Ban­ca­das con­ser­va­do­ras con ma­yor representación de la his­to­ria

Ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual con po­co res­pal­do en el Con­gre­so

La Republica - - NACIONALES - Es­te­ban Arrieta ea­rrie­ta@la­re­pu­bli­ca.net @ea­rrie­taLR

De­fen­so­res de co­mu­ni­dad LGTBI te­men “re­tro­ce­so” en de­re­chos

La pró­xi­ma Asam­blea Le­gis­la­ti­va ten­drá la ma­yor representación con­ser­va­do­ra en la his­to­ria, con­for­ma­da por al me­nos 27 dipu­tados de Res­tau­ra­ción Na­cio­nal, el PUSC y has­ta PAC, quie­nes ad­ver­san el ma­tri­mo­nio di­ver­so.

De mo­men­to en la ban­ca­da del PLN no hay cer­te­za, por­que el te­ma ha que­da­do a la li­bre.

Al me­nos un 24% de las cu­ru­les es­ta­rá ocu­pa­do por le­gis­la­do­res evan­gé­li­cos de Res­tau­ra­ción Na­cio­nal, quie­nes his­tó­ri­ca­men­te se han ne­ga­do a va­li­dar cual­quier avan­ce de de­re­chos pa­ra la co­mu­ni­dad LGTBI.

An­te es­te pa­no­ra­ma, es po­co pro­ba­ble que el nue­vo Con­gre­so va­li­de nue­vos de­re­chos pa­ra la co­mu­ni­dad se­xual­men­te di­ver­sa a par­tir de ma­yo, so­bre to­do si se con­si­de­ra que un so­lo dipu­tado pue­de ha­cer uso del re­gla­men­to le­gis­la­ti­vo pa­ra blo­quear una ini­cia­ti­va.

Es­to lo re­co­no­cen los re­pre­sen­tan­tes de gru­pos por los de­re­chos hu­ma­nos.

“Sin du­da va­mos ha­cia un es­ce­na­rio de re­tro­ce­so de los de­re­chos hu­ma­nos, no so­lo de la po­bla­ción LGTBI, sino de las mu­je­res, los in­dí­ge­nas, las per­so­nas en dis­ca­pa­ci­dad y los afro­des­cen­dien­tes, ya que los gru­pos evan­gé­li­cos han lo­gra­do mu­chos dipu­tados y tie­nen una so­la visión. Te­ne­mos que ha­cer pre­sión, pa­ra no ce­der, ya que es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble avan­zar con la agen­da en es­tos cua­tro años que vie­nen”, ase­ve­ró Mar­ga­ri­ta Sa­las, pre­si­den­ta del par­ti­do pro­vin­cial Va­mos.

No obs­tan­te, quie­nes va­li­dan la agen­da LGTBI tie­nen la es­pe­ran­za de que la opi­nión con­sul­ti­va de la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH) se con­so­li­de con una de­ci­sión de Tri­bu­nal Su­pre­mo de Elec­cio­nes o la Sa­la IV.

Es­ta se­ría la úni­ca sa­li­da le­gal via­ble an­te un es­ce­na­rio le­gis­la­ti­vo tan con­fron­ta­ti­vo en re­la­ción con el ma­tri­mo­nio gay.

No obs­tan­te, hay di­ver­sas in­ter­pre­ta­cio­nes le­ga­les so­bre el te­ma.

“Lo pri­me­ro que de­be­mos ha­cer es es­pe­rar a que el TSE y la Sa­la IV re­suel­van so­bre la opi­nión con­sul­ti­va de la CIDH. A mi jui­cio, no es ne­ce­sa­rio que el nue­vo Con­gre­so en­tre a le­gis­lar so­bre el te­ma, por­que la Cor­te de De­re­chos Hu­ma­nos ya lo ha de­ja­do cla­ro. En to­do ca­so, es ne­ce­sa­rio ir co­no­cien­do la opi­nión de los com­pa­ñe­ros de otros par­ti­dos, fue­ra del de­ba­te de la cam­pa­ña po­lí­ti­ca pa­ra ana­li­zar las op­cio­nes”, ase­ve­ró En­ri­que Sán­chez, dipu­tado elec­to del PAC y de­fen­sor de la agen­da LGTBI.

En ese sen­ti­do, hay di­ver­sos cri­te­rios ju­rí­di­cos en torno a la opi­nión con­sul­ti­va. Pa­ra quie­nes es­tán a fa­vor, lo co­mu­ni­ca­do por la CIDH es de ca­rác­ter man­da­to­rio, mien­tras quie­nes tie­nen otras in­ter­pre­ta­cio­nes, in­di­can que se tra­ta so­lo de “una opi­nión” y por tan­to, no se pue­de de­cir que “es co­sa juz­ga­da”.

En es­te úl­ti­mo gru­po se en­cuen­tra el abo­ga­do Yas­hín Cas­tri­llo, quien ha tra­ta­do de ca­sar­se in­fruc­tuo­sa­men­te en el país con su pa­re­ja y al ser ne­ga­do su de­re­cho, tu­vo que acu­dir a ins­tan­cias in­ter­na­cio­na­les.

El de­ba­te so­bre la agen­da de la co­mu­ni­dad di­ver­sa se­xual­men­te ha­bría per­mi­ti­do al PAC de Car­los Al­va­ra­do y a Res­tau­ra­ción Na­cio­nal de Fa­bri­cio Al­va­ra­do, avan­zar a la se­gun­da ron­da elec­to­ral, ya que a ini­cios de enero —cuan­do se dio a co­no­cer la opi­nión con­sul­ti­va de la CIDH—, am­bos can­di­da­tos no su­pe­ra­ban el 5% de apo­yo elec­to­ral en las en­cues­tas.

“Es un pen­sa­mien­to que se ha ido me­tien­do no so­lo en nues­tro go­bierno, sino en to­da Amé­ri­ca La­ti­na y el mun­do. Es una ideo­lo­gía que pro­mue­ve la co­mu­ni­dad LGTBI y que ya es­tá per­mean­do a las instituciones pú­bli­cas y a la edu­ca­ción. Sn im­por­tar que mu­chos es­ta­mos opues­tos y so­mos ma­yo­ría. Soy un mu­ro de con­ten­ción. Soy la voz del pue­blo que es­tá en con­tra del abor­to y el re­co­no­ci­mien­to de de­re­cho de las per­so­nas del mis­mo se­xo”, di­jo Fa­bri­cio Al­va­ra­do, can­di­da­to de Res­tau­ra­ción Na­cio­nal.

Ger­son Var­gas/La Re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.