Vein­te ro­ji­tos de amor

TI­COS AYU­DAN A 300 NI­ÑOS EN CHAD, ÁFRI­CA

La Teja - - Nacionales - EDUAR­DO VE­GA eduar­do.ve­ga@la­te­ja.cr

Gra­cias a Ale­jan­dra Mo­rei­ra Ji­mé­nez y al gran co­ra­zón de los ti­cos, va­rios ni­ños en Chad, un­país del pu­ri­ti­co cen­tro de Áfri­ca, po­drán se­guir yen­do a la es­cue­la por todo el 2017.

Ale­jan­dra es una mon­ji­ta mi­sio­ne­ra com­bo­nia­na que na­ció en Cos­ta Rica.

Ella su­dó la go­ta gor­da bus­can­do to­car la sen­si­bi­li­dad de los ti­cos para que do­na­ran vein­te ro­ji­tos, que es lo que le cues­ta a un ni­ño en el Chad pa­gar­se sus es­tu­dios todo un año.

Para ale­gría de la ti­ca, los co­ra­zo­nes se mul­ti­pli­ca­ron en una gran ca­de­na de so­li­da­ri­dad.

Desde Ti­qui­cia se lo­gró una gran do­na­ción de ¢6 mi­llo­nes, eso sig­ni­fi­có que 300 ni­ños afri­ca­nos tie­nen ga­ran­ti­za­da su edu­ca­ción por 365 días.

Son chi­qui­tos que es­tu­dian en la es­cue­la San Da­niel Com­bo­ni.

Esos ¢20 mil sig­ni­fi­can una be­ca que in­clu­ye sus cua­der­ni­tos, uni- for­mes, li­bros y, po­si­ble­men­te lo más im­por­tan­te, los tres tiem­pos de co­mi­da.

La her­ma­na Ale­jan­dra le agra­de­ce a quie­nes se iden­ti­fi­ca­ron con la cau­sa, por­que prác­ti­ca­men­te todos los es­tu­dian­tes de la es­cue­la lo­gra­ron su be­ca.

“Con esas co­la­bo­ra­cio­nes se han be­ne­fi­cia­do mu­chos ni­ños para que pue­dan con­ti­nuar con sus es­tu­dios. Se ha com­pra­do­ma­te­rial es­co­lar y di­dác­ti­co y se han he­cho re­pa­ra­cio­nes en la es­cue­la San Da­niel Com­bo­ni de De­res­sia, Chad.

“Com­par­tir lo que te­ne­mos nos for­ta­le­ce como her­ma­nos. Agra­de­ce­mos tam­bién a todos los que quie­ran y pue­dan se­guir co­la­bo­ran­do con esta mi­sión. Dios les mul­ti­pli­ca­rá es­te ges­to de es­pe­ran­za y amor”, di­jo muy agra­de­ci­da.

Como ejem­plo, la mon­ji­ta ex­pli­có que los pu­pi­tres de la es­cue­li­ta fue­ron reparados.

Más so­li­da­ri­dad. Cual­quier ti­co pue­de se­guir co­la­bo­ran­do con solo lla­mar al 2273-1862, por­que ya en se­tiem­bre se le co­mien­za a ver la ca­ra al 2018 y se ne­ce­si­ta­rán nue- vos apor­tes para ga­ran­ti­zar las cla­ses del otro año.

Chad es un país que se ubi­ca en el cen­tro de Áfri­ca, li­mi­ta al nor­te con Li­bia, al es­te con Su­dán, al sur con la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na, Ca­me­rún y Ni­ge­ria y al oes­te con Ní­ger, no tie­ne mar.

La her­ma­na Ale­jan­dra tie­ne una muy du­ra mi­sión, por­que Chad es con­si­de­ra­do el quin­to país más po­bre del mun­do, ade­más, hay gue­rras en­tre gru­pos ar­ma­dos na­cio­na­les que com­pli­can la vi­da.

Los ni­ños no son obli­ga­dos a asis­tir a la es­cue­la y solo la mi­tad del país, que tie­ne 13 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, sa­be leer y es­cri­bir.

Gran ins­pi­ra­ción. Los Mi­sio­ne­ros Com­bo­nia­nos del Co­ra­zón de Je­sús son una con­gre­ga­ción ca­tó­li­ca fun­da­da por san Da­niel Com­bo­ni, el pri­me­ro de ju­nio de 1867 en Ve­ro­na, Ita­lia.

Com­bo­ni de­di­có su vi­da a rea­li­zar mi­sio­nes en Áfri­ca y de­jó ese es­pí­ri­tu a su con­gre­ga­ción, que es el amor por el ser­vi­cio a los que me­nos tie­nen enun­país gol­pea­do por pro­fun­das cri­sis eco­nó­mi­cas.

COR­TE­SÍA. COR­TE­SÍA.

La her­ma­na Ale­jan­dra da cla­ses a 300 ni­ños y gra­cias a do­na­cio­nes de ti­cos pu­do ga­ran­ti­zar que todos fue­ran es­te 2017 a las au­las. El apor­te de los cos­ta­rri­cen­ses has­ta al­can­zó para arre­glar los pu­pi­tres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.