¿Có­mo cons­truir una vi­da in­tere­san­te juntos?

Cons­truir un ma­tri­mo­nio só­li­do, que se ex­tien­da en el tiem­po y que ten­ga la ca­pa­ci­dad de trans­for­mar el via­je de la vi­da en una aven­tu­ra emo­cio­nan­te re­quie­re de mu­cho tra­ba­jo y una cla­ra com­pren­sión de lo que es el amor.

Mamá joven - - CONTENIDO - Por Six­to Po­rras, di­rec­tor de En­fo­que a la Familia

To­dos desea­mos un ma­tri­mo­nio emo­cio­nan­te, que no se rin­da an­te el paso de los años y la cos­tum­bre y que, a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des, per­mi­ta se­guir pen­san­do que es una bue­na idea per­ma­ne­cer juntos. Pe­ro eso no ocu­rre de for­ma au­to­má­ti­ca, de­be­mos pro­cu­rar­lo y cons­truir­lo con de­di­ca­ción.

Pa­ra con­ver­tir el ma­tri­mo­nio en una aven­tu­ra emo­cio­nan­te, de­be­mos co­men­zar con no­so­tros mis­mos. Si nos con­ver­ti­mos en per­so­nas ale­gres, lle­nas de paz, agra­da­bles y con las que sea gra­to vi­vir, se­rá fá­cil cons­truir un ma­tri­mo­nio emo­cio­nan­te. Es­ta ac­ti­tud, in­vi­ta a que la otra per­so­na desee lo mis­mo.

Cuan­do tra­ba­ja­mos en no­so­tros mis­mos y me­jo­ra­mos nues­tra ma­ne­ra de pen­sar y de ac­tuar, al­go su­ce­de, nues­tro cre­ci­mien­to in­di­vi­dual trae be­ne­fi­cios a nues­tra re­la­ción de pa­re­ja; apre­cia­mos los pe­que­ños de­ta­lles, reí­mos juntos y so­mos más agra­de­ci­dos.

Cons­truir un ma­tri­mo­nio emo­cio­nan­te, don­de dis­fru­ta­mos ser los me­jo­res ami­gos, no es cues­tión de suer­te, sino de es­fuer­zo, per­se­ve­ran­cia y de desa­rro­llar la ha­bi­li­dad de la crea­ti­vi­dad y los de­ta­lles.

Por eso, con­viér­ta­se en una per­so­na con la cual sea agra­da­ble vi­vir. Es­to aña­de va­lor y cre­ci­mien­to a su familia. No sig­ni­fi­ca que es fá­cil, pe­ro va­le la pe­na el es­fuer­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.