Da­niel Gua­po con un Car­va­jal gran deseo

EL EX­COM­BA­TIEN­TE PA­SÓ DE BAI­LA­RÍN A EM­PRE­SA­RIO Y NO PIEN­SA PA­RAR

La Teja - - Al Chile - Cuan­does­ta­ba pe­que­ño,

Da­niel Car­va­jal so­ña­ba con ser fut­bo­lis­ta por­que la bo­la fue siem­pre fue su mejor ami­ga. Sin em­bar­go, con­for­me cre­ció y en­tró al mun­do de la fa­rán­du­la eso cam­bió.

El mo­de­lo, pre­pa­ra­dor fí­si­co y par­ti­ci­pan­te de la nue­va tem­po­ra­da de “Dan­cing with the stars”, sue­ña aho­ra con se­guir tra­ba­jan­do en te­le y, ¿por qué no?, con lle­gar a ser pre­sen­ta­dor. Es­te ve­cino de Bar­va de He­re­dia em­pe­zó a dar­se a co­no­cer cuan­do ape­nas te­nía 20 años al in­cor­po­rar­se al gru­po de bai­le No An­gel. Eso fue en el 2004 y la agru­pa­ción co­reo­grá­fi­ca ter­mi­nó sien­do una de las más po­pu­la­res en las ac­ti­vi­da­des para mu­je­res. En aquel tiem­po tam­bién tra­ba­ja­ba como ope­ra­dor en la em­pre­sa In­tel, pe­ro des­cu­brió que por me­dio­de­su­be­lle­za fí­si­cay­de sus­mo­vi­mien­tos po­día se­guir ayu­dan­do eco­nó­mi­ca­men­te a su ca­sa, así que de­ci­dió re­nun­ciar. Lue­go de par­ti­ci­par en Com­ba­te ga­nó aún más po­pu­la­ri­dad y aho­ra es uno de las 10 fa­mo­sos que lu­chan por el gran tro­feo de “Dan­cing with the stars”, de ca­nal 7. La Te­ja ha­bló con él para re­fres­car de­ta­lles de su vi­da y de su lle­ga­da al mun­do de los "fa­mo­si­ti­cos".

–¿Có­mo fue que se ini­ció en el mo­de­la­je?

–To­da la vi­da hi­ce ac­ti­vi­dad fí­si­ca, ju­gué en las li­gas me­no­res de He­re­dia por­que mi sue­ño era ju­gar fút­bol. A los 18 años em­pe­cé a ha­cer pe­sas para ver­me bien y sen­tir­me más se­gu­ro y en la ac­ti­vi­dad fí­si­ca en­con­tré una pa­sión. Des­pués se me dio la opor­tu­ni­dad de em­pe­zar a tra­ba­jar para al­gu­nas mar­cas y mien­tras tra­ba­ja­ba en In­tel tam­bién sa­lió lo de for­mar par­te del gru­po No An­gel y me la pa­sé cua­tro años en las dos cosas.

–¿Qué re­cuer­da que esos ini­cios?

– Me cam­bió la vi­da, el he­cho de ver­me dis­tin­to, con más múscu­lo, aca­rrea­ba las mi­ra­das de las chi­qui­llas, por­que uno como güi­la eso era lo que que­ría, que me die­ran pe­lo­ti­lla. Ya des­pués vi que bai­lan­do y como mo­de­lo me ga­na­ba mi pla­ti­ca y que igual po­día ayu­dar a mi ca­sa, que para mí eso era muy va­lio­so, y de­ci­dí de­di­car­me só­lo a es­to. A Dios gra­cias se dio la opor­tu­ni­dad de Com­ba­te, don­de es­tu­ve dos años y me­dio. Ya des­pués de sa­lir del pro­gra­ma es cuan­do de­ci­do em­pren­der mi ca­rre­ra de em­pre­sa­rio. Aho­ra­ten­go tres em­pre­sas: la pro­duc­to­ra de even­tos, Ex­tre­me Car­dio (cla­ses de ejer­ci­cios) y Mas­co­tas Na­za­reno (ve­te­ri­na­ria).

–¿Qué ha si­do lo más feo de es­tar me­ti­do en es­te­mun­do de la fa­rán­du­la?

– Para mí el per­der­me ac­ti­vi­da­des fa­mi­lia­res im­por­tan­tes, sé lo que es per­der­me bau­ti­zos de so- bri­nos, fies­tas de cum­plea­ños de mis her­ma­nos. Eso ha si­do lo más di­fí­cil por­que en esas fe­chas nos to­ca­ba qui­zá ir de gi­ra con el gru­po o al­gún even­to.

–¿Qué ha lo­gra­do gra­cias a su ca­rre­ra?

–En aquel mo­men­to yo me des­pla­za­ba en bus o en ta­xi yme pu­de com­prar una mo­ti­co y an­du­ve en mo­to seis años. Des­pués de­ci­dí com­prar­me una Sen­tra, des­pués cam­bié a un Hon­da, has­ta lo­grar sa­car un ca­rro de agen­cia, al­go que siem­pre vi como un sue­ño. Tam­bién he po­di­do con­cre­tar via­jes, sue­ños que yo te­nía de ir a Las Ve­gas, Or­lan­do, Nue­va York, Los Án­ge­les. An­tes creía que eso solo lo po­día ha­cer la­gen­te de pla­ta, pe­ro des­cu­brí que tra­ba­jan­do con mu­cho esfuerzo se pue­de cum­plir.

– ¿Có­mo ha sen­ti­do la ex­pe­rien­cia de es­tar en Dan­cing?

– Todo ha si­do muy bo­ni­to y me ha per­mi­ti­do la po­si­bi­li­dad de apren­der no só­lo de bai­le sino de apren­der a es­cu­char, a ma­ne­jar la pre­sión y a co­no­cer gen­te muy pro­fe­sio­nal.

–¿Cuá­les son sus me­tas fu­tu­ras cuan­do ter­mi­ne su par­ti­ci­pa­ción en Dan­cing?

– Yo siem­pre se­gui­ré tra­ba­jan­do en mis em­pre­sas, siento que con Dan­cing voy a ter­mi­nar de po­si­cio­nar­las y con­so­li­dar­las un po­co más. Me en­can­ta­ría te­ner la po­si­bi­li­dad de se­guir en te­le­vi­sión, lle­gar a ser pre­sen­ta­dor qui­zá o man­te­ner­me den­tro de Te­le­ti­ca For­ma­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.