Bai­le opa­có el so­co­llón

EN DAN­CING MÁS DE UNO NI SIN­TIÓ EL TEMBLOR

La Teja - - Al Chile - Erick.qui­ros@la­te­ja.cr A Yes­se­nia Pe­gó­ca­rre­ra.

Re­yes le to­có ser la úl­ti­ma de las cin­co bai­la­ri­nas que se me­nea­ron al la­do del juez Da­vid Martínez, es­te do­min­go, y pen­só que la gen­te es­ta­ba tan in­yec­ta­da con la pre­sen­ta­ción que por eso se le­van­ta­ban de sus asien­tos.

De dar­se cuen­ta de que es­ta­ba tem­blan­do, hu­bie­ra sa­li­do co­mo al­ma que lle­va el dia­blo, por­que le tie­ne pa­vor a los so­co­llo­nes.

“Yo vi­ví un te­rre­mo­to de­vas­ta­dor en mi país (2001 en El Sal­va­dor) cuan­do te­nía 13 años y re­cuer­do que en un mo­men­to ce­rré los ojos y cuan­do los abrí ya no ha­bía na­da. Por eso me que­dó un trau­ma con los tem­blo­res. Es­ta vez no me di cuen­ta has­ta que Rán­dall ( Var­gas) di­jo que ha­bía tem­bla­do. Yo me asus­té mu­cho, por­que lle­gué a pen­sar que les es­ta­ba gus­tan­do mu­chí- si­mo la pre­sen­ta­ción”, di­jo la sal­va­do­re­ña.

Al que sí se le pa­ró el co­pe­te fue a Víc­tor Car­va­jal, quien no les tie­ne mie­do, pero sí se preo­cu­pó por su pa­re­ja, Jo­sé Acu­ña, quien es­ta­ba en el pú­bli­co.

“Yo es­ta­ba afue­ra co­mién­do­me un cho­co­la­te y ha­blan­do con el guar­da y de re­pen­te sen­tí que se mo­vía to­do, cuan­do vi que el asun­to era fuer­te sa­lí co­rrien­do a bus­car a Jo­sé, por­que él an­da con an­da­de­ra y co­mo la gen­te sa­le co­mo lo­ca, pen­sé que lo iban de­jar ahí ti­ra­do”, nos con­tó.

Por suer­te pa­ra am­bos no fue así, ya que mu­chos de los que es­ta­ban en el es­tu­dio Mar­co Pi­ca­do du­ran­te el pro­gra­ma, ni se die­ron cuen­ta o lo sin­tie­ron ya cuan­do el so­co­llón iba ter­mi­nan­do, por lo que no dio tiempo de asus­tar­se o en­trar en pá­ni­co.

ADRIÁN SO­TO.

Yes­se­nia (cen­tro) bai­la­ba con Da­vid y sus cua­tro com­pa­ñe­ras cuan­do se vino el me­neón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.