jar 24 ho­ras al co­mien­zo, pa­ra em­pren­der hay que te­ner pa­cien­cia y creer en la idea. Ade­más, se de­be es­cu­char a la gen­te, te­ner un buen pro­duc­to y un buen ser­vi­cio”, co­men­ta­ron Da­nie­lle Ca­tal­di Cam­pos y Ma­riano Pa­blo Kwe­ller, pro­pie­ta­rios de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.