Vea la vi­da con ni­ti­dez y otro­co­lor

La Teja - - Sucesos - BE­LLA FLOR CAL­DE­RÓN flor.cal­de­ron@la­te­ja.cr Don Ge­rar­do Ra­mí­re­zÁl­va­rez EN ÓP­TI­CAS VI­SIÓN LE AYU­DAN A CO­RRE­GIR LA MIO­PÍA BE­LLA FLOR CAL­DE­RÓN flor.cal­de­ron@la­te­ja.cr Si tie­ne

le fa­vo­re­ció la suer­te es­te lu­nes con el pre­mio dia­rio de La Te­ja. Es­te ve­cino de San­ta Ana se de­jó ¢150.000 en una tar­je­ta de re­ga­lo y los otros ¢150.000 en una or­den de com­pra en Óp­ti­cas Vi­sión.

A sus 69 años a don Ge­rar­do le to­có po­ner­se en ma­nos de Dios y con la ayu­da de su es­po­sa, Mi­cae­la Fonseca, en­fren­tó gra­ves en­fer­me­da­des de las que ya va sa­lien­do ade­lan­te.

Su voz que­dó afec­ta­da por un cán­cer de gar­gan­ta y un de­rra­me que su­frió, así que con­ver­sa­mos con él con la ayu­da de su es­po­sa, que con­tó que ade­más de esos pa­de­ci­mien­tos tam­bién fue ope­ra­do del co­ra­zón.

“Él (Ge­rar­do) es­tu­vo muy ma­li­to y tu­vo que su­pe­rar va­rias en­fer­me­da­des, pe­ro lo bueno es que ya se es­tá re­cu­pe­ran­do y la gen­te di­ce que ca­da día se ve me­jor”, di­jo su es­po­sa. Am­bos con­fir­ma- ron que el se­ñor lee la te­ja des­de que sa­lió el pe­rió­di­co a la ven­ta y le gus­ta pa­ra man­te­ner­se in­for­ma­do. Don “Ge­rar” com­pra el dia­rio to­dos los días y no se pier­de na­da de las his­to­rias ni las pro­mo­cio­nes.

Es­ta­ba en la ca­sa cuan­do lo lla­ma­ron y jun­to a su es­po­sa se ale­gra­ron mu­cho de es­ta ayu­da que re­ci­ben gra­cias al sor­teo.

Ase­gu­ran que no le han con­ta­do a nin­gún fa­mi­liar de su bue­na for­tu­na y so­lo pien­san apro­ve­char el pre­mio en­tre ellos.

El pre­mio lo va a dis­fru­tar me­jo­ran­do la sa­lud de sus ojos con unos len­tes nue­vos en Óp­ti­cas Vi­sión, , que a am­bos ya les ha­cía fal­ta cam­biar, por­que los que tie­nen no les sir­ven pa­ra ver bien.

Aho­ra dis­fru­ta­rán más de la lec­tu­ra que es al­go que ha­cen to­dos los días.

Ase­gu­ra­ron que las in­for­ma­cio­nes los en­tre­tie­nen e in­for­man y que no pue­den pa­sar un so­lo día sin leer so­bre las no­ti­cias dia­rias, de­por­tes y las his­to­rias de las per­so­nas que co­mo ellos su­pe­raron las en­fer­me­da­des y sa­len ade­lan­te.

pro­ble­mas pa­ra ver las co­sas bien y le to­ca acer­car o ale­jar los li­bros pa­ra leer, es muy po­si­ble que pa­dez­ca de mio­pía. Pe­ro, ¿qué es la mio­pía?

Es un pro­ble­ma de la vis­ta que ha­ce di­fí­cil en­fo­car los ob­je­tos que es­tán le­jos. Esa dis­tan­cia que se ne­ce­si­ta apli­car pa­ra en­fo­car las co­sas y ver bien de­pen­de del gra­do de la mio­pía.

El ojo mio­pe sue­le ser más alar­ga­do que el ojo nor­mal y en­fo­ca la ima­gen por de­lan­te de la re­ti­na. Exis­ten dos ti­pos de mio­pía: la sim­ple que se es­ta­bi­li­za en torno a los 20 – 23 años.

La otra es la pro­gre­si­va que se es­ta­bi­li­za a una edad más avan­za­da. Lo más co­mún es que se desa­rro­lle en­tre los 10 y los 23 años, lo que no sig­ni­fi­ca que no pue­da apa­re­cer a cual­quier otra edad.

Tam­bién se pue­de dar por he­ren­cia, lo que ele­va­da la po­si­bi­li­dad de pa­de­cer­la.

Si sos­pe­cha de es­ta en­fer­me­dad to­me en cuen­ta que es po­si­ble que vea bo­rro­so al mi­rar ob­je­tos le­ja­nos.

Otros sín­to­mas que le pue­den dar una pis­ta de que tal vez pa­dez­ca de es­te mal son: do­lo­res de ca­be­za, fa­ti­ga ocu­lar o in­clu­so vi­sión do­ble.

Los mio­pes sue­len en­tre­ce­rrar los pár­pa­dos, ya que de esa ma­ne­ra lo­gran ver un po­co más ní­ti­do.

Pa­ra com­pen­sar el pro­ble­ma es ne­ce­sa­rio uti­li­zar an­te­ojos con len­tes cón­ca­vas, pe­ro no se preo­cu­pe, las tec­no­lo­gías de aho­ra brin­dan so­lu­cio­nes pa­ra que vea y se vea bien.

GN

Ge­rar­do Ra­mí­rez Álvarez se de­jó el pre­mio del lu­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.