¡Qué ani­ma­la­da!

•Se ex­tin­guen tra­ba­jos y atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas

La Teja - - Portada - Ka­ren Fer­nán­dez ka­ren.fer­nan­dez@la­te­ja.cr

El cam­bio en el re­gla­men­to del Mi­nis­te­rio de Am­bien­te y Energía (Minae) pa­ra el ma­ne­jo de si­tios de fau­na sil­ves­tre ha cau­sa­do el cie­rre de 100 ho­ga­res de ani­ma­li­tos y, se­gún la de­nun­cia del em­pre­sa­rio Da­vid Pa­tey, due­ño de Ponderosa Ad­ven­tu­re Park, po­drían ir por más.

En tre­men­da cri­sis, cuan­do es­ta­mos con el des­em­pleo has­ta el cue­llo y se pre­ten­de reac­ti­var el tu­ris­mo, se es­tán per­dien­do cen­tros de atrac­ción pa­ra los vi­si­tan­tes. ¡Qué ani­ma­la­da!

Da­vid Pa­tey es­tá co­mo agua pa­ra cho­co­la­te por­que no concibe có­mo el Minae pre­ten­de im­po­ner un re­gla­men­to que aca­ba­ría con la po­si­bi­li­dad de que los ti­cos po­da­mos co­no­cer es­pe­cies ani­ma­les afri­ca­nas que es­tán en pe­li­gro de ex­tin­ción en el mun­do y que acá en Ti­qui­cia, gra­cias a él, se ha lo­gra­do criar una pe­que­ña fa­mi­lia, co­mo en el ca­so de las ji­ra­fas, sien­do una for­ma de pro­te­ger­las.

Se­gún lo que le in­for­ma­ron en el Sis­te­ma Na­cio­nal de Áreas de Con­ser­va­ción (SINAC), le re­cuer­dan que la re­pro­duc­ción de ani­ma­les en un zoo­ló­gi­co no es per­mi­ti­da, por lo que no po­drá con­ti­nuar re­pro­du­cien­do los 300 ani­ma­les que vi­ven en Ponderosa.

Es de­cir, que de­be­rá cas­trar a los ani­ma­les que tie­ne ac­tual­men­te en el zoo­ló­gi­co o en­jau­lar­los pa­ra evi­tar que se apa­reen en­tre ellos y naz­can más ani­ma­li­tos.

Pa­tey tam­bién de­nun­ció que al con­sul­tar qué pa­sa­ría con los ani­ma­les si le cie­rran el ne­go­cio, la res­pues­ta re­ci­bi­da fue que el SINAC no tie­ne pre­su­pues­to pa­ra ha­cer­se car­go de ellos, por lo que de­be­rían ma­tar­los.

La Te­ja con­tac­tó a Ale­jan­dro Ma­sís, di­rec­tor re­gio­nal del Área de Con­ser­va­ción Gua­na­cas­te (ACG) pa­ra con­sul­tar­le al res­pec­to; sin em­bar­go, nos re­mi­tió al co­mu­ni­ca­do que subie­ron en la pá­gi­na del ACG y pe­se a que di­jo que en ca­so de du­da lo lla­má­ra­mos, no res­pon­dió lue­go la lla­ma­da. Se hi­zo el zo­rri­to.

“So­bre los co­men­ta­rios ex­pre­sa­dos por el re­pre­sen­tan­te del zoo­ló­gi­co con fi­nes co­mer­cia­les Ponderosa Ad­ven­tu­re Park, el se­ñor Da­vid Pa­tey, es im­por­tan­te des­ta­car en ese sen­ti­do que la nor­ma­ti­va ac­tual, en el nu­me­ral 116 de la Ley N°7317, es­ta­ble­ce san­cio­nes a quien, sin au­to­ri­za­ción del Sis­te­ma Na­cio­nal de Áreas de Con­ser­va­ción, su­mi­nis­tre ali­men­tos o sus­tan­cias no au­to­ri­za­das a la fau­na sil­ves­tre”, di­ce el co­mu­ni­ca­do.

Ig­no­ra­ron su­ge­ren­cias. Ro­dol­fo Var­gas, bió­lo­go re­gen­te del Re­fu­gio Ani­mal de Cos­ta Ri­ca y se­cre­ta­rio de la Aso­cia­ción Vi­ta-ex si­tu que reúne a los 25 cen­tros más gran­des del país que ma­ne­jan ani­ma­les sil­ves­tres, nos ex­pli­có que la aso­cia­ción des­de el 2016, cuan­do se co­men­zó a re­dac­tar di­cho re­gla­men­to, pre­sen­tó al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes.

“Pu­si­mos to­das las co­sas que nos pa­re­cían atro­ces y re­sul­ta que del bo­rra­dor al pu­bli­ca­do, no nos to­ma­ron ni una so­la su­ge­ren­cia, por lo que ele­va­mos el ca­so a la Sa­la IV que dic­tó tres ac­cio­nes de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad que aún no han si­do re­suel­tas”, ex­pli­có Var­gas.

La co­sa se ha­bía cal­ma­do por­que el ex­mi­nis­tro del Minae, Car­los Ma­nuel Ro­drí­guez, ha­bía di­cho que die­ran tiem­po a que la Sa­la IV re­sol­vie­ra, pe­ro des­de que anun­ció su re­nun­cia, en los úl­ti­mos cua­tro me­ses, se han ce­rra­do 100 re­fu­gios.

En­tre lo que sugirieron fue la re­pro­duc­ción en zoo­ló­gi­cos por­que hay es­pe­cies en pe­li­gro de ex­tin­ción, co­mo dan­tas y ja­gua­res.

“Téc­ni­ca­men­te, co­mo bió­lo­go, los ani­ma­les que na­cen en cau­ti­ve­rio, no de­be­rían ser con­si­de­ra­dos vi­da sil­ves­tre por­que de­pen­den 100% del ser hu­mano, pe­ro uno en vi­da li­bre es un ani­mal lis­to pa­ra so­bre­vi­vir, en es­te re­gla­men­to vie­nen con­tra­dic­cio­nes co­mo esas. Pa­ra ellos to­dos los ani­ma­les que es­tén en cau­ti­ve­rio que ten­gan una po­bla­ción en vi­da li­bre, son sil­ves­tres, eso in­clui­ría has­ta los ca­ba­llos”, ex­pli­có el bió­lo­go.

En el Re­fu­gio Ani­mal de Cos­ta Ri­ca tie­nen el per­mi­so vi­gen­te has­ta el 2021 y con él po­dían re­pro­du­cir es­pe­cies en pe­li­gro de ex­tin­ción, res­ca­tar, reha­bi­li­tar ani­ma­les sil­ves­tres y dar edu­ca­ción am­bien­tal, pe­ro en es­te mo­men­to les no­ti­fi­ca­ron que no pue­den res­ca­tar nin­gún ani­mal.

Var­gas ex­pli­có que en el ca­so del re­fu­gio, ellos res­ca­tan a 1500 ani­ma­les anua­les y un 60% de ellos son li­be­ra­dos. Ac­tual­men­te tie­nen 600 ani­ma­les a su cui­da­do.

“Lo que so­li­ci­ta­mos es la sus­pen­sión del re­gla­men­to has­ta que las ac­cio­nes de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad se re­suel­van y que en la me­sa de diá­lo­go pa­ra re­for­mar­lo se dé cuan­to an­tes por­que to­dos que­re­mos se­guir tra­ba­jan­do en pro de los ani­ma­les”, ex­pli­có Var­gas.

¿Y la reac­ti­va­ción?. Lo que lla­ma la aten­ción es que di­chos cie­rres se es­tán dan­do en mo­men­tos en que el país atra­vie­sa una de las peo­res cri­sis por des­em­pleo y cuan­do el Ins­ti­tu­to Cos­ta­rri­cen­se de Tu­ris­mo (ICT) in­vi­ta a pa­sear pa­ra tra­tar de reac­ti­var el sec­tor tu­rís­ti­co que ha si­do de los más gol­pea­dos por la pan­de­mia.

Con­sul­ta­mos al ICT, me­dian­te el de­par­ta­men­to de pren­sa, su po­si­ción, pe­ro nos in­di­ca­ron que ten­dría­mos que dar­les chan­ce has­ta es­te vier­nes pa­ra res­pon­der­nos.

Uno de los afec­ta­dos fue el ser­pen­ta­rio mó­vil, de Luis Fer­nan­do Morales, que da­ba tra­ba­jo a cin­co per­so­nas y que fue la pri­me­ra víc­ti­ma de es­te re­gla­men­to.

“A mí no me ce­rra­ron, pe­ro no me si­guie­ron dan­do las guías de tras­la­do, que son en las que in­di­cá­ba­mos cuán­tos ani­ma­les, de qué es­pe­cie, de dón­de a dón­de las mo­vi­li­zá­ba­mos y quién era el con­duc­tor res­pon­sa­ble, sin ellas, no po­día­mos ir a nin­gún la­do”, ex­pli­có Morales.

Luis Fer­nan­do lle­va­ba sus 30 ser­pien­tes a las es­cue­las pa­ra que los ni­ños apren­die­ran so­bre la im­por­tan­cia de ellas en el eco­sis­te­ma y lue­go pu­die­ran in­ter­ac­tuar con los rep­ti­les de for­ma se­gu­ra.

Orlando Rivera, pro­pie­ta­rio de Fin­ca Uja­rrás, en Bue­nos Ai­res de Pun­ta­re­nas, tam­bién vio ha­ce un mes có­mo se lle­va­ron sus ani­ma­les, en­tre ellos ve­na­dos, saí­nos, cu­le­bras, la­gar­tos, co­yo­tes, aves­tru­ces, emus, la­pas y al­gu­nas lo­ras, los cua­les acla­ra que te­nían en li­ber­tad. In­clu­so, Se­na­sa en una re­vi­sión de ru­ti­na 15 días an­tes, ha­bía ca­li­fi­ca­do co­mo ex­ce­len­te el es­ta­do en el que es­ta­ban los ani­ma­les.

Es­to pro­pi­ció el des­pi­do de seis per­so­nas más.

CORTESÍA PONDEROSA

CORTESÍA

El re­gla­men­to pi­de cas­trar las ji­ra­fas o en­jau­lar­las.

CORTESÍA

Re­fu­gio Ani­mal de Cos­ta Ri­ca res­ca­ta 1500 ani­ma­les al año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.