Li­mo­nen­se mu­rió ba­lea­do sin pie­dad

La Teja - - Sucesos - Adrian.ga­leano@la­te­ja.cr Dos chi­qui­tos Una vi­da me­jor VÍC­TI­MA TE­NÍA AM­PLIO EX­PE­DIEN­TE JU­DI­CIAL ALE­JAN­DRA PORTUGUEZ MORALES ale­jan­dra.portuguez@la­te­ja.cr El li­mo­nen­se

ya no ten­drán la opor­tu­ni­dad de ver a su pa­pá ro­bán­do­se una ba­se del “dia­man­te” o ano­tan­do un es­pec­ta­cu­lar ho­me run pa­ra dar­le la vic­to­ria a su equi­po de béis­bol ya que un trá­gi­co ac­ci­den­te la­bo­ral lo ale­jó de su la­do.

Es­ta es la tris­te his­to­ria del ni­ca­ra­güen­se Jo­sé Mi­guel Va­lle Flo­res, de 34 años y quien mu­rió elec­tro­cu- ta­do es­te miér­co­les mien­tras ha­cía unos tra­ba­jos de re­mo­de­la­ción en el te­cho de un apar­ta­men­to en San Fran­cis­co de Dos Ríos, San Jo­sé. El he­choha cau­sa­do mu­cho do­lor en­tre los com­pa­ñe­ros y ami­gos de Va­lle. Es­pe­cial­men­te en Pau­lo Es­pi­no­za, de 38 años y una de las per­so­nas más cer­ca­nas y de con­fian­za del pe­lo­te­ro del equi­po Dan­tos. Es­pi­no­za re­cor­dó a Jo­sé Mi­guel co­mo al­guien leal, hon­ra­do y siem­pre dis­pues­to a ayu­dar a los de­más. “Era un com­pa­ñe­ro in­con­di­cio­nal con­mi­go y con to­do el mun­do, siem­pre es­ta­ba ale­gre. Nun­ca le da­ba una ma­la res­pues­ta a uno, siem­pre ayu­da­ba a to­dos, co­mo uno di­ce: no de­ja­ba mo­rir a na­die”, co­men­tó Pau­lo. Se­gún con­tó Es­pi­no­za, una de las co­sas que más le due­len es que su ami­go ya no po­drá ver a sus dos hi­jos, de 12 y 6 años, con los cua­les es­ta­ba em­pe­zan­do a te­ner una me­jor re­la­ción. “Te­nía dos chi­qui­tos, pe­ro él no es­ta­ba ca­sa­do, con el me­nor es­ta­ba te­nien­do más acer­ca­mien­to, es­ta­ba dis­fru­tan­do más co­mo pa­pá, ya es­ta­ba sa­lien­do con el chi­qui­to, lo sa­ca­ba a pa­sear y to­do. Fue has­ta aho­ri­ta que tu­vo esa opor­tu­ni­dad, pe­ro­la­men­ta­ble­men­te pa­só ese ac­ci­den­te”, aña­dió el ami­go.

Es­pi­no­za re­cor­dó que su amis­tad con el pe­lo­te­ro se ini­ció en el 2002, cuan­do am­bos se co­no­cie­ron en Cos­ta Ri­ca. De in­me­dia­to se lle­va­ron muy bien, pues los dos de­ja­ron Ni­ca­ra­gua en bus­ca de una vi­da me­jor en Ti­qui­cia. Te­nían eso en co­mún.

Otra co­sa que siem­pre los unió fue ela­mor­por el béis­bol. An­tes de que Jo­sé for­ma­ra par­te del equi­po Dan­tos ellos dos se iban a ju­gar por pu­ro va­ci­lón a La Sa­ba­na.

“Ju­gá­ba­mos por va­ci­lar, pe­ro aho­ra co­mo el de­por­te ha cre­ci­do más en el país y les pa­gan fue que Jo­sé se me­tió a un equi­po. Yo de­jé de ju­gar, pe­ro eso nun­ca fue mo­ti­vo pa­ra que de­já­ra­mos de ser ami­gos, pa­ra mí él era uno de los me­jo­res beis­bo­lis­tas de Cos­ta Ri­ca”, aña­dió.

Es­pi­no­za di­jo que su ami­go no so­lo vi­vía del béis­bol, ya que las obli­ga­cio­nes que te­nía lo hi­cie­ron em­pe­zar a tra­ba­jar en re­mo­de­la­cio­nes de edi­fi­cios.

Se­gún Pau­lo, el cuer­po deVa­lle fue ve­la­do la tar­de de es­te jue­ves en la ca­pi­lla Za­po­te, al cos­ta­do oes­te del parque Ni­ca­ra­gua.

El fu­ne­ral se­rá es­te vier­nes, a las 10 a .m. en la igle­sia de la lo­ca­li­dad, pa­ra lue­go pa­sar al ce­men­te­rio de Za­po­te.

Ge­na­ro Fe­li­pe Adams Mon­ja­rrez, de 61 años, fue ase­si­na­do de va­rios ba­la­zos el miér­co­les en la tar­de.

Las au­to­ri­da­des di­je­ron que el cri­men ocu­rrió al cos­ta­do nor­te del mer­ca­do Bor­bón, en San Jo­sé, al fren­te de la an­ti­gua Canada Dry.

Cristian Lu­na, sub­je­fe de Ho­mi­ci­dios del OIJ, de­ta­lló que Adams con­ta­ba con ex­pe­dien­te ju­di­cial des­de 1980, cuan­do en esa épo­ca te­nía ape­nas 24 años. Ade­más, re­gis­tra­ba 81 pre­sen­ta­cio­nes an­te la ley por de­li­tos contra la pro­pie­dad y ven­ta de dro­gas, en­tre otros. Al hom­bre lo ata­ca­ron cer­ca de las 3:30 p. m., cuan­do ca­mi­na­ba ha­cia un par­queo, don­de ha­bía de­ja­do el ca­rro. Se­gún las au­to­ri­da­des, un su­je­to se le acer­có a Adams y le dis­pa­ró sin pie­dad. La víc­ti­ma re­ci­bió los ti­ros en el hom­bro de­re­cho y otros dos en la in­gle, fue de­cla­ra­do sin vi­da en el si­tio del ata­que. El OIJ des­car­tó que se tra­ta­ra de un asal­to, pues Adams que­dó con to­das las per­te­nen­ciasy ade­más el ca­rro ni lo to­ca­ron. El fa­lle­ci­do era oriun­do de Li­món, pe­ro te­nía bas­tan­te tiem­po de vi­vir en Ala­jue­li­ta, San Jo­sé.

COR­TE­SÍA DT CO­MU­NI­CA­CIÓN. JO­SÉ COR­DE­RO

El pe­lo­te­ro era con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res ju­ga­do­res de Los Dan­tos.

Ami­gos y fa­mi­lia­res del pe­lo­te­ro se acer­ca­ron a dar­le el úl­ti­mo adiós.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.