Des­de sol

La Teja - - Desde Sol - To­kio, Japón Cho­rrea

go­tas de su­dor, mien­tras ten­sa los múscu­los del bra­zo y las ve­nas del cue­llo pa­re­cen que se le van a es­ta­llar, así es co­mo Sa­to­ko Ya­ma­nou­chi, de 56 años, li­be­ra to­da su energía en el cam­peo­na­to ja­po­nés de fi­si­co­cul­tu­ris­mo, que ha­ce po­co reunió a 34 mu­je­res, ca­si to­das ma­yo­res de 50.

Pe­se a su es­fuer­zo, la má­xi­ma fi­gu­ra del fi­si­co­cul­tu­ris­mo ja­po­nés fe­me­nino per­dió su tí­tu­lo de campeona y eso la tie­ne agüe­va­da.

“He es­ta­do pa­té­ti­ca, una me­da­lla de pla­ta no va­le na­da pa­ra mí. Sim­ple­men­te sig­ni­fi­ca que he si­do la me­jor de las per­de­do­res”, di­ce Sa­to­ko, ex­cam­peo­na (de 1,58 me­tros de al­tu­ra y 50 kg de pe­so).

Ya­ma­nou­chi cree que con­tri­bu­ye a rom­per los es­te­reo­ti­pos se­xua­les en un país ob­se­sio­na­do por to­do lo lin­do (“ka­waii”).

“Cuan­do les di­go a las per­so­nas que soy fi­si­co­cul­tu­ris­ta, les da un po­co de mie­do. Al prin­ci­pio a mi ma­ri­do no le gus­tó na­da que po­sa­ra en bi­ki­ni de­lan­te de pú­bli­co”, ex­pli­có Ya­ma­nou­chi, que vol­vió a prac­ti­car de­por­te al fi­nal de­los cua­ren­te­na­pa­ra­man­te­ner la for­ma.

En Japón, el fi­si­co­cul­tu­ris­mo lo prac­ti­can prin­ci­pal­men­te mu­je­res en­tre los 40 y 50 años.

“Quie­ro ser be­lla y man­te­ner mi fe­mi­ni­dad. No me sien­to co­mo una ama de ca­sa”, son­ríe.

El número de fi­si­co­cul­tu­ris­tas afi­lia­dos a la fe­de­ra­ción ja­po­ne­sa se ha du­pli­ca­do en los úl­ti­mos seis años pa­ra al­can­zar ca­si tres mil per­so­nas, de las que el 10% son mu­je­res.

Va­rias dis­ci­pli­nas del fi­si­co­cul­tu­ris­mo han vis­to la luz, co­mo el "fit­ness en bi­ki­ni", que ha con­ver­ti­do a Yu­ri Ya­sui en mo­de­lo de por­ta­das de re­vis­tas.

Do­ble campeona de Japón, es­ta mu­jer de 33 años ha si­do “con­ta­mi­na­da” por el vi­rus del en­tre­na­mien­to in­ten­so, pe­se a que al prin­ci­pio so­lo bus­ca­ba per­der pe­so.

“Cuan­do co­men­cé a en­tre­nar­me se­ria­men­te, mis pa­dres es­ta­ban ra­di­cal­men­te en contra, al igual que mis ami­gos”, ad­mi­tió Ya­sui, una em­plea­da ban­ca­ria en Na­go­ya, que ga­nó su pri­mer tí­tu­lo na­cio­nal 10 me­ses des­pués de em­pe­zar a com­pe­tir.

Ya­sui co­me car­ne de ca­ba­llo dos ve­ces al día pa­ra li­mi­tar la gra­sa cor­po­ral y es­cul­pe su cuer­po si­guien­do a un ícono del fe­mi­nis­mo grin­go.

"Des­de mi épo­ca de la universidad, ado­ro a la Mu­jer Ma­ra­vi­lla). Que­ría ese cuer­po de cin­tu­ra es­tre­cha, gran­des pe­chos y nal­gas re­don­dea­das", afir­mó.

AFP AFP

Las ni­po­nas es­tán en­can­ta­das con es­te de­por­te. Las mu­je­res de Japón quie­ren bo­rrar la idea de que es­te de­por­te es co­sa de hom­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.