Sin­tie­ron la muer­te

INUN­DA­CIÓN POR TOR­MEN­TA NA­TE PU­SO FA­MI­LIA A TEM­BLAR

La Teja - - Sucesos - Pro­vin­cia: Pun­ta­re­nas Po­bla­ción: 11.232 hab Ex­ten­sión: 264.4 km2 Cuan­do pen­só que mo­ri­ría

aho­ga­da por una inun­da­ción pro­vo­ca­da por la tor­men­ta Na­te, Adria­na Ca­rri­llo lo úni­co que pu­do ha­cer fue aga­rrar el ce­lu­lar pa­ra lla­mar a su her­mano y des­pe­dir­se de él.

La mu­jer, jun­to a su es­po­so Da­niel Al­fa­ro y sus 5 hi­jos me­no­res de edad, en­tre ellos unos ge­me­li­tos de ape­nas 7 me­ses, for­man par­te de las per­so­nas que re­sul­ta­ron dam­ni­fi­ca­das en Fin­ca 9 de Pal­mar Sur, por el pa­so de la tor­men­ta tro­pi­cal.

Aun­que han pa­sa­do va­rios días des­de la trá­gi­ca ma­dru­ga­da del jue­ves 6 de se­tiem­bre, Ca­rri­lloaún no lo­gra con­te­ner las lá­gri­mas cuan­do re­cuer­da lo que vi­vie­ron ese día y co­mo lle­gó a pen­sar que lo me­jor era de­cir­le adiós a su her­mano an­tes de mo­rir aho­ga­da.

“Lla­mé a mi her­mano Jo­sé Ma­nuel Ca­rri­llo, él vi­ve en Pal­mar Sur, fue so­lo pa­ra des­pe­dir­me de él, le con­té lo que es­ta­ba ocu­rrien­do con la inun­da­ción y los dos nos pu­si­mos a llo­rar”, re­cor­dó con gran do­lor.

Se­gún re­la­tó Adria­na, a raíz de los fuer­tes agua­ce­ros del miér­co­les el agua ya les lle­ga­ba has­ta las ro­di­llas den­tro de su ca­sa, por lo que de­ci­die­ron que lo más se­gu­ro pa­ra to­dos era ir­se a la ca­sa de su ma­má, Blanca Marín, quien vi­ve a es­ca­sos 300 me­tros.

“Co­mo a las 2 de la ma­dru­ga­da ela­gua­gol­pea­ba fuer­te­men­teel pi­so por de­ba­jo, la ca­sa es­tá mon­ta­da en unas ba­ses de ma­de­ra y se ha­cía pa­ra to­dos la­dos”, re­la­tó.

La mu­jer di­jo que du­ran­te esa ma­dru­ga­da vi­vió una ver­da­de­ra pe­sa­di­lla, in­clu­so, lle­gó a per­der la es­pe­ran­za de que ella, su ma­ri­do, los hi­jos y sus pa­pás so­bre­vi­vi­rían a la inun­da­ción.

“Los dos llo­rá­ba­mos y veía­mos a nues­tros hi­jos y a mis pa­dres. Nos pre­gun­tá­ba­mos: ‘¿los des­per­ta­mos o no?’, acor­da­mos que me­jor no, que si la ca­sa se caía y nos aho­gá­ba­mos era me­jor que ellos no se die­ran cuen­ta, pa­ra así no su­frir tan­to”, afir­mó Adria­na.

Afor­tu­na­da­men­te, con la lle­ga­da del ama­ne­cer los agua­ce­ros se de­tu­vie­ron y po­co a po­co el agua de­jó de cre­cer, por lo que Adria­na y su fa­mi­lia pu­die­ron sa­lir del lu­gar que pen­sa­ron se con­ver­ti­ría en su ataúd.

Aho­ra es­ta hu­mil­de fa­mi­lia tra­ta de vol­ver a la nor­ma­li­dad, aun­que de mo­men­to es muy com­pli­ca­do ya que lo per­die­ron ca­si to­do y am­bas ca­si­tas que­da­ron muy da­ña­das.

ALFONSO QUE­SA­DA ALFONSO QUE­SA­DA.

La fa­mi­lia aho­ra le son­ríe a la vi­da. Es­tán jun­tos pa­ra lu­char.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.