GRIN­GA SE APUN­TÓ A LA FE­LI­CI­DAD

JANNET GIBBY GA­NÓ UN CON­CUR­SO PA­RA VI­SI­TAR COS­TA RI­CA Y QUE­DÓ CO­MO LO­CA

La Teja - - Nacionales - FRAN­KLIN ARROYO fran­klin.arroyo@la­te­ja.cr

Jannet Gibby Cos­ta Ri­ca es el país más fe­liz del mun­do y el más di­ver­ti­do por sus pá­ja­ros de co­lo­res, las aguas ter­ma­les, las pues­tas del sol, los pe­re­zo­sos, los mo­nos, las va­qui­tas, la pla­yi­ta y la mon­ta­ña. La­cau­ti­va­ron­los ma­du­ros con azú­car, el pin­to, los ca­sa­dos, la pes­ca y las ca­ta­ra­tas.

Ella fue la ga­na­do­ra de un con­cur­so rea­li­za­do por la agen­cia de via­jes Cos­ta Ri­can Va­ca­tions y el pre­mio era que pa­ra dos per­so­nas se die­ran el gus­ta­zo en Cos­ta Ri­ca, con to­do pa­go.

Gibby se hi­zo acom­pa­ñar de su her­ma­na Don­na Cook, pues su ma­ri­do, quien la no­mi­nó, se que­dó cui­dan­do a la hi­ja de am­bos, Ken­zi, de 21 años; quien tie­ne pa­rá­li­sis ce­re­bral.

Gibby es­tá con­ven­ci­da de que Cos­ta Ri­ca es el país más fe­liz del mun­do, pues le or­ga­ni­za­ron un tour que la de­jó co­mo lo­ca con tan­ta aven­tu­ra, pai­sa­je, flo­ra y fau­na que pu­do apre­ciar.

“De­fi­ni­ti­va­men­te, tie­nen el país más fe­liz del mun­do y más lin­do del mun­do. Es­tán ben­de­ci­dos por las flo­res de co­lo­res tan lin­das que tie­nen, hay mu­chos ár­bo­les y vi­da sal­va­je y uno pue­de ver mu­cho mo­vién­do­se de una re­gión a otra pa­ra re­la­jar­se”, ex­pre­só Gibby.

La es­ta­dou­ni­den­se vi­si­tó di­fe­ren­tes re­gio­nes con am­bien­tes va­ria­dos y que­dó sor­pren­di­da de que en dis­tan­cias tan cor­tas ha­ya tan­ta va­rie­dad de co­sas.

Vi­si­tó una zo­na lle­na de ve­ge­ta­ción en San Ra­món, La For­tu­na de San Car­los con su im­po­nen­te vol­cán Are­nal, las aguas ter­ma­les y un tour por pla­yas de Gua­na­cas­te.

“San Ra­món me gus­tó mu­cho. Ca­mi­na­mos por un bos­que y vi­si­ta­mos una ca­pi­lli­ta muy lin­da en una zo­na bos­co­sa que man­dó a ha­cer un ex­pre­si­den­te (Ro­dri­go Ca­ra­zo) pa­ra su es­po­sa y fue re­la­jan­te. Vi­mos ani­ma­les y flo­res de mu­chos co­lo­res”, ex­pre­só Gibby, quien ase­gu­ra que vol­ve­rá al país con su es­po­so Mi­ke y su hi­ja.

EnLa For­tu­na, Gibby que­dó co­mo lo­ca con las aguas ter­ma­les, el Are­nal y el can­yo­ning (ba­jar ca­ta­ra­tas su­je­ta­da a ar­ne­ses).

“Me cos­tó, pe­ro me gus­tó mu­cho. Fue al­go muy aven­tu­re­ro, lle- no de adre­na­li­na, co­sas que nun­ca ha­bía he­cho an­tes”.

Gibby es tri­pu­lan­te de avia­ción y co­no­ce mu­chos paí­ses, pe­ro en plan de pa­sear han si­do po­cas las opor­tu­ni­da­des que ha te­ni­do.

Inol­vi­da­ble. En pla­yas del Coco al­mor­za­ron en la pla­ya, pes­ca­ron e hi­cie­ron surf de re­mo y ter­mi­na­ron de con­ven­cer­se de que en Ti­co­lan­dia hay mu­cho qué ha­cer.

“Vi­mos unas pues­tas de sol es­pec­ta­cu­la­res y, ade­más, los ti­cos son muy amis­to­sos. Les gus­ta com­par­tir la in­for­ma­ción del país y ayu­dar, uno ve que es­tán or­gu­llo- sos de ser cos­ta­rri­cen­ses. Es gen­te ate­rri­za­da (no arro­gan­tes)”, di­jo.

Tam­bién di­jo que los ti­cos co­men de­ma­sia­do arroz y fri­jo­les y que­dó bo­quia­bier­ta de eso.

“Sí me gus­tó, pe­ro si es­tu­vie­ra en ca­sa se­gu­ro no lo ha­ría tan­to, no se­ría to­dos los días ni en to­das las comidas”.

En cam­bio, que­dó fas­ci­na­da con el ma­du­ro con azú­car, una ex­qui­si­tez se­gún ella, que ca­da vez que po­día, co­mía.

“Me gus­ta­ron mu­cho tam­bién las fru­tas, co­mo la pa­pa­ya y la pi­ña que siem­pre es­tá fres­qui­ta y ju­go­sa. Muy sa­bro­sa”.

El surf de re­mo fue de las ac­ti­vi­da­des fa­vo­ri­tas de la grin­ga en nues­tro país.

COR­TE­SÍA DE COS­TA RI­CAN VA­CA­TIONS FOTO S

Jannet dis­fru­tó a lo gran­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.