Ir­ma ba­rrió las de­sigual­da­des

HA­BI­TAN­TES DE LA IS­LA SAN MAR­TÍN CREEN QUE HU­RA­CÁN DE­BE DE­JAR ME­JO­RÍAS

La Teja - - Mapamundi - AGEN­CIA AFP Quar­tier d’Or­léans “Aho­ra todos Mejor se van. HA­BI­TAN­TE

so­mos igua­les”. Desde el pa­so del hu­ra­cán Ir­ma y su fu­ria des­truc­to­ra, se es­cu­cha esta fra­se en ca­da rin­cón de la is­la fran­co­ho­lan­de­sa San Mar­tín. Sus ha­bi­tan­tes es­pe­ran un fu­tu­ro­me­jor, pe­ro la dis­tan­cia so­cial si­gue sien­do enor­me en­tre quie­nes tie­nen más y los que po­seen me­nos.

En Quar­tier d’Or­léans, uno de los ba­rrios más po­bres de San Mar­tín, Ni­cai­se Ja­sa­ron mi­ra a sus hi­jos ju­gar. Al­re­de­dor de ella, los te­chos de la­ta es­tán abier­tos como la­tas de con­ser­va. Al­gu­nas viviendas de ma­de­ra han si­do bo­rra­das del ma­pa. En esta zo­na des­he­re­da­da de la is­la, el hu­ra­cán Ir­ma gol­peó a con to­da su fu­ria.

“Es­ta­mos todos en el mis­mo bar­co”, es­ti­ma esta ma­dre. “El ci­clón nos hi­zo dar cuen­ta de que las ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les nos afec­tan de la mis­ma ma­ne­ra a todos”.

¿La re­cons­truc­ción pue­de ser vis­ta como una opor­tu­ni­dad?“Para re­du­cir las de­sigual­da­des, sí”, con­fía esta trein­tea­ñe­ra, oriun­da de la par­te fran­ce­sa de esta is­la ca­ri­be­ña.

Esta res­pon­sa­ble de una bou­ti­que enu­me­ra lo que le dis­gus­ta de “su is­la”: que la po­bla­ción ha­ya cre­ci­do tan­to, los pre­cios in­mo­bi­lia­rios al­tí­si­mos, los in­mi­gran­tes que han ve­ni­do de otras is­las del Ca­ri­be para “apro­ve­char­se” de las pres­ta­cio­nes so­cia­les fran­ce­sas o para de­di­car­se a di­ver­sos trá­fi­cos (dro­gas, ar­mas, pros­ti­tu­ción).

Se­gún ci­fras ofi­cia­les de 2016, la po­bla­ción del lado fran­cés se tri­pli­có en los años 80. Aho­ra un ter­cio de los ha­bi­tan­tes son in­mi­gran­tes.

Desde que el hu­ra­cán­de­vas­tó la is­la, en­tre 600a1.000 per­so­nas se van a dia­rio San Mar­tín. Al­gu­nos no re­gre­sa­rán.

“Qui­zás sea una opor­tu­ni­dad para que ha­ya más em­pleo o para com­prar un te­rreno”, es­pe­ra Ja­sa­ron, quien sue­ña con po­der ad­qui­rir “un pe­da­ci­to de San Mar­tín.

Del lado ho­lan­dés, la bre­cha so- cial es tam­bién im­por­tan­te. “Esta ha­si­do­siem­pre una is­la­de ri­cos y po­bres, en don­de al­gu­nas de las per­so­nas más adi­ne­ra­das del mun­do tie­nen man­sio­nes en ba­rrios ex­tre­ma­da­men­te po­bres”, se­ña­ló ha­ce po­co el mi­nis­tro ho­lan­dés del In­te­rior, Ro­nald Plas­terk, tras vi­si­tar la is­la.

“Y la bre­cha se ha acen­tua­do aún más de­bi­do al hu­ra­cán por­que los edi­fi­cios más só­li­dos su­frie­ron un po­co me­nos da­ños que en los ba­rrios en don­de tra­ba­ja­do­res vi­ven en ca­sas de ma­la ca­li­dad”. En la pun­ta oc­ci­den­tal de la is­la, en tie­rras fran­ce­sas, las man­sio­nes cues­tan una pe­que­ña for­tu­na. Es­to no fre­nó el po­der de­vas­ta­dor de la na­tu­ra­le­za. Al­gu­nas ca­sas se que­da­ron sin te­cho ni puer­tas.

En es­tas zo­nas pri­va­das la lim­pie­za de es­com­bros no ha co­men­za­do. “Es­ta­mos es­pe­ran­do a las ase­gu­ra­do­ras para que vean los da­ños tal y como es­tán aho­ra”, ex­pli­ca Greg Hi­lai­re, con­ser­je de una de es­tas pro­pie­da­des, ubi­ca­da cer­ca de una man­sión de Do­nald Trump.

“En es­te ba­rrio, 95% de las viviendas su­frie­ron da­ños o fue­ron arra­sa­das”, ex­pli­ca Gé­rald, agen­te in­mo­bi­lia­rio de una agen­cia es­pe­cia­li­za­da en la ven­ta de bie­nes de sie­te a ocho ci­fras. ¿El hu­ra­cán me­jo­ra­rá las enor­mes di­fe­ren­cias en San Mar­tín ? “Lo que se pa­ga aquí es el sol, como en todas las is­las (...) Ima­gi­ne que un hu­ra­cán de­vas­te los Campos Elí­seos en Pa­rís. No cam­bia­ría na­da, todo se­ría re­cons­trui­do como an­tes”, di­ce.

AFP

Los bo­tes de pescadores y de turismo es­tán en­tre lo que se de­be re­cu­pe­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.