Abue­li­ta de 91 años vuel­ve a na­cer

La Teja - - Portada - ALE­JAN­DRA PORTUGUEZ MORALES Y KEYNA CALDERÓN Periodista y Co­rres­pon­sal

Una viejita iden­ti­fi­ca­da co­mo do­ña Gladys Siles, de 91 años, fue res­ca­ta­da de las lla­mas que con­su­mían su ca­sa de ma­de­ra la no­che del miér­co­les.

La do­lo­ro­sa si­tua­ción ocu­rrió a las 11:27 p. m. en ca­lle Siles, en Los Án­ge­les de Car­ta­go, 150 me­tros al nor­te y 50 al oes­te de la de­le­ga­ción po­li­cial.

El bom­be­ro San­dor So­lís di­jo que la abue­li­ta, al pa­re­cer, tie­ne pro­ble­mas de au­di­ción y que al mo­men­to de la emer­gen­cia es­ta­ba dur­mien­do. Nun­ca se dio cuen­ta de lo que pa­sa­ba co­mo pa­ra tra­tar de po­ner a sal­vo.

El hu­mo y las lla­mas con­su­mie­ron gran par­te de la ca­si­ta, pe­ro di­cho­sa­men­te los bom­be­ros lle­ga­ron a tiem­po y lo­gra­ron sa­car­la.

De­ta­lla­ron que la emer­gen­cia ocu­rrió en la par­te izquierda de la vi­vien­da y que esa si­tua­ción dio tiem­po de sa­car a la viejita, que es­ta­ba dur­mien­do en la par­te de­re­cha. Fue una sal­va­da.

La an­cia­na tra­gó mu­cho hu­mo y no te­nía que­ma­du­ras, pe­ro sus pul­mo­nes es­ta­ban bas­tan­te afec­ta­dos. Fue lle­va­da en con­di­ción crí­ti­ca al hos­pi­tal Max Pe­ral­ta, el de Car­ta­go. Her­mano fue a sal­var­la. Juan Gui­ller­mo Siles, her­mano de la afec­ta­da, ex­pli­có que él fue uno de los pri­me­ros en en­te­rar­se de la emer­gen­cia y co­rrió pa­ra sa­car a Gladys.

“Cuan­do me di­je­ron del montón de hu­mo, lle­gué y vi las lla­mas. Co­rrí a traer una man­gue­ra que ten­go, pe­ro el fue­go es­ta­ba al la­do iz­quier­do”, men­cio­nó Siles.

Agre­gó que la vi­vien­da te­nía de cons­trui­da al­re­de­dor de 105 años y la úni­ca per­so­na que vi­vía en la ca­sa es su her­ma­na.

Al­gu­nos alle­ga­dos men­cio­na­ron que a la viejita siem­pre sa­lu­da­ba a la gen­te des­de una ven­ta­na; sin em­bar­go, no le gus­ta­ba que la vi­si­ta­ran y me­nos que la acom­pa­ña­ran a dor­mir.

Den­tro de la ca­sa ha­bía una gran can­ti­dad de pe­rió­di­cos e imá- ge­nes cris­tia­nas por lo que las au­to­ri­da­des afir­man que do­ña Gladys es una per­so­na acu­mu­la­do­ra.

Don Ed­win Siles, pri­mo de la afec­ta­da, afir­mó que do­ña Gladys vi­vía so­la, no tie­ne hi­jos y al­re­de­dor de la ca­sa vi­ven otros her­ma­nos de ella.

“Ella se man­te­nía en ca­sa, es­ta­ba cuer­da e in­clu­so ha­cía los man­da­dos so­la al mer­ca­do”, ex­pre­só don Ed­win.

Al­gu­nos vecinos co­men­ta­ron que do­ña Gladys acos­tum­bra a leer mu­cho, por eso man­te­nía los pe­rió­di­cos, ade­más le gus­ta re­zar por lo que tam­bién ha­bía mu­chas can­de­las en la vi­vien­da.

Las cau­sas que pro­vo­ca­ron las lla­mas no es­tán cla­ras y pa­ra apa­gar el incendio fue ne­ce­sa­rio con­tar con dos uni­da­des ex­tin­to­ras y

una uni­dad de ata­que rá­pi­do.

Va­rios vecinos se acer­ca­ron la ma­ña­na de es­te jue­ves has­ta la vi­vien­da pa­ra pre­gun­tar por la sa­lud de do­ña Gladys, en­tre ellos don Ar- tu­ro Bre­nes, di­jo que la abue­li­ta es una per­so­na muy ama­ble y ser­vi­cial, ellos se man­tie­nen en ora­ción pa­ra que re­gre­se de nue­vo al barrio bien de sa­lud.

BOM­BE­ROS

Los bom­be­ros tu­vie­ron que rom­per la puer­ta prin­ci­pal y la del cuar­to de la abue­li­ta pa­ra en­trar.

FO­TO: KEYNA CALDERÓN

La ca­sa te­nía 105 años de cons­trui­da y era de ma­de­ra.

KEYNA CALDERÓN

Los fa­mi­lia­res afir­man que las lla­mas co­men­za­ron en un me­di­dor, pe­ro las cau­sas se man­tie­nen en in­ves­ti­ga­ción.

KEYNA CALDERÓN

La vi­vien­da que­dó to­tal­men­te des­trui­da, na­da se pu­do res­ca­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.