La Republica

De­tec­ción tem­pra­na la cla­ve en la su­per­vi­ven­cia an­te el cán­cer de ma­ma

Rea­li­zar exá­me­nes anua­les a par­tir de los 40 años ha­lla­rá tu­mo­res im­per­cep­ti­bles

- Karla Bar­que­ro kar­la­bar­que­ro.ase­so­ra@la­re­pu­bli­ca.net Health · Pharmaceutical Industry · Cancer · Women's Health · Medicine · Industries · Health Conditions · Costa Rica · United States of America · San Jose

Si se ha­bla de ti­pos de cán­cer con ma­yor in­ci­den­cia en mu­je­res, en­con­tra­mos que el cán­cer de ma­ma ocu­pa el pri­mer lu­gar. In­clu­so se di­ce que una de ca­da 10 mu­je­res lo pa­de­ce­rá en al­gún mo­men­to de su vi­da.

Sin em­bar­go, el vi­vir en Cos­ta Ri­ca re­pre­sen­ta pa­ra las mu­je­res una ven­ta­ja, da­do que es el país con ma­yor so­bre­vi­ven­cia en La­ti­noa­mé­ri­ca.

“El país go­za de un sis­te­ma de sa­lud tan­to pri­va­do co­mo pú­bli­co muy ro­bus­to que ha lo­gra­do a tra­vés de los años una mor­ta­li­dad glo­bal muy ba­ja; prác­ti­ca­men­te igual que Es­ta­dos Uni­dos, que es el país con más éxi­to re­fi­rién­do­se a la so­bre­vi­da”, ase­gu­ró el Dr. Fe­de­ri­co Hue­te.

La cla­ve pa­ra lo­grar es­te éxi­to es la de­tec­ción tem­pra­na.

“La de­tec­ción tem­pra­na es la cla­ve en to­do, es­pe­cial­men­te en es­tas pa­to­lo­gías, da­do que per­mi­te in­cre­men­tar la pro­ba­bi­li­dad de vi­da, la po­si­bi­li­dad de que el cán­cer no vuel­va a apa­re­cer, la op­ción de op­tar por una ci­ru­gía con­ser­van­do la ma­yor can­ti­dad de te­ji­do ma­ma­rio, así co­mo ne­ce­si­tar me­nos tra­ta­mien­to”, afir­mó el es­pe­cia­lis­ta.

Se de­be acla­rar que cuan­do se ha­bla de de­tec­ción tem­pra­na no se tra­ta del au­toe­xa­men de ma­ma, ya que cuan­do una mu­jer des­cu­bre un tu­mor por me­dio de es­ta prác­ti­ca, por lo ge­ne­ral es pal­pa­ble por­que se tra­ta de una “pe­lo­ti­ta” de 2 cen­tí­me­tros.

En cam­bio, se ha­bla de de­tec­ción tem­pra­na cuan­do se acu­de re­gu­lar­men­te a con­trol mé­di­co, a los che­queos anua­les de ma­mo­gra­fía y ul­tra­so­ni­do de ma­ma.

Es­tos se de­ben rea­li­zar a par­tir de los 40 años. En los ca­sos de mu­je­res sa­nas, se ini­cia a esa edad ya que el 85% de los ca­sos se diag­nos­ti­ca en­tre los 50 y 60 años; mien­tras que en aque­llos ca­sos de mu­je­res con fac­to­res he­re­di­ta­rios de­ben ini­ciar a par­tir de los 35 años (se tra­ta del 15% de los ca­sos).

“Las pa­cien­tes que es­tán en ries­go por­que he­re­da­ron mu­ta­ción ge­né­ti­ca; es de­cir, en su gru­po fa­mi­liar hay his­to­rial: su ma­má, su her­ma­na, su tía o un fa­mi­liar de pri­mer gra­do tu­vo cán­cer de ma­ma, de­ben acu­dir por con­se­je­ría ge­né­ti­ca con un mé­di­co on­có­lo­go que le in­di­ca­rá des­de muy tem­pra­na edad, in­clu­so la ado­les­cen­cia, si tie­ne al­to ries­go de he­re­dar esas mu­ta­cio­nes ba­sa­do en es­tu­dios. Si hay un ries­go, a es­tas pa­cien­tes se les in­clu­ye den­tro de un pro­gra­ma de ta­mi­za­je en eda­des más tem­prano y con mo­ni­to­reo”, afir­mó Hue­te.

Cuan­do a una mu­jer se le diag­nos­ti­ca el cán­cer de ma­ma lo que si­gue es un ma­ne­jo mul­ti­dis­ci­pli­na­rio pa­ra brin­dar­le un tra­ta­mien­to más per­so­na­li­za­do.

Ca­da ca­so es lle­va­do a una se­sión mul­ti­dis­ci­pli­na­ria con ci­ru­ja­nos, on­có­lo­gos, mé­di­cos que apli­can la qui­mio­te­ra­pia, on­có­lo­gos ra­dio­te­ra­peu­tas, pa­tó­lo­gos, bió­lo­gos mo­le­cu­la­res, ra­dió­lo­gos, en­fer­me­ras es­pe­cia­li­za­das en on­co­lo­gía, e in­clu­so, psi­có­lo­gos.

“To­da pa­cien­te con cán­cer de ma­ma, ya sea de de­tec­ción tem­pra­na, avan­za­da o con me­tás­ta­sis, siem­pre es vis­ta des­de to­dos es­tos ojos en una se­sión mul­ti­dis­ci­pli­na­ria. Ve­mos el ca­so, lo con­si­de­ra­mos y de­ter­mi­na­mos el tra­ta­mien­to idó­neo pa­ra ca­da pa­cien­tes”, afir­mó el es­pe­cia­lis­ta.

De es­ta ma­ne­ra se de­ci­de si la pa­cien­te re­que­ri­rá una ope­ra­ción, qui­mio­te­ra­pia, ra­dio­te­ra­pia o la hor­mo­no­te­ra­pia (tra­ta­mien­to an­ti­hor­mo­nal que blo­quean cier­tas hor­mo­nas pa­ra evi­tar que el tu­mor vuel­va a apa­re­cer).

“Aun­que lo más im­por­tan­te es de­tec­tar el cán­cer en for­ma tem­pra­na; si no fue así, tam­po­co sig­ni­fi­ca que no ha­ya na­da que ha­cer. To­das las pa­cien­tes, in­de­pen­dien­te­men­te del es­ta­dío, tie­nen op­cio­nes de tra­ta­mien­to y a la ma­yo­ría les irá muy bien con po­si­bi­li­dad de éxi­to”, con­clu­yó Hue­te.

Pa­ra apo­yar a la de­tec­ción tem­pra­na, el Hos­pi­tal CI­MA San Jo­sé, dis­pu­so un pa­que­te de che­queo mé­di­co (ma­mo­gra­fía y ul­tra­so­ni­do) du­ran­te to­do el mes de oc­tu­bre.

“El hos­pi­tal CI­MA cuen­ta con to­dos los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra la de­tec­ción tem­pra­na del cán­cer de ma­ma, su even­tual diag­nós­ti­co y brin­dar­le a los pa­cien­tes tra­ta­mien­tos idó­neos de la mano de es­pe­cia­lis­tas por me­dio de un ma­ne­jo mul­ti­dis­ci­pli­na­rio y gra­cias a la tec­no­lo­gía”, afir­mó Hue­te.

 ?? Hoy por hoy el cán­cer de ma­ma, es el que tie­ne más in­ci­den­cia en mu­je­res en nues­tro país; pe­ro las ta­sas de su­per­vi­ven­cia son al­tí­si­mas, afir­mó. Dr.Fe­de­ri­co Hue­te, Ci­ru­jano Ge­ne­ral, On­co­lo­gía Qui­rúr­gi­ca, Hos­pi­tal CI­MA. Es­te­ban Mon­ge/La Re­pú­bli­ca ??
Hoy por hoy el cán­cer de ma­ma, es el que tie­ne más in­ci­den­cia en mu­je­res en nues­tro país; pe­ro las ta­sas de su­per­vi­ven­cia son al­tí­si­mas, afir­mó. Dr.Fe­de­ri­co Hue­te, Ci­ru­jano Ge­ne­ral, On­co­lo­gía Qui­rúr­gi­ca, Hos­pi­tal CI­MA. Es­te­ban Mon­ge/La Re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica