Doc con leu­ce­mia en pie de gue­rra

La Teja - - Nacionales - Shir­ley San­dí shir­ley.san­di@la­te­ja.cr

“Es un or­gu­llo, es mi vo­ca­ción y es mi de­ci­sión ser­vir a los pa­cien­tes y mien­tras pue­da ha­cer­lo no desis­ti­ré”.

Así de con­tun­den­te es la con­vic­ción de la doc­to­ra Ma­ría Fer­nán­dez Ar­güe­llo, del área de sa­lud San­ta Ro­sa en Po­co­sol, quien cum­plió 17 años de ser­vi­cio en la co­mu­ni­dad.

Pa­ra ella pa­de­cer leu­ce­mia y es­tar con tra­ta­mien­to no es im­pe­di­men­to pa­ra se­guir aten­dien­do pa­cien­tes en el área de sa­lud San­ta Ro­sa, a pe­sar de que su pa­de­ci­mien­to la con­vier­te en pa­cien­te de al­to ries­go si se con­ta­gia de co­vid.

La mé­di­ca de 43 años de edad na­ció en Na­ran­jo de Ala­jue­la, pe­ro se fue a rea­li­zar el ser­vi­cio so­cial a es­te dis­tri­to san­car­le­ño y ase­gu­ra que se que­da­rá ahí pa­ra siem­pre.

“Soy pa­cien­te, soy trabajador­a, es­po­sa, com­pa­ñe­ra y ma­má. Es­tar cer­ca de las per­so­nas que me ne­ce­si­tan y ha­cer lo que amo se con­vier­ten en la me­jor me­di­ci­na que pue­do re­ci­bir to­dos los días” men­cio­nó la doc­to­ra.

La leu­ce­mia pro­mie­lo­cí­ti­ca se la de­tec­ta­ron ha­ce un año y des­de en­ton­ces es­tá en tra­ta­mien­to en el hos­pi­tal Mé­xi­co, don­de re­ci­bió qui­mio­te­ra­pia y si­gue su con­trol mé­di­co.

“So­lo me in­ca­pa­ci­té dos me­ses por­que era es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio y por­que el pro­ce­so fue bas­tan­te fuer­te, pe­ro cuan­do pu­de vol­ver al tra­ba­jo lo hi­ce ale­gre, son­rien­te y con mu­chas, mu­chas ga­nas de ser­vir a mi gen­te.

“Dis­fru­to aten­der a los pa­cien­tes, ayu­dar­los, orien­tar­los y aho­ra que es­ta­mos en pan­de­mia apro­ve­cho ca­da opor­tu­ni­dad pa­ra ha­blar so­bre la im­por­tan­cia de ac­ti­var el es­cu­do de pro­tec­ción per­so­nal con­tra la

co­vid-19” ex­pli­có la mé­di­co.

Me­di­das ex­tre­mas. Cuen­ta el doc­tor Ran­dal Cha­va­rría Flo­res, di­rec­tor del área de sa­lud San­ta Ro­sa, que la doc­to­ra Fer­nán­dez ex­tre­ma to­das las me­di­das de se­gu­ri­dad du­ran­te su tras­la­do al con­sul­to­rio, du­ran­te su jor­na­da la­bo­ral y cuan­do se va a ca­sa.

“Son in­con­ta­bles las ve­ces que me la­vo las ma­nos y de­sin­fec­to las su­per­fi­cies del con­sul­to­rio. Lo ha­go en pre­sen­cia de los pa­cien­tes pa­ra que ellos tam­bién me si­gan y adop­ten la me­di­da co­mo un ac­to co­ti­diano en sus ho­ga­res, tra­ba­jos y lu­ga­res don­de se en­cuen­tren” re­sal­tó la fun­cio­na­ria.

La doc­to­ra cur­só sus es­tu­dios gra­cias al apo­yo de sus pa­pás, quie­nes vi­ven en Na­ran­jo.

“Quie­ro de­cir­les a to­das las per­so­nas que atra­vie­san mo­men­tos de an­gus­tia, do­lor e in­cer­ti­dum­bre que no desis­tan de los tra­ta­mien­tos y que no de­jen de ser po­si­ti­vos”, ex­pre­só.

Es de los pri­me­ros tra­ba­ja­do­res que lle­ga y una de los úl­ti­mos en sa­lir. Lle­ga con mas­ca­ri­lla, ca­re­ta, guan­tes y una ba­ta An­ti­flui­dos”. Ran­dal Cha­va­rría Di­rec­tor del área de sa­lud San­ta Ro­sa

CORTESÍA

La doc es pu­ras te­jas, muy que­ri­da por com­pa­ñe­ros y pa­cien­tes.

CORTESÍA

La doc­to­ra Ar­güe­llo atien­de bien pro­te­gi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.