Con la es­pe­ran­za de re­na­cer

La Republica - - CULTURA -

Cla­ra Sáu­rez te­nía ape­nas dos años de edad, cuan­do Juan Bos­co fue canonizado en 1934. No po­día ima­gi­nar­se que jun­to con su abue­lo pa­terno y sus padres se­ría una de las fun­da­do­ras del ba­rrio que lle­va el nom­bre del santo.

Pa­ra en­ton­ces, su abue­lo y pro­ge­ni­tor, Vi­cen­te y Fran­cis­co Sáu­rez res­pec­ti­va­men­te, ya pro­du­cían los pri­me­ros vi­nos fru­ta­les cos­ta­rri­cen­ses, que per­mi­tie­ron que ese lu­gar ca­fe­ta­le­ro se po­bla­ra.

El ar­qui­tec­to y cro­nis­ta ur­bano, An­drés Fer­nán­dez, lo lla­ma un “ba­rrio re­pu­bli­cano”, en don­de ha­bía una mez­cla he­te­ro­gé­nea de fa­mi­lias adi­ne­ra­das y otras de campesinos.

“Con­ta­ba ha­cia el Pa­seo Co­lón con gran­des y lu­jo­sas re­si­den­cias que se aden­tra­ban un par de cua­dras al sur y se dis­tin­guían por su ta­ma­ño y sus jar­di­nes, sus ele­gan­tes di­se­ños y finos aca­ba­dos; mien­tras que a par­tir de ahí se no­ta­ba más la pre­sen­cia de una cla­se me­dia, con ca­sas de ma­de­ra de in­fluen­cia vic­to­ria­na; ha­bía otras hu­mil­des vi­vien­das, des­ti­na­das a más po­pu­la­res es­tra­tos”, re­la­ta Fer­nán­dez.

Cla­ra Sáu­rez na­ció en don­de hoy se ubi­ca la “Ca­sa de Sor Ma­ría Ro­me­ro”, con­ver­ti­da en bea­ta por el pa­pa Juan Pa­blo II. La ca­sa ori­gi­nal ha des­apa­re­ci­do, co­mo mu­chas otras, cu­yos te­rre­nos han si­do con­ver­ti­dos en par­queos, tien­das o res­tau­ran­tes con ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na. Apren­dió a to­car el piano de mano de la mon­ja, ade­más de la ca­ri­dad, va­lor ca­rac­te­rís­ti­co de “los ve­ci­nos de aque­lla épo­ca”, con­fie­sa Sáu­rez.

“Las obras del Ora­to­rio Fes­ti­vo y de una ca­pi­lla sa­le­sia­na, se ini­cia­ron en ese ba­rrio en 1931 y, con la en­tu­sias­ta lle­ga­da del pa­dre Jo­sé de la Cruz Tur­cios, en 1933, ob­tu­vie­ron un im­pul­so inusi­ta­do. Los ha­bi­tan­tes re­ci­bie­ron a los sa­cer­do­tes con los bra­zos abier­tos, y a par­tir de en­ton­ces, em­pe­zó a lla­mar­se a la ba­rria­da ba­rrio Don Bos­co”, cuen­ta Fer­nán­dez.

“Can­di­le­jas” re­co­rrió el lu­gar de la mano de Cla­ra Sáu­rez, una me­mo­ria y fuen­te pri­ma­rias so­bre la his­to­ria del mis­mo. Con nos­tal­gia, cuen­ta có­mo las ca­lles eran de pol­vo. En­tre los ca­fe­ta­les “pa­sa­ban las va­cas y los to­ros, mis­mos que a ve­ces nos pe­ga­ba ca­rre­ra, aque­llo era un va­ci­lón”. Pe­ro ade­más, es ba­jo al­gu­nas de sus ca­lles en don­de se en­te­rra­ron a los muer­tos por el có­le­ra, epi­de­mia su­fri­da du­ran­te la Cam­pa­ña de 1856. Sáu­rez ase­gu­ra que hay ca­ta­cum­bas en don­de per­ma­ne­cen los res­tos de aque­llos hé­roes na­cio­na­les.

Du­ran­te su ju­ven­tud, Cla­ra dis­fru­ta­ba del hoy des­apa­re­ci­do “Tea­tro Me­tro­pul­gas”, se ríe. Ade­más, con ojos des­te­lla­dos cuen­ta có­mo iba a la can­cha de fut­bol do­na­da por el pa­dre Jo­sé de la Cruz Tur­cios, en don­de se ju­ga­ron mu­chos de los cam­peo­na­tos de la se­gun­da di­vi­sión a prin­ci­pios y me­dia­dos del si­glo pa­sa­do, ubi­ca­da al fren­te de la hoy igle­sia San Juan Bos­co. Ella “iba con mis ami­gas a ver la pier­nas de los ju­ga­do­res, no ves que eran gua­pí­si­mos”, di­ce en tono pí­ca­ro.

Hoy, el ba­rrio ha ido des­apa­re­cien­do: gran­des ho­te­les, to­rres de con­do­mi­nios, han mo­di­fi­ca­do una vez más el pai­sa­je ur­bano, al cos­to de des­truir un pa­tri­mo­nio cul­tu­ral y ar­qui­tec­tó­ni­co in­va­lua­ble.

Mien­tras re­co­rre­mos el ba­rrio con “Cla­ri­ta”, el frío vien­to llo­viz­no­so gol­pea nues­tras me­ji­llas y di­ce: “es­to no es na­da, ma­má fue co­ma­dro­na, y a ve­ces, has­ta en la ma­dru­ga­da, atra­ve­san­do ca­fe­ta­les, sa­lía a au­xi­liar a las mu­je­res en la­bo­res de par­to, cla­ro, con su agua flo­ri­da pa­ra fro­tar al be­bé”.

La cul­tu­ra y las for­mas de vi­da han evo­lu­cio­na­do pe­ro no así el ba­rrio Don Bos­co, due­ño de una ri­ca his­to­ria a par­tir de la cual po­dría ha­ber­se con­ser­va­do lo me­jor y man­te­ni­do vi­gen­te así en el in­te­rés de los cos­ta­rri­cen­ses de hoy.

Los due­ños de es­te si­tio de hos­pe­da­je han sa­bi­do man­te­ner con si­gi­lo su ar­qui­tec­tu­ra ori­gi­nal.

Cla­ra Sáu­rez se gra­duó co­mo ba­chi­ller del Ma­ría Au­xi­lia­do­ra y es­tu­dió de­re­cho en la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca, sien­do por más de 65 años vo­lun­ta­ria pa­ra las obras de Sor Ma­ría Ro­me­ro.

Es co­mún ver la ven­ta de ca­sas ori­gi­na­les, las cua­les, mu­chas ve­ces son com­pra­das pa­ra des­truir­las en be­ne­fi­cio de un par­queo, in­clu­so la cons­truc­ción ins­ta­la­cio­nes mo­der­nas.

El con­tras­te de la “nue­va era” se mi­ra aplas­tan­te fren­te a los ves­ti­gios de al­gu­nas ca­sas ori­gi­na­les del ba­rrio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.