Na­vi­dad ma­nos arriba

LA­DRO­NES SE CON­FIE­SAN

La Teja - - Portada - RO­CÍO SANDÍ ro­cio.san­di@la­te­ja.cr

Dos hom­bres, un ti­co y un do­mi­ni­cano, se me­tie­ron a ro­bar a un mi­ni­sú­per de De­sam­pa­ra­dos por­que, se­gún le con­fe­sa­ron a la Po­li­cía, es­tán lim­pie­ci­ti­cos, sin un cin­co pa­ra ha­cer­le fren­te a la Na­vi­dad y com­prar los re­ga­los de sus hi­jos.

Es­to nos lo con­fir­mó Erick Cal­de­rón, di­rec­tor re­gio­nal de la Fuer­za Pú­bli­ca de San Jo­sé y quien con­ver­só con los ma­lean­tes unos 30 mi­nu­tos (por­que el gol­pe que que­rían dar les sa­lió mal y los aga­rra­ron). Ha­blan­do cal­zón qui­ta­do los dos le di­je­ron a Cal­de­rón que es­ta­ban des­em­plea­dos y que por eso to­ma­ron la de­ci­sión de ro­bar en el sú­per.

El in­ten­to de ro­bo se dio es­te sá­ba­do 11 de­no­viem­bre a eso de las 9 de la no­che en el sú­per Me­li­ta, en Ca­lle Fa­llas de De­sam­pa­ra­dos, 300 me­tros al es­te del Co­le­gio de Con­ta­do­res.

Los ma­lean­tes, am­bos de 21 años, lle­ga­ro­nal lo­cal con pis­to­las y ame­na­za­ron a una pa­re­ja de orien­ta­les que aten­día.

“Le ama­rra­ron al hom­bre las ma­nos con cinta ad­he­si­va y a la mu­jer la lle­va­ron al se­gun­do pi­so del co­mer­cio, que es don­de los orien­ta­les tie­nen la ca­sa. La lle­va­ron ahí con el fin de ro­bar jo­yas, di­ne­ro y otras per­te­nen­cias”, ex­pli­có Cal­de­rón.

Has­ta ese mo­men­to to­do les iba sa­lien­do co­mo es­pe­ra­ban, pe­ro to­do cam­bió de pron­to.

Bi­cho pier­de la vi­da al in­ten­tar es­ca­par de la po­li­cía

“Un ve­cino se dio cuen­ta de lo que es­ta­ba pa­san­do y nos avi­só. Cuan­do lle­ga­mos sor­pren­di­mos a los de­lin­cuen­tes den­tro del lu­gar. Te­nían lis­tos tres bol­sos en los que ha­bía mi­llón y me­dio de co­lo­nes en efec­ti­vo, una compu­tado­ra, sie­te rue­das de ci­ga­rros y cier­ta can­ti­dad de dó- la­res”, agre­gó el je­fe po­li­cial.

Los ofi­cia­les les de­co­mi­sa­ron a los sos­pe­cho­sos una pis­to­la ca­li­bre 9 mi­lí­me­tros (que an­da­ba el do­mi­ni­cano) y un re­vól­ver ca­li­bre 38 que an­da­ba el ti­co. Can­ta­ron sin gui­ta­rra. Erick Cal­de­rón es cri­mi­nó­lo­go ade­más de po­li­cía. De­bi­do a eso ca­da vez que pue­de ha­bla con los de­lin­cuen­tes por­que le in­tere­sa en­ten­der qué los lle­va a co­me­ter los de­li­tos.

En es­ta oca­sión los bi­chos se abrie­ron con el uni­for­ma­do y le di­je­ron que la de­ses­pe­ra­ción que sen­tían por no te­ner tra­ba­jo los lle­vó a co­me­ter el de­li­to.

“El do­mi­ni­cano tie­ne diez años de vi­vir en Cos­ta Ri­ca y me di­jo­que­tra­ba­jó un­tiem­poen cons­truc­ción y des­pués en un cen­tro de lla­ma­das en in­glés por­que do­mi­na ese idio­ma, pe­ro lue­go que­dó des­em­plea­do. La his­to­ria del ti­co es pa­re­ci­da, él tam­bién es­tá sin tra­ba­jo y por eso acep­tó ir con el do­mi­ni­cano a ro­bar.

“Ellos di­cen te­ner hi­jos y no tie­nen con qué com­prar co­mi­da y me­nos com­prar­les re­ga­los en Na­vi­dad. El ex­tran­je­ro con­tó que tie­ne una be­bé de dos me­ses y que por eso ne­ce­si­ta­ba la pla­ta, pa­ra com­prar­le las co­sas que ella ne­ce­si­ta”.

Lue­go de ha- blar con los­hom­bres, Cal­de­rón or­de­nó que los lle­va­ran a los Tri­bu­na­les de Fla­gran­cia de San­Jo­sé pa­ra queha­gan­fren­te al de­li­to que cometieron. El ofi­cial apro­ve­chó pa­ra ha­cer un lla­ma­do a la po­bla­ción a que cui­den sus agui­nal­dos y sus co­mer­cios. “A fi­nal de año es cuan­do más pla­ta an­da en la ca­lle y los la­dro­nes tam­bién sa­len a bus­car­la. Las per­so­nas de­ben cui­dar sus per­te­nen­cias cuan­do sa­len de ca­sa y las vi­vien­das cuan­do se van de va­ca­cio­nes o sa­len a pa­sear. Los co­mer­cian­tes de­ben in­ten­si­fi­car las me­di­das de pre­ven­ción pa­ra evi­tar ser víc­ti­mas del ham­pa”, di­jo.

Mu­chas gra­cias. La pa­re­ja de orien­ta­les que aten­día el sú­per se mos­tró muy agra­de­ci­da con los ofi­cia­les que de­tu­vie­ron a los dos hom­bres e im­pi­die­ron que se lle­va­ran la pla­ta y las per­te­nen­cias. “Es­ta no es la pri­me­ra vez que tra­tan de asal­tar es­te lo­cal co­mer­cial; ha­ce unos dos me­ses dos hom­bres se me­tie­ron a ro­bar y en esa oca­sión los ofi­cia­les de la Fuer­za Pú­bli­ca tam­bién lle­ga­ron a tiempo. “(Aque­lla vez) uno de los ma­lean­tes tra­tó de es­ca­par por el te­cho y fue ba­lea­do por los po­li­cías, la­men­ta­ble­men­te fa­lle­ció”, re­cor­dó Cal­de­rón.

Di­cen te­ner hi­jos y no tie­nen con qué com­prar co­mi­da y me­nos re­ga­los en Na­vi­dad”. ERICK CAL­DE­RÓN JE­FE PO­LI­CIAL

RAFAEL MU­RI­LLO.

El 22 de se­tiem­bre, los ofi­cia­les de la Fuer­za Pú­bli­ca dis­pa­ra­ron a un la­drón que tra­tó de atra­car el mis­mo co­mer­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.