Tre­ce con bue­na vi­bra

La Teja - - Portada - BE­LLA FLOR CALDERÓN flor.cal­de­ron@la­te­ja.cr

En­tre los días con ma­la fa­ma la fe­cha de hoy, vier­nes 13, se lle­va el pre­mio ma­yor.

El te­mor que mu­chas per­so­nas sien­ten por esa com­bi­na­ción en par­ti­cu­lar tie­ne va­rias ex­pli­ca­cio­nes. Una de ellas ven­dría de la creen­cia re­li­gio­sa re­la­cio­na­da con el dé­ci­mo­ter­ce­ro in­vi­ta­do a la Úl­ti­ma Ce­na –Ju­das, el após­tol que trai­cio­nó a Jesús – y la cru­ci­fi­xión de Jesús en vier­nes.

A es­to se ha­brían ido su­man­do con el tiem­po le­yen­das de te­rror que han si­do apro­ve­cha­das por el ci­ne pa­ra ha­cer pla­ta y se­guir me­tien­do mie­do.

Lo cier­to es que de­cir “vier­nes tre­ce” ya ha­ce pen­sar en al­go re­la­cio­na­do con lo ne­ga­ti­vo. Yes po­si­ble que más de un cre­yen­ce­ro ande hoy me­dio te­me­ro­so, es­pe­ran­do no to­par­se un ga­to ne­gro o cui­dán­do­se de es­ca­le­ras en la ace­ras. Pe­ro, vea lo que son las co­sas, la pé­si­ma fa­ma del vier­nes y del número 13 es in­jus­ta.

Key­lor Na­vas es uno de los me­jo­res ejem­plos. El día en que Flo­ren­tino Pérez le dio la bien­ve­ni­da al Real Ma­drid, al Halcón le die­ron la ca­mi­se­ta 13, un nu­me­ri­to que mu­chos re­cha­zan, pe­ro que a él le abrió el ca­mino a mu­chas co­sas bue­nas.

Esa bue­na suer­te del ar­que­ro ma­dri­dis­ta tam­bién la ja­la la Se­le, que se cla­si­fi­có al Mun­dial de Ru­sia 2018 co­mo de­ci­mo­ter­ce­ro equi­po.

Pu­ros tre­ces. Ese número, el 13, es im­por­tan­te pa­ra el ex­ju­ga­dor del ala­jue­len­se Ri­car­do Cha­cón, hoy ad­mi­nis­tra­dor del Es­ta­dio Na­cio­nal. Cha­cón afir­ma que so­lo co­sas bue­nas ha traí­do a su vi­da. “Ten­go tan­tas coin­ci­den­cias con el tre­ce que creo que lla­mó a la per­so­na in­di­ca­da”, nos di­jo al to­car­le el te­ma.

“Em­pe­cé en la Li­ga en 1985, ju­gué mi pri­mer par­ti­do en enero de 1986, el miér­co­les an­tes de que la Li­ga ju­ga­ra la fi­nal de ese cam­peo­na­to contra el He­re­diano... Re­sul­ta que en la re­ser­va usa­ba el 17, pe­ro cuan­do fui al par­ti­do, el úni­co número dis­po­ni­ble era el 13 y no le pu­se pe­ros por­que era mi pri­mer par­ti­do con la Li­ga, un equi­pa­zo.

“Yo na­cí un 13 de ma­yo, pa­sé 13 años en la Li­ga, co­no­cí a mi es­po­sa un 13 de fe­bre­ro, ca­si me ca­so un vier­nes 13 de oc­tu­bre, pe­ro ella no me de­jó. La úni­ca vez que me arre­pien­to del 13 fue por un sor­teo del gor­do na­vi­de­ño, no lo com­pré y sa­lió el 13”, de­ta­lló Ri­car­do.

Ni en­te­ra­do. Otro que tie­ne una re­la­ción bue­na con la lla­ma­da “do­ce­na del dia­blo” es Her­nán Med­ford, quien en la jor­na­da 13 del ac­tual cam­peo­na­to (ju­ga­da es­te miér­co­les 11 de oc­tu­bre) igua­ló una mar­ca “vie­ja” de los flo­ren­ses al lle­gar a 13 fe­chas in­vic­to. Le ga­nó 4 a 1 a Li­be­ria. El equi­po ro­jia­ma­ri­llo ya ha­bía con­se­gui­do eso en 1955 y en 1986, se­gún da­tos del es­ta­dí­gra­fo Luis Qui­rós. Sin em­bar­go, cuan­do le con­sul­ta­mos a Med­ford por es­ta bue­na ra­cha, ase­gu­ró que no es­ta­ba en­te­ra­do de la coin­ci­den­cia por­que no cree en agüi­zo­tes. Di­ce que na­die en su fa­mi­lia cree en es­tas co­sas. Mie­do no ma­ta. En re­la­ción con lo que des­pier­ta en al­gu­nas per­so­nas el vier­nes 13, el psi­có- lo­go Ra­fael Ra­mos ex­pli­ca que en nues­tras re­la­cio­nes con otras per­so­nas y por la for­ma en la que la la so­cie­dad ac­túa, nues­tra men­te se ve in­fluen­cia­da por mie­dos que no tie­nen ex­pli­ca­ción. Son mie­dos irra­cio­na­les.

El es­pe­cia­lis­ta ase­gu­ra que es­tas co­sas, las creen­cias, va­rían de­pen­dien­do de la edu­ca­ción, la per­so­na­li­dad e, in­clu­so, la au­to­es­ti­ma.

“Con­for­me avan­za el cre­ci­mien­to fí­si­co y men­tal co­bran va­lor y se desa­rro­llan con­cep­tos que ha­cen que se crea, o no, en lo os­cu­ro o en lo dia­bó­li­co. Es­tas co­sas son las que ali­men­tan las su­pers­ti­cio­nes, que­son el re­sul­ta­do de ideas so­bre­va­lo­ra­das”, di­jo Ra­fa.

Ra­mos ase­gu­ró que si la per­so­na no cre­ció con es­tos mie­dos o su­pers­ti­cio­nes pue­de que ni se en­te­re de la fe­cha (de un vier­nes 13, por ejem­plo) y si cae en cuen­ta no le da­rá im­por­tan­cia. La su­pers­ti­ción, en ge­ne­ral, es­tá aso­cia­da con la ig­no­ran­cia.

Cla­ro, quien es­tá con­ven­ci­do de que sus te­mo­res son rea­les pue­de pre­sen­tar cua­dros de de­pre­sión, an­sie­dad, tris­te­za o desa­rro­llar al­gu­nas fo­bias que pro­vo­can mie­dos a sa­lir, a es­tar so­lo o a la os­cu­ri­dad.

El psi­có­lo­go nos re­cuer­da que es nor­mal te­ner mie­do o sus­to en al­gu­nas si­tua­cio­nes. Lo que no es nor­mal es que eso in­te­rrum­pa la vi­da de las per­so­nas y les im­pi­da con­tro­lar esas sen­sa­cio­nes.

“Na­die se mue­re de mie­do, cuan­do pa­sa es por­que ya se te­nía una en­fer­me­dad (co­mo las del co­ra­zón)”, nos di­ce Ra­fa.

La suer­te bue­na o la ma­la no de­pen­de de la unión de un día con un número... ¿O sí?

Her­nán Med­ford no cree en los agüi­zo­tes pa­ra na­da... pe­ro lle­va 13 par­ti­dos sin per­der.

AR­CHI­VO

El 5 de agos­to del 2014 fue cuan­do pre­sen­ta­ron a Na­vas con la che­ma 13.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.