Des­can­so ve r d e

La Teja - - Portada - FRAN­KLIN ARRO­YO fran­klin.arro­yo@la­te­ja.cr

Ka­lúa y Cha­co­tie­nen al­go en co­mún, des­can­san eter­na­men­te en un her­mo­so lu­gar en el Ba­jo Los Ro­drí­guez, en San Ra­món de Ala­jue­la.

Esos pe­lu­di­tos es­tán en­te­rra­dos en un ce­men­te­rio para mas­co­tas que se ubi­ca den­tro de las ins­ta­la­cio­nes del com­ple­jo Lands in Lo­ve (Tie­rras Enamo­ra­das), un her­mo­so cen­tro de ac­ti­vi­da­des, con ho­tel y res­tau­ran­te in­clui­do.

En la ac­tua­li­dad, hay cer­ca de 50 mas­co­tas que han si­do en­te­rra­das en el si­tio, pe­ro aún hay cam­po para mu­chos más.

El lu­gar per­te­ne­ce a 15 is­rae­li­tas con un gran amor por los ani­ma­les.

Ellos em­pe­za­ron a te­ner pe­rros y ga­tos en Is­rael. Pe­ro qui­sie­ron con­tar con un lu­gar pro­pio. En­ton­ces, em­pe­za­ron a bus­car y ca­ye­ron a Moncho, se­gún cuen­ta Assaf Sh­losr­berg, uno de los due­ños.

Cuan­do em­pe­za­ron a bus­car pa­sa­ron por Por­tu­gal, Nue­va Ze­lan­da, pe­ro no sa­bían na­da de Cos­ta Rica, has­ta que un ami­go se los nom­bró.

Man­da­ron a dos per­so­nas a su­per­vi­sar y ex­plo­rar y am­bos die­ron el vis­to bueno. Sin pen­sar­lo mu­cho los 15 ami­gos se vi­nie­ron­con­cer­ca de 80 ani­ma­les, en­tre pe­rros y ga­tos y con­for­me se mu­rie­ron, los fue­ron en­te­rran­do en una par­te del enor­me te­rreno de 109 hec­tá­reas.

Pa­raí­so para todos. Hoy solo que­dan dos pe­rros is­rae­li­tas y la idea de en­te­rrar a las mas­co­tas en un lu­gar digno los hi­zo abrir el ce­men­te­rio al pú­bli­co.

“Te­nía­mos nues­tro pro­pio lu­gar para en­te­rrar a nues­tros ani­ma­les, pe­ro de­cid­mos ofre­cer­lo a las per­so­nas quea­ma­na los ani­ma­les. Te­ne­mos un lu­gar muy bo­ni­to y muy gran­de”, ex­pre­só Ha­va Rah­mi­lo­vich, en­car­ga­da del ce­men­te­rio.

El lu­gar es im­pre­sio­nan­te y el res­pe­to por la vi­da ani­mal que­da de ma­ni­fies­to en ca­da rin­cón de la fin­ca. Us­ted pue­de en­con­trar a ga­tos dur­mien­do en al­gún so­fá, pa­tos ca­mi­nan­do a la li­bre, per­so­nas pa­sean­do los pe­rri­tos.

Los cuer­pos son en­te­rra­dos en un lu­gar cer­cano al edi­fi­cio don­de es­tá el lobby (son seis es­truc­tu­ras en total) y le po­nen una pie­dra pin­ta­da por la mis­ma Ha­va, con el nom­bre del ani­mal y cual­quier otra le­yen­da que la fa­mi­lia desee.

Fe­de­ri­co Cha­ve­rri, di­rec­tor de Ope­ra­cio­nes de Se­na­sa, di­jo que es­te ti­po de ser­vi­cios son muy ne­ce­sa­rios hoy en día, pues hay per­so­nas que tie­nen pe­rros o ga­tos en apar­ta­men­tos sin zo­na ver­de y un ce­men­te­rio es una gran al­ter­na­ti­va para ellos.

Cha­ve­rri agre­gó que la ley in­di­ca que se de­ben en­te­rrar a no me­nos de 50 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad e in­vi­tó a quie­nes ten­gan negocios así a so­li­ci­tar el res­pec­ti­vo per­mi­so en el Mi­nis­te­rio de Salud.

“Hoy en día es un ser­vi­cio ne­ce­sa­rio que ayu­da a las au­to­ri­da­des a que el ma­ne­jo de ca­dá­ve­res no se con­vier­ta en un pro­ble­ma. Esa cultura de­be ser pro­mo­vi­da y afor­tu­na­da­men­te ya te­ne­mos las pri­me­ras ini­cia­ti­vas”, di­jo Cha­ve­rri.

MA­RIO RO­JAS MA­RIO RO­JAS MA­RIO RO­JAS RO­JAS MA­RIO

En­ci­ma de los cuer­pos co­lo­can una pie­dra pin­ta­da de co­lo­res y con el nom­bre de la mas­co­ta. Los ani­ma­les man­dan en Tie­rra Enamo­ra­da y an­dan por la li­bre, como es­tos gan­sos. El lu­gar tam­bién le da te­cho a pe­rros aban­do­na­dos. Los ani­ma­les son en­te­rra­dos en un lu­gar ver­de don­de des­ta­can los ár­bo­les, el si­len­cio y la ar­mo­nía. El lu­gar se ubi­ca en el Ba­jo los Ro­drí­guez, ca­rre­te­ra que une a San Ra­món con La For­tu­na de San Car­los. El te­lé­fono es el 2447-3331. Tie­nen tam­bién un al­ber­gue con 500 ani­ma­les en­tre pe­rros y ga­tos, pa­tos, ca­ba­llos, 380 es­pe­cies de pá­ja­ros, ar­di­llas, mo­nos y un res­tau­ran­te ve­ge­ta­riano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.