La fa­mi­lia del tu­ris­mo en Cos­ta Ri­ca

La Teja - - Nacionales - EN FA­MI­LIA Ma­ría Es­ter Flo­res, si­có­lo­ga.

Vi­si­tar en es­te mo­men­to los ho­te­les del país y ver el en­tu­sias­mo de las per­so­nas co­la­bo­ra­do­ras, aten­dien­do fe­li­ces, es la es­pe­ran­za que ha­cía fal­ta en es­tos tiem­pos tan tris­tes de pan­de­mia y re­ce­sión eco­nó­mi­ca.

Co­me­tan jar­di­ne­ros, mu­ca­mas, ser­vi­cio de co­me­dor, has­ta los jó­ve­nes que ame­ni­zan con ejer­ci­cios ma­tu­ti­nos fren­te a una pis­ci­na, que por fin pu­die­ron vol­ver a su ru­ti­na y es­ta­bi­li­dad. te­ner tan­to su men­te co­mo su cuer­po ocu­pa­dos en lo que sa­ben ha­cer, es vol­ver a sen­tir­se con vi­da y lle­nos de energía. Pe­ro lo más im­por­tan­te es re­ci­bir su sa­la­rio. sos­te­ner por lo me­nos la ca­nas­ta bá­si­ca de sus ho­ga­res es vis­to aho­ra co­mo un mi­la­gro. es ser ab­so­lu­ta­men­te afor­tu­na­dos.

Por otro la­do, las fa­mi­lias vi­si­tan­tes de los ho­te­les lle­van tam­bién un ex­ce­len­te or­den y dis­ci­pli­na. Es lin­do ob­ser­var la ori­gi­na­li­dad en la con­fec­ción de sus mas­ca­ri­llas per­so­na­li­za­das. los más pe­que­ños has­ta dis­fru­tan de po­nér­se­la y di­ver­tir­se en­tre her­ma­nos.

Acep­tan con tran­qui­li­dad la mo­les­tia de no po­der res­pi­rar li­bre­men­te has­ta que es­tén en lu­gar se­gu­ro y dis­tan­te. es una di­cha que po­co a po­co las ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les es­tán sa­lien­do a flo­te. El tu­ris­mo en par­ti­cu­lar se ha des­ta­ca­do por ha­cer gran­des lo­gros en su desa­rro­llo, ha­cien­do pro­gre­sar a nues­tro país. la­men­ta­ble­men­te, ha su­fri­do pér­di­das te­rri­bles por es­ta si­tua­ción pan­dé­mi­ca. sin em­bar­go, se le­van­tan co­mo el ave fé­nix. sa­lu­dan con ojos chis­pean­tes y nos ofre­cen la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar sa­na­men­te be­lle­zas de nues­tro país con gran res­pon­sa­bi­li­dad y ex­ce­len­te aten­ción. mu­chas gra­cias ami­gos del tu­ris­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.