Can­te a co­bra­do­res de­pea­je

AU­TO­RI­DA­DES MAN­TEN­DRÁN MÁS OFI­CIA­LES EN LA UNIÓN DE CAR­TA­GO

La Teja - - Sucesos - ALE­JAN­DRA PORTUGUEZ MO­RA­LES ale­jan­dra.portuguez@la­te­ja.cr Más­de­cer­ca.

Du­ran­te es­ta se­ma­na la Fuer­za Pú­bli­ca de Car­ta­go re­par­ti­rá vo­lan­tes en La Unión y en zo­nas cer­ca­nas pa­ra re­cor­dar­le a la gen­te que na­die de­be pa­gar ‘pea­je’ a los de­lin­cuen­tes pa­ra mo­ver­se con li­ber­tad por un ba­rrio.

Así lo con­fir­mó En­ri­que Arguedas, di­rec­tor de laPo­li­cía en Car­ta­go, lue­go del ase­si­na­to de Flo­rMa­ye­la An­gu­lo Ro­sa­les, de 27 años, ocu­rri­do la ma­dru­ga­da de es­te sá­ba­do en San Vi­cen­te Arriba de La Unión.

El OIJ in­for­mó que des­de ha­ce un tiempo re­ci­bió in­for­ma­ción de una ban­da de la zo­na que se apro­ve­cha de la vul­ne­ra­bi­li­dad de los lu­ga­re­ños pa­ra co­brar­les. Si no lo ha­cen los ame­na­zan.

De acuer­do con las au­to­ri­da­des, ho­ras an­tes del ata­que del sá­ba­do, Ro­sa es­tu­vo com­par­tien­do con va­rias per­so­nas, en­tre ellos un me­cá­ni­co de ape­lli­do Bo­la­ños, quien en apa­rien­cia era su no­vio. El hom­bre iba a de­jar a An­gu­lo a la ca­sa y les fal­ta­ba po­co pa­ra lle­gar cuan­do dos hom­bres en mo­to se les acer­ca­ron y co­men­za­ron a dis­pa­rar.

Los ti­ros en­tra­ron por la ven­ta­na del con­duc­tor, pe­ro Bo­la­ños lo­gró aga­char­se y las ba­las no lo to­ca­ron; sin em­bar­go, la jo­ven no to­pó con la mis­ma suer­te y fue im­pac­ta­da por una de las ba­las, que le dio en el ojo de­re­cho, qui­tán­do­le la vi­da en el lu­gar.

La Po­li­cía se­ña­ló que has­ta el mo­men­to no hay de­te­ni­dos, pe­ro re­for­za­rán los pa­tru­lla­jes pa­ra lle­var paz a los ve­ci­nos.

“Lo ma­lo es que la gen­te por mie­do no de­nun­cia, en­ton­ces cuan­do es­tas per­so­nas (ma­lean­tes) ven una­pa­tru­lla cer­ca se­van, pe­ro lue­go re­gre­san, por eso es ne­ce­sa­rio ha­cer las de­nun­cias a la lí­nea con­fi­den­cial del OIJ”, ex­pre­só Arguedas.

El OIJ in­for­mó que ni la mu­cha­cha ase­si­na­da ni el acom­pa­ñan­te te­nían an­te­ce­den­tes. El so­bre­vi­vien­te del ata­que es un re­co­no­ci­do me­cá­ni­co. La mu­jer de­ja dos hi­jos me­no­res de edad.

KEYNA CAL­DE­RÓN / AR­CHI­VO

La pa­re­ja iba el sá­ba­do en ca­rro cuan­do fue se­gui­da y ba­lea­da por los de­lin­cuen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.