Ta­sas e in­fla­ción más al­tas po­drían ser bue­nas pa­ra las ac­cio­nes

La Republica - - BLOOMBERG -

Bloom­berg- A medida que to­do vuel­ve a la nor­ma­li­dad tras una mon­ta­ña ru­sa de apro­xi­ma­da­men­te diez días en los mer­ca­dos, los in­ver­so­res en ac­cio­nes han des­per­ta­do al he­cho de que una épo­ca de ma­yo­res ta­sas de in­te­rés pue­de es­tar cer­ca. A pe­sar de la vo­la­ti­li­dad re­cien­te, es me­jor pa­ra es­tos in­ver­so­res cam­biar su en­fo­que des­de el ni­vel de ren­di­mien­to al rit­mo de su as­cen­so y los fac­to­res de­trás de es­te, se­gún los es­tra­te­gas. En­tre 1998 y 2017, el efec­to ne­to del au­men­to de las ta­sas ha si­do po­si­ti­vo pa­ra las ac­cio­nes, es­cri­bie­ron en un in­for­me pu­bli­ca­do el lu­nes es­tra­te­gas de So­cié­té Gé­né­ra­le SA, in­clui­do An­drew Lapt­hor­ne. De la ren­ta­bi­li­dad anua­li­za­da pro­me­dio del 17% en el S&P 500 du­ran­te pe­rio­dos de ren­di­mien­tos cre­cien­tes, en­tre sie­te y ocho pun­tos por­cen­tua­les po­drían atri­buir­se al au­men­to de los pro­pios ren­di­mien­tos, es­cri­bie­ron. Eso se de­be a que los ma­yo­res ren­di­mien­tos y las ex­pec­ta­ti­vas de una cre­cien­te in­fla­ción re­fle­jan op­ti­mis­mo so­bre el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co fu­tu­ro. “Las al­zas en las ta­sas, en ge­ne­ral, re­fle­jan his­tó­ri­ca­men­te un con­tex­to de po­ten­cial cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co po­si­ti­vo y no con­du­cen a co­lap­sos to­ta­les del mer­ca­do”, es­cri­bie­ron los ana­lis­tas, “y, de he­cho, po­drían con­du­cir a un me­jor ren­di­mien­to de ca­pi­tal, en pro­me­dio, en au­sen­cia de cual­quier otro pro­ble­ma sis­té­mi­co en el mer­ca­do.” Si bien un au­men­to en los ren­di­mien­tos pro­vo­ca­do por un con­ti­nuo en­torno eco­nó­mi­co glo­bal po­si­ti­vo de­be­ría ser bueno pa­ra los in­ver­so­res en ac­cio­nes, tam­bién con­lle­va preo­cu­pa­cio­nes. Las em­pre­sas ya no pue­den ac­ce­der a prés­ta­mos de ma­ne­ra tan ba­ra­ta co­mo an­tes y pue­den te­ner más di­fi­cul­ta­des pa­ra re­fi­nan­ciar sus cré­di­tos. Los in­ver­so­res ya no tie­nen que sa­lir a bus­car ac­ti­vos ries­go­sos pa­ra cum­plir sus ob­je­ti­vos de ren­di­mien­to y pue­den ver­se ten­ta­dos a cam­biar­se a los bo­nos. Y, por su­pues­to, si las ta­sas suben de­ma­sia­do, pue­den co­men­zar a aho­gar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Se­gún Jef­frey Schul­ze, es­tra­te­ga de Clear Brid­ge In­vest­ment, el mer­ca­do bur­sá­til pue­de en­fren­tar ta­sas “al­go” más al­tas siem­pre que el au­men­to no sea de­ma­sia­do rá­pi­do. A pe­sar del au­men­to de los ren­di­mien­tos, el S&P 500 ha subido un 16% du­ran­te los seis pe­rio­dos an­te­rio­res des­de 1990 en que las ta­sas a cor­to pla­zo han au­men­ta­do 125 pun­tos bá­si­cos o más, es­cri­bió la se­ma­na pa­sa­da en una pu­bli­ca­ción en in­ter­net. Pa­ra Pri­ya Mis­ra, ti­tu­lar de es­tra­te­gia glo­bal de ta­sas de TD Se­cu­ri­ties, los in­ver­so­res bur­sá­ti­les de­be­rían cam­biar su en­fo­que des­de el ni­vel de ren­di­mien­to de los bo­nos a su pri­ma por pla­zo, una medida de la com­pen­sa­ción adi­cio­nal que los in­ver­so­res exi­gen pa­ra man­te­ner ven­ci­mien­tos a más lar­go pla­zo. “Es de­ma­sia­do sim­plis­ta tra­du­cir un mo­vi­mien­to en las ta­sas de in­te­rés al ren­di­mien­to de las ac­cio­nes”, es­cri­bió la se­ma­na pa­sa­da en un in­for­me. “En úl­ti­ma ins­tan­cia, lo que im­pul­sa las ac­cio­nes no es el mo­vi­mien­to en las ta­sas, sino el fac­tor im­pul­sor de las ta­sas, es­pe­cí­fi­ca­men­te la pri­ma por pla­zo”. En Es­ta­dos Uni­dos, la pri­ma por pla­zo co­men­zó a su­bir en enero, a medida que los in­ver­so­res res­pon­dían al ajus­te de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria por par­te de la Re­ser­va Fe­de­ral. Las pri­mas por pla­zo, co­mo he­rra­mien­ta de va­lua­ción am­plia­men­te utilizada, se ha­bían des­plo­ma­do en los mer­ca­dos mun­dia­les tras la cri­sis fi­nan­cie­ra, al tiem­po que la Re­ser­va Fe­de­ral y sus con­tra­par­tes com­pra­ban deu­da co­mo par­te de sus me­di­das de es­tí­mu­lo. Si bien una re­vi­sión al al­za del cre­ci­mien­to a lar­go pla­zo de­be­ría ser po­si­ti­va pa­ra las ac­cio­nes, un in­cre­men­to ma­yor en las pri­mas (que son una fun­ción de la li­qui­dez de los ban­cos cen­tra­les del mun­do) se­ría ne­ga­ti­vo, di­jo Mis­ra.

La se­ma­na pa­sa­da los mer­ca­dos es­tu­vie­ron de lo­cos, pa­re­ce que pa­ra es­ta vuel­ven a la nor­ma­li­dad en Wall Street. Bloom­berg/La Re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.