Una pé­si­ma ju­ga­da

La Teja - - Desde Sol - ARON JOHANNS­SON SE EQUI­VO­CÓ AL ES­CO­GER A ES­TA­DOS UNI­DOS DIA­RIO ABC Es­pa­ña Aron Johanns­son, Grin­gos lo bus­ca­ron. Is­lan­dia es­tá vo­lan­do.

de­lan­te­ro del Wer­der Bre­men de la Bun­des­li­ga ale­ma­na, tie­ne mo­ti­vos muy gran­des pa­ra es­tar tris­te.

La eli­mi­na­ción de Es­ta­dos Uni­dos, en la fa­se de cla­si­fi­ca­ción de Ru­sia 2018, lo de­jó sin dispu­tar el que se­ría su pri­mer Mun­dial.

Lo peor pa­ra él es que pu­do ha­ber es­ta­do en la Co­pa del Mun­do si en el 2013 no hu­bie­ra de­ci­di­do cam­biar la se­lec­ción is­lan­de­sa por la es­ta­dou­ni­den­se.

Na­ci­do en Ala­ba­ma en 1990, Johanns­son es hi­jo de in­mi­gran­tes is­lan­de­ses en los Es­ta­dos Uni­dos, aun­que to­da su in­fan­cia trans­cu­rrió en la is­la eu­ro­pea.

Co­men­zó a des­ta­car has­ta ser fi­cha­do por el Aar­hus da­nés en el 2010, pe­rio­do que coin­ci­de con sus pri­me­ras lla­ma­das en las ca­te­go­rías in­fe­rio­res de la se­lec­ción is­lan­de­sa.

Su buen fút­bol y sus go­les, pri­me­ro en el Aar­hus y lue­go en el AZ Alk­maar ho­lan­dés, lla­ma­ron la aten­ción de Jur­gen Klins­mann, se­lec­cio­na­dor es­ta­dou­ni­den­se, que con­ven­ció al mu­cha­cho de apos­tar por su na­cio­na­li­dad de ori­gen.

Co­mo quien di­ce, Klins­mann lo em­bar­có.

La po­si­bi­li­dad de ju­gar un Mun­dial en el fu­tu­ro fue de­ter­mi­nan­te pa­ra que el ju­ga­dor se de­ci­die­ra por el com­bi­na­do ame­ri­cano, pre­sen­te de for­ma inin­te­rrum­pi­da en los Mun­dia­les de fút­bol des­de Ita­lia 1990.

Des­de su debut, en agos­to de 2013, Johanns­son ha dispu­tado ya 19 par­ti­dos in­ter­na­cio­na­les con su se­lec­ción, mar­can­do 4 go­les, pe­ro ha si­do­par­tí­ci­pe tam­bién del his­tó­ri­co fra­ca­so de que­dar­se fue­ra del Mun­dial 2018. En cam­bio, la se­lec­ción is­lan­de­sa no ha pa­ra­do de cre­cer en ese mis­mo pe­rio­do. En 2016 dis­pu­tó su pri­me­ra Eu­ro­co­pa, al­can­zan­do los cuar­tos de fi­nal, y la se­ma­na pa­sa­da cer­ti­fi­ca­ba su pri­me­ra cla­si­fi­ca­ción mun­dia­lis­ta tras aca­bar pri­me­ra en un gru­po con Croa­cia, Ucra­nia o Tur­quía, en­tre otras. “Cuan­do sur­gió la po­si­bi­li­dad de que Aron ju­ga­ra pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, la gen­te de Is­lan­dia se reía”, ase­gu­ró un periodista en el 2014. Sin em­bar­go, tras acep­tar, en el país se le acu­só de dar­le la es­pal­da a una na­ción en­te­ra, el país en el que cre­ció, por di­ne­ro. Un trai­dor. “Mis opor­tu­ni­da­des de cla­si­fi­car pa­ra un Mun­dial se­rán mu­cho ma­yo­res con Es­ta­dos Uni­dos”, va­ti­ci­nó el de­lan­te­ro. Cua­tro años des­pués se per­dió la ges­ta en la Eu­ro­co­pa y ve­rá el Mun­dial de Ru­sia des­de el si­llón. De­be­rá es­pe­rar cua­tro años pa­ra ir a Ca­tar 2022, Mun­dial al que asis­ti­rán ca­si to­dos los equi­pos del pla­ne­ta.

NEWS NY DAILY

Mien­tras sus ami­gos jue­gan, Aron se ti­ra­rá el Mun­dial por te­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.