Eso sí es ser po­li­cía

OFI­CIA­LES LLE­VA­RON CO­MI­DA, RO­PA Y JU­GUE­TES A FA­MI­LIA EN PURRAL

La Teja - - Sucesos - RO­CÍO SANDÍ ro­cio.san­di@la­te­ja.cr

A un gru­po de ofi­cia­les les dio un do­lor en el co­ra­zón al leer una no­ta de La Te­ja en la que con­tá­ba­mos que Ha­zel Ma­dri­gal ofre­cía los ju­gue­tes de sus hi­jas a cam­bio de co­mi­da o le­che por­que pa­san una du­ra si­tua­ción eco­nó­mi­ca.

Ro­nald Ma­sís, je­fe po­li­cial de Goi­coe­chea, fue uno de los pri­me­ros ofi­cia­les en leer la pu­bli­ca­ción y de­ci­dió ha­cer al­go pa­ra ali­viar la an­gus­tia que vi­ve la fa­mi­lia, ve­ci­na de Purral.

“Me pu­se de acuer­do con va­rios ofi­cia­les que que­rían co­la­bo­rar y tam­bién con ve­ci­nos de ba­rrios or­ga­ni­za­dos y re­co­gi­mos ro­pa, co­mi­da y ju­gue­tes pa­ra lle­var a la fa­mi­lia de do­ña Ha­zel. El jue­ves de la se­ma­na pa­sa­da se lo fui­mos a en­tre­gar.

“Si­gue lle­gan­do ayuda pa­ra ellos, en­ton­ces lo más pro­ba­ble es que ha­ga­mos una se­gun­da en­tre­ga de ali­men­tos, que es lo que nos han es­ta­do dan­do es­tos úl­ti­mos días”, di­jo el ofi­cial.

El je­fe po­li­cial se­ña­ló que tam- bién es­tán tra­tan­do de coor­di­nar con la Mu­ni­ci­pa­li­dad pa­ra que en­víen un ca­mión que jun­te una ba­su­ra que es­tá en la ca­sa de Ha­zel.

“Ha­ce un tiempo do­ña Ha­zel y el es­po­so se ga­na­ban la vi­da re­co­gien­do cha­ta­rra y por eso tie­nen mu­cha ba­su­ra en la ca­sa, lo que sig­ni­fi­ca un gran ries­go pa­ra los ni­ños que vi­ven con ellos. Por eso es­ta­mos tra­tan­do de re­sol­ver tam­bién ese pro­ble­ma”, agre­gó .

Por su par­te Ma­dri­gal, de 27 años, di­jo que se sien­te muy agra­de­ci­da por el ges­to de los po­lis.

“Yo le pi­do a Dios que los ben­di­ga a ellos y a las per­so­nas que nos do­na­ron co­sas, de ver­dad nos ayu­da­ron mu­cho", di­jo.

“En es­tos días mi es­po­so y yo he­mos es­ta­do usan­do la mo­to de un ve­cino. Al­gu­nos días pa­ra ir a la­var ca­rros, que es co­mo no­so­tros nos ga­na­mos­la vi­da. Nohe­mos­po­di­do re­cu­pe­rar la mo­to que nos ha­bía de­co­mi­sa­do la Po­li­cía por­que nos piden ¢250 mil y aho­ri­ta no te­ne­mos esa pla­ta”, di­jo.

Quie­re fe­liz Na­vi­dad.

Ha­zel vi­ve con sus hi­jas y su es­po­so.

Una de las ni­ñas es­tá a pun­to de cum­plir 8 añi­tos y la me­nor tie­ne tres.

“La chi­qui­ta que va a cum­plir años el 25 de no­viem­bre me di­ce que quie­re que le com­pre un que­qui­to, yo le di­go que va­mo­sa ha­cer to­do lo po­si­ble, pe­ro no le pue­do pro­me­ter na­da”, di­jo Ha­zel.

“Aho­ra que se acer­ca la Na­vi­dad mis hi­jas ven co­sas en la te­le y di­cen que se lo van a pe­dir al Ni­ño y yo me sien­to tan mal por­que con cos­tos sa­ca­mos pa­ra co­mer. Ya tam­bién es­toy pen­san­do en la en­tra­da a cla­ses, los cua­der­nos, los uni­for­mes y to­do eso que pe­ga tan du­ro”, di­jo la preo­cu­pa­da ma­má.

Ha­zel co­men­ta que ella lo que qui­sie­ra pe­dir pa­ra Na­vi­dad es una mo­to pa­ra ir a to­do la­do a tra­ba­jar.

“Mies­po­so y yo­va­mo­sHe­re­dia, a Ti­bás, Co­ro­na­do, Mo­ra­via, Gua- da­lu­pe y don­de po­da­mos, pe­ro sin la mo­to es muy di­fí­cil por­que te­ne­mos que an­dar ja­lan­do la man­gue­ra, los ta­rros, la as­pi­ra­do­ra­yo­tros pro­duc­tos de lim­pie­za y si an­da­mos en bus no po­de­mos lle­gar a tiempo a los lu­ga­res a los que lla­man”, con­tó.

La pul­sea­do­ra di­ce que espera que pron­to pue­da su­pe­rar es­ta ra­cha tan ma­la pa­ra po­der vi­vir con más tran­qui­li­dad.

MSP.

La fa­mi­lia ne­ce­si­ta­da re­ci­bió la ayuda con mu­cha ale­gría.

FOTO DE FA­CE­BOOK.

La mu­jer pu­so a la ven­ta los ju­gue­tes de las hi­jas en in­ter­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.