¡Qué nin­guno se pier­da!

La Teja - - Nacionales - Pla­nes DIVINOS Pas­tor Jas­per McDonald

Las cua­tro ver­da­des de Dios ha­cia Ti. ¿Sa­bías que sin im­por­tar nues­tras im­per­fec­cio­nes Dios quie­re que nos acer­que­mos a Él? Sí, a pe­sar de que en mu­chos mo­men­tos he­mos fa­lla­do, el amor de Dio­ses tan in­com­pa­ra­ble que Él ol­vi­da todo para que nos acer­que­mos a Él.

Dos de las ver­da­des que de­be­mos sa­ber: Dios ama al pe­ca­dor y que todos so­mos pe­ca­do­res. En si­tua­cio­nes don­de no­so­tros re­co­no­ce­mos que no es­ta­mos bien con Dios, usual­men­te nos ale­ja­mos de Él. Tal vez por­que sen­ti­mos “ver­güen­za” con Dios por nues­tro pe­ca

do pe­ro, aun­que pa­rez­ca iló­gi­co Dios quie­re que nos acer­que­mos sin im­por­tar el error que he­mos co­me­ti­do. Todos so­mos pe­ca­do­res, como se ex­pre­sa la Biblia en el li­bro de Ro­ma­nos 3:23. Sin em­bar­go, re­cor­de­mos, Dios dio lo mejor y lo que más ama­ba, Je­sús, y lo en­tre­gó para que a tra­vés de la cru­ci­fi­xión y muerte deJe­sús po­da­mos acer­car­nos aÉl en con­fian­za. Je­sús no mu­rió solo por las per­so­nas que lo ama­ban, Je­sús de­rra­mó to­da su san­gre en la cruz por adic­tos, pros­ti­tu­tas, al­cohó­li­cos, ateos, ase­si­nos para que cre­yen­do en Él todos ten­ga­mos vi­da eter­na. (Juan 3:16). Ya Cris­to pa­gó nues­tros pe­ca­dos en la cruz a pre­cio de­san­gre y esa es la ter­ce­ra ver­dad que te­ne­mos que te­ner pre­sen­te. Todas nues­tras car­gas, en­fer­me­da­des y pe­ca­dos, Cris­to los lim­pió por us­ted y por mí. (Ro­ma­nos 5:8). El úni­co pa­so que te­ne­mos que dar es sim­ple, acep­tar lo que Él hi­zo por no­so­tros. To­da la ver­güen­za, des­pre­cio y do­lor que no­so­tros te­nía­mos que pa­sar, Je­sús ya lo hi­zo por amor a no­so­tros. ¡Pri­vi­le­gia­do amor!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.