¿Có­mo evi­tar el so­bre­en­deu­da­mien­to?

HOY MU­CHOS COSTARRICENSES VI­VEN EN ES­TE ES­TA­DO, LAS EN­TI­DA­DES BAN­CA­RIAS TIE­NEN SO­LU­CIO­NES A ES­TO

La Republica - - NACIONALES -

Ad­qui­rir un fi­nan­cia­mien­to pue­de ser útil en di­fe­ren­tes eta­pas de la vi­da, pues en de­ter­mi­na­das oca­sio­nes nos per­mi­te en­fren­tar­nos a even­tos im­por­tan­tes co­mo em­pren­der un ne­go­cio, ad­qui­rir un vehícu­lo, so­li­ci­tar un cré­di­to uni­ver­si­ta­rio o cu­brir gas­tos hos­pi­ta­la­rios, en­tre otros.

Si el cré­di­to es ma­ne­ja­do ade­cua­da­men­te es una he­rra­mien­ta que per­mi­ti­rá al­can­zar las me­tas pro­pues­tas.

Uno de los pro­ble­mas más co­mu­nes iden­ti­fi­ca­dos es cuan­do los con­su­mi­do­res ad­quie­ren va­rios cré­di­tos sin con­si­de­rar el en­deu­da­mien­to pre­vio o sus ca­pa­ci­da­des de pa­go, di­rec­cio­nan­do sus deu­das a una fa­se de so­bre­en­deu­da­mien­to que su­pera sus po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas del mo­men­to.

El en­deu­da­mien­to co­mo tal, im­pli­ca una se­rie de obli­ga­cio­nes de pa­go, las cua­les la per­so­na es­tá en ca­pa­ci­dad de cum­plir de acuer­do con sus in­gre­sos, opor­tu­ni­dad de aho­rro y con­su­mo. El so­bre­en­deu­da­mien­to, en cam­bio, es una aler­ta que sur­ge cuan­do los in­gre­sos y el pa­tri­mo­nio no per­mi­ten res­pon­der a to­das las deu­das ad­qui­ri­das, po­nien­do en ries­go los bie­nes per­so­na­les, fa­mi­lia­res o em­pre­sa­ria­les.

Sa­ber apro­ve­char un cré­di­to es fun­da­men­tal en el te­ma fi­nan­cie­ro, hay que es­tar cons­cien­te de que su uso de­be te­ner un ob­je­ti­vo y que en de­ter­mi­na­do mo­men­to de­be­rá pa­gar­se.

An­tes de com­pro­me­ter­se a un cré­di­to se de­be ana­li­zar si en efec­to es po­si­ble cu­brir los pa­gos en los tiem­pos fi­ja­dos, con­si­de­ran­do la pun­tua­li­dad, evi­tan­do ge­ne­rar más in­tere­ses de los acor­da­dos.

Shut­ters­tock/ La Re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.