FO­TOS MAN­TIE­NEN VI­VO EL RE­CUER­DO

La Teja - - Sucesos - AL­FON­SO QUE­SA­DA Y ALE­JAN­DRA PORTUGUEZ MO­RA­LES Corresponsal y pe­rio­dis­ta

Dos fo­to­gra­fías, unaen un re­ta­blo y otra en un por­ta­rre­tra­to, tie­nen más va­lor que una mi­na de oro para Ken­neth Ba­rran­tes Gó­mez, de 32 años.

Esas son las úni­cas imá­ge­nes que le que­dan para man­te­ner vi­vo el re­cuer­do de su mamita, Gladys Gó­mez Car­tín, quien al mo­rir te­nía 23 años.

Ba­rran­tes te­nía tan solo 4 años cuan­do su ma­dre se con­vir­tió en una de las 27 per­so­nas que per­die­ron la vi­da en Cos­ta Rica, por las se­cue­las del pa­so del hu­ra­cán Jua­na.

El fe­nó­meno me­teo­ro­ló­gi­co to­có tie­rra jus­to al sur de la cos­ta del mu­ni­ci­pio de Blue­fields, en Ni­ca­ra­gua, el 22 de oc­tu­bre de 1988, lo que pro­vo­có llu­vias to­rren­cia­les e inun­da­cio­nes en­la­zo­na­sur y elPa­cí­fi­co cen­tral de Cos­ta Rica.

Esas fo­tos de­co­ran la ca­sa de do­ña Ana Ma­ría Campos, quien fue la sue­gra de Gladys. Allí Ken­neth sa­be que es­tán bien cuidadas.

Ca­tás­tro­fe en se­gun­dos.

Ken­neth so­bre­vi­vió a la tra­ge­dia aquel sá­ba­do 22 de oc­tu­bre de 1988, gra­cias a que su abue­li- to Eu­se­bio Ba­rran­tes Za­mo­ra lo al­zó y se lo lle­vó para don­de su abue­li­ta Ana Ma­ría Campos.

Cuan­do re­gre­só a ayu­dar a Gladys vio que una ca­be­za de agua ha­bía arra­sa­do va­rias ca­sas, en­tre ellas la de la jo­ven­ma­má, y de don­de ha­cía es­ca­sos mi­nu­tos ha­bía sa­ca­do a Ken­neth.

En esta fa­ta­li­dad tam­bién mu­rió Mar­jo­rie Gó­mez Car­tín, quien para ese en­ton­ces te­nía 17 años y era la tía de Ken­neth.

“Mi fa­mi­lia me cuen­ta que mi ma­má y mi pa­pá, Luis Antonio Ba­rran­tes, te­nían una ca­sa de ma­de­ra, que es­ta­ba a unos 100 me­tros del río Ca­ño Se­co, en Ciudad Neily.

“A unos 50 me­tros de dis­tan­cia, so­bre una lo­mi­ta, vi­vían mis abue­los Eu­se­bio Ba­rran­tes Za­mo­ra y Ana Ma­ría Campos Cal­de­rón.

“Mi tía Mar­jo­rie tam­bién vi­vía con no­so­tros y para ese en­ton­ces mi pa­pá se de­di­ca­ba a ven­der pan, por lo que siem­pre sa­lía de ma­dru­ga­da para re­par­tir­lo”, agre­gó el mu­cha­cho.

Agua­ce­ros des­truc­to­res.

Don Luis Antonio de­bía cum­plir con su tra­ba­jo, a pe­sar de que desde la tar­de del viernes 21 de oc­tu­bre de 1988 co­men­zó a llo­ver muy fuer­te. En la ma­dru­ga­da del sá­ba­do el mal tiem­po no ha­bía ce­sa­do y más bien se veía que el río ame­na­za­ba con des­bor­dar­se. “Me­cuen­tan que mi pa­páha­bía sa­li­do desde las 4 de la ma­ña­na, dos ho­ras des­pués mi abue­lo Eu­se­bio lle­gó has­ta la ca­sa y ha­bló muy rá­pi­do con mi ma­má, él que­ría sa­car­nos de ahí. Al pri­me­ro que se lle­vó fue a mí, di­cen que cuan­do lle­ga­mos a la ca­sa de él, el agua ya le lle­ga­ba por el pe­cho”, men­cio­nó. Lue­go de ese mo­men­to todo se con­vir­tió en des­gra­cia, des­truc­ción, do­lor y lu­to para es­te ho­gar. Do­ña Ana Ma­ría Campos, abue­li­ta de Ken­neth y sue­gra de Gladys, aún re­cuer­da las ple­ga­rias de los ve­ci­nos y los gri­tos que da­ban en la de­ses­pe­ra­ción. “Se es­cu­cha­ban gri­tos de te­rror: ‘¡el río se lle­va a mi ma­má!’, ‘¡el río se lle­vó a mis ese mo­men­to Luis Antonio Ba­rran­tes, el pa­pá de Ken­neth, no sa­bía de la des­gra­cia que ha­bía pa­sa­do en su ca­sa.

La fa­mi­lia cuen­ta que no re­cuer­dan có­mo fue que lo­gra­ron avi­sar­le a Luis Antonio del lu­gar don­de es­ta­ban re­fu­gia­dos, pe­ro él se reunió con ellos.

“Cuan­do lle­gó pre­gun­tó que có­mo es­tá­ba­mos, le di­ji­mos que bien, lue­go pre­gun­tó por su hi­jo y tu­vi­mos que mos­trár­se­lo, pe­ro cuán­do pre­gun­tó por su ama­da y se dio cuen­ta que no es­ta­ba y le con­ta­ron la ver­dad, no ha­bía

hi­jos!’ mu­cha gen­te gri­ta­ba, re­cuer­do que el río tam­bién arras­tra­ba ani­ma­les muer­tos y ba­ja­ba con mu­cho ba­rro”, se­ña­ló do­ña Ma­ría.

Ese lu­gar se ha­bía con­ver­ti­do en una bom­ba del tiem­po, na­die po­día se­guir ahí, por­que el río tam­bién los po­día arras­trar.

“Mis abue­los, en com­pa­ñía de otros tíos, se reunie­ron y de­ci­die­ron que ha­bía que sa­lir. Nos aga­rra­mos de las ma­nos for­man­do una ca­de­na y cru­za­mos una pe­que­ña zan­ja, lue­go atra­ve­sa­mos un puen­te de ma­de­ra so­bre una que­bra­da.

“Por la mi­se­ri­cor­dia de Dios no caí­mos al agua, sino tam­po­co es­tu­vié­ra­mos”, ex­pre­só Ken­neth.

La fa­mi­lia se re­fu­gió en un ce­rro don­de el río no lle­ga­ba y los due­ños de una ca­sa les die­ron po­sa­da. ma­ne­ra de con­tro­lar a Luis, él que­ría ti­rar­se al río para bus­car­la”, re­cor­dó do­ña Ana Ma­ría, ma­má de Luis. Los pa­rien­tes lo­gra­ron de­te­ner al jo­ven pa­pá para que no se pro­du­je­ra otra des­gra­cia. Lue­go los so­bre­vi­vien­tes tu­vie­ron que pa- sar va­rios días en un al­ber­gue. Afir­man que la unión en­tre ellos fue lo más im­por­tan­te para no per­der la cal­ma. Cuer­po sin apa­re­cer. Cuan­do los cuer­pos de res­ca­te lle­ga­ron co­men­zó la pe­no­sa ta­rea de bus­car a las víc­ti­mas mor­ta­les. Los ca­dá­ve­res apa­re­cie­ron de­ba­jo de ár­bo­les, pie­dras y gran can­ti­dad de ba­rro.

“El cuer­po de mi tía Mar­jo­rie la en­con­tra­ron al si­guien­te día, cer­ca de la ca­sa. Pe­ro mi ma­má nun­ca apa­re­ció, du­ra­ron unos 15 días bus­cán­do­la”, ma­ni­fes­tó Ken­neth.

Do­ña Ana fue quien se hi­zo car­go de la crian­za de su nieto.

Nun­ca le es­con­dió la historia de la muerte su ma­dre y más bien man­tie­ne las fo­tos a la vis­ta, para mos­trar­las con or­gu­llo, por­que fue una mu­jer a la que qui­so mu­cho y que le dio uno de sus­ma­yo­res re­ga­los: su nieto Ken­neth.

Esta abue­li­ta tie­ne 72 años, vi­ve en la ciu­da­de­la Vein­ti­dós de Oc­tu­bre en Ciudad Neily, mien­tras don Eu­se­bio fa­lle­ció en fe­bre­ro de es­te año.

Ken­neth se ca­só ha­ce cin­co años y trabaja para la Jun­ta de Pen­sio­nes, en una su­cur­sal en Ciudad Neily.

El pa­pá de Ken­neth, rehí­zo su vi­da, vol­vió a en­con­trar el amor, se ca­só y tu­vo otros hi­jos.

Sin em­bar­go el re­cuer­do de Gladys siem­pre es­tá pre­sen­te en esta fa­mi­lia.

AL­FON­SO QUE­SA­DA AL­FON­SO QUE­SA­DA AL­FON­SO QUE­SA­DA

Ken­neth so­bre­vi­vió gra­cias a su abue­li­to. Ken­neth, jun­to a otro ve­cino, mi­ran el te­rreno en don­de es­ta­ba la ca­sa en la que vi­vió jun­to a su pa­pá y la ma­má. Ken­neth se afe­rra a las fo­to­gra­fías por­que son el úni­co re­cuer­do que le que­dó de su ma­dre.

PRE­SI­DEN­CIA AL­FON­SO QUE­SA­DA JO­SÉ COR­DE­RO

Has­ta Do­ña Ma­ría qui­so mu­cho a su nue­ra. La fa­mi­lia con­ser­va lindas anéc­do­tas de Gladys. Es­po­so se de­ses­pe­ró. Ya bre­tean en ca­mi­nos en Ba­ga­ces, Gua­na­cas­te. Así que­dó el puen­te so­bre río Blanco en Ba­ga­ces, Gua­na­cas­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.