Ri­dícu­lo pa­seo por Eu­ro­pa

La Teja - - Portada - AN­DRÉS MO­RA an­dres.mo­ra@la­te­ja.cr

¡Qué Dios nos aga­rre con­fe­sa­dos con es­ta se­lec­ción!

La Tri­co­lor vol­vió a per­der (1-0), aho­ra, an­te Hun­gría y gol­peó la ilu­sión de los ti­cos de ca­ra al Mun­dial de Ru­sia, pa­ra el que fal­ta ca­da vez me­nos y la Se­le le fal­ta ca­da vez más.

A Ós­car Ra­mí­rez le que­dan 213 días (sie­te me­ses) has­ta el arran­que del tor­neo en sue­lo ru­so pa­ra co­rre­gir to­do lo que se hi­zo mal an­te Es­pa­ña, el sá­ba­do pa­sa­do (que fue mu­cho) y es­te mar­tes an­te los hún­ga­ros, quie­nes ga­na­ron por un gol por­que sim­ple­men­te no son Es­pa­ña, pe­ro pu­die­ron ha­ber me­ti­do más.

Con­tra la re­pre­sen­ta­ción ibé­ri­ca hu­bo la­men­tos, pe­ro to­dos sa­be­mos que es la to­do­po­de­ro­sa y una de las can­di­da­tas a que­dar cam­peo­na del mun­do; pe­ro an­te Hun­gría la co­sa de­bía ser di­fe­ren­te. Es una re­pre­sen­ta­ción que ni fu ni fa en Eu­ro­pa y ni si­quie­ra irá al Mun­dial.

Du­das y deu­das. La Se­le ce­rró el año con mu­chas du­das y deu­das y aho­ra so­lo que­da es­pe­rar el sor­teo mun­dia­lis­ta (1 de di­ciem­bre) pa­ra ver si la suer­te si­gue hu­yén­do­le a Cos­ta Ri­ca o se vuel­ve de nues­tro la­do.

De lo po­qui­to que se pue­de res­ca­tar de es­te se­gun­do amis­to­so en el Vie­jo Con­ti­nen­te es que Os­val­do Ro­drí­guez se pu­do mos­trar y que por fin apa­re­ció Leo­nel Mo­rei­ra en el mar­co. Am­bos tu­vie­ron una ac­tua­ción acep­ta­ble en me­dio de un equi­po, el ti­co, que no com­pu­so na­da.

Ni un plei­to fue ca­paz la Se­le de ar­mar en es­ta gi­ra.

Cos­ta Ri­ca no apro­ve­chó que la se­lec­ción hún­ga­ra tu­vo que cam­biar su plan­tea­mien­to ape­nas a los 10 mi­nu­tos de jue­go pues en una ju­ga­da en el área ti­ca, Vi­ní­cius Pau­lo y Nagy Dá­niel cho­ca­ron en­tre sí y se le­sio­na­ron. Am­bos sa­lie­ron de in­me­dia­to de cam­bio.

Hun­gría no fue un de­rro­che de vir­tu­des pe­ro pu­do ha­ber gol­pea­do en la pri­me­ra par­te, al mi­nu­to 37, cuan­do Ugrai Ro­land co­bró un ti­ro li­bre fren­te al área. Na­die sa­be aún si aque­llo fue re­ma­te o pa­se, pe­ro la co­sa es que le lle­gó di­rec­to a Ni­ko­lics Ne­man­ja, que con la pier­na de­re­cha le cam­bió la di­rec­ción a la pe­co­sa mien­tras Mo­rei­ra ni las ce­jas mo­vió.

Se po­nía más cues­ta arri­ba el jue­go pa­ra el Ma­cho por­que se ce­rra­ron más los lo­ca­les.

Da­niel Co­lin­dres apa­re­ció muy po­co y se vol­vió a ra­ti­fi­car que Os-

car Duar­te ne­ce­si­ta ju­gar mu­cho (mu­chí­si­mo) pa­ra re­cu­pe­rar su ni­vel. Es­tu­vo muy flo­jo en es­tos dos par­ti­dos, aun­que pa­re­ce más cul­pa del que lo pu­so que de él por­que te­nía ca­si ocho­me­ses sin ju­gar elEs­pan­yol de­bi­do a una le­sión.

Reacción nu­la. La reacción de la Se­le prác­ti­ca­men­te no se dio, aun­que se su­po­nía que iba a ser más ofen­si­va por ir aba­jo en el mar­ca­dor.

Más­bien al 49 Cos­ta Ri­ca se­vol­vió a salvar cuan­do Ro­land cru­zó la frá­gil de­fen­sa pe­ro pa­teó muy sua­ve por­que iba ca­yén­do­se y la bo­la le lle­gó co­mo un con­fi­ti­co a Leo.

La ju­ga­da más pe­li­gro­sa de los ti­cos lle­gó al mi­nu­to 71 por in­ter­me­dio de Br­yan Ovie­do, quien en­tró a ju­gar por Cris­tian Gam­boa.

Ovie­do se tu­vo fe y co­rrió en dia­go­nal fren­te al área, se aco­mo­dó la pe­co­sa en la zur­da y man­dó el pa­ta­dón di­rec­to a mar­co, pe­ro con tan ma­la suer­te que ape­ni­tas y la lle­gó a des­viar el portero Di­busz Dé­nes.

Al cie­rre Hun­gría qui­so apro­ve­char al­gu­nos es­pa­cios que de­jó el equi­po tri­co­lor por ir­se al ata­que pe­ro Mo­rei­ra es­tu­vo siem­pre bien ubi­ca­do pa­ra re­sol­ver.

El gru­po se vol­ve­rá a re­unir en mar­zo del 2018, cuan­do se den las úl­ti­mas dos fe­chas FIFA pa­ra fo­guear­se an­tes del Mun­dial. Los ri­va­les se co­no­ce­rán des­pués del sor­teo de di­ciem­bre en Ru­sia.

Se­rá pe­dir­le al Ni­ñi­to Dios que le trai­ga sa­bi­du­ría al Machillo pa­ra que en­tien­da que es­tos par­ti­dos son pa­ra ajus­tar, afi­nar de­ta­lles, no pa­ra im­pro­vi­sar ni man­dar ju­ga­do­res al ma­ta­de­ro.

AFP

Os­val­do Ro­drí­guez se tu­vo con­fian­za y nun­ca se es­con­dió. Pa­ra no es­tar acos­tum­bra­do a ves­tir la che­ma de la Se­le lo hi­zo bien.

AFP

El ma­nu­do Ken­ner Gu­tié­rrez fue otro de los ra­li­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.