Mas­co­tas lis­tas pa­ra el arri­bo del be­bé

Los me­ses del em­ba­ra­zo son el mo­men­to ideal pa­ra ase­gu­rar­nos de que sus mas­co­tas es­tén pre­pa­ra­das pa­ra con­vi­vir con el nue­vo miem­bro del ho­gar.

Mamá joven - - CONTENIDO - Por Yes­se­nia So­to

El na­ci­mien­to de un be­bé ge­ne­ra una in­men­sa fe­li­ci­dad pa­ra to­da la familia; pe­ro po­dría ser un even­to es­tre­san­te pa­ra nues­tras mas­co­tas, por los cam­bios de ru­ti­na y por te­ner que com­par­tir nues­tra aten­ción y ca­ri­ño. Mu­chas pa­re­jas tam­bién se preo­cu­pan por los po­si­bles ries­gos que el ani­mal pue­da ge­ne­rar so­bre la ma­dre y el fe­to e in­clu­so, con­si­de­ran re­ga­lar­los.

Afor­tu­na­da­men­te, no hay que en­trar en pá­ni­co. Va­rios ex­per­tos ex­pli­can los cui­da­dos y ajus­tes cla­ves que de­be se­guir pa­ra pre­pa­rar a la mas­co­ta y ajus­tar su pa­pel co­mo due­ña, an­tes de que lle­gue el be­bé.

Me­di­ci­na pre­ven­ti­va al día

Al en­te­rar­se que us­ted es­tá en­cin­ta, re­vi­se de in­me­dia­to que su mas­co­ta ten­ga las va­cu­nas al día y que es­té des­pa­ra­si­ta­da. Adria­na Var­gas, mé­di­ca ve­te­ri­na­rio de Pet’s Mar­ket sos­tie­ne que eso es pri­mor­dial siem­pre, pe­ro más aún du­ran­te la ges­ta­ción, ya que los ani­ma­les po­drían trans­mi­tir vi­rus y bac­te­rias con­tra­pro­du­cen­tes pa­ra el fe­to, co­mo la ra­bia y la lep­tos­pi­ra. Con­tro­le nue­va­men­te an­tes de que el be­bé lle­gue a ca­sa. Re­cuer­de que las va­cu­nas se apli­can anual­men­te y que la des­pa­ra­si­ta­ción se ha­ce ca­da mes o ca­da tres me­ses.

Si tie­ne un ga­to, de­be to­mar me­di­das adi­cio­na­les y ha­cer­se un exa­men pa­ra des­car­tar que pa­dez­ca o ha­ya pa­de­ci­do to­xo­plas­mo­sis, in­fec­ción trans­mi­ti­da por el pa­rá­si­to To­xo­plas­ma gon­dii, co­mún en esos fe­li­nos. “Ese pa­rá­si­to pue­de afec­tar a la em­ba­ra­za­da y su fe­to, ge­ne­ran­do

ce­gue­ra, hi­dro­ce­fa­lia, pre­ma­tu­ri­dad y ba­jo pe­so al na­cer”, re­sal­ta la Dra. An­drea Ma­dri­gal, pe­dia­tra de Pe­dia­cli­nic.

Atien­da cam­bios re­pen­ti­nos de sa­lud

Es co­mún que las pa­re­jas em­pie­cen a des­cui­dar a sus mas­co­tas des­de el em­ba­ra­zo, ha­cién­do­las sen­tir aban­do­na­das. La Dra. Var­gas afir­ma que eso pue­de ge­ne­rar­les es­trés y de­pre­sión, que se les ma­ni­fes­te en aler­gias, ale­tar­ga­mien­to y fal­ta de ape­ti­to; in­clu­so pue­den de­jar de co­mer. Lle­ve a su mas­co­ta al ve­te­ri­na­rio si pre­sen­ta esos sín­to­mas, pa­ra que es­té com­ple­ta­men­te sa­na an­tes de que naz­ca su be­bé.

Ajus­te la ru­ti­na tem­prano y gra­dual­men­te

Gio­van­ni Var­gas, en­tre­na­dor ca­nino pro­fe­sio­nal del Ho­tel y Es­cue­la de Adies­tra­mien­to Aven­tu­ra Ani­mal, re­co­mien­da em­pe­zar nue­vas ru­ti­nas de ejer­ci­cio, jue­go y obe­dien­cia con su mas­co­ta, de for­ma pla­ni­fi­ca­da, pau­la­ti­na y con­sis­ten­te des­de el ini­cio de su em­ba­ra­zo. Es­to es cla­ve pa­ra evi­tar que el ani­mal pre­sen­te al­te­ra­cio­nes brus­cas en su com­por­ta­mien­to y áni­mo por sen­tir­se des­pla­za­do.

Co­rri­ja pro­ble­mas de con­duc­ta

Qui­zá us­ted es­tá acos­tum­bra­da a cier­tos ma­los com­por­ta­mien­tos de su mas­co­ta; pe­ro aho­ra de­be pen­sar en la se­gu­ri­dad de su hi­jo. Var­gas lla­ma a bus­car un pro­fe­sio­nal que eva­lúe, diag­nos­ti­que y tra­te al ani­ma­li­to pro­ble­má­ti­co, pa­ra erra­di­car ma­las con­duc­tas an­tes de que naz­ca el be­bé.

Pre­sén­te­le el cuar­to del be­bé

La mas­co­ta de­be fa­mi­lia­ri­zar­se con el cuar­to del be­bé, an­ti­ci­pa­da­men­te. Los ex­per­tos re­co­mien­dan de­jar que lo hue­la, lo ex­plo­re y se sien­ta có­mo­do en él, pe­ro que en­tien­da que es un área res­trin­gi­da. De­be es­tar en esa ha­bi­ta­ción so­lo cuan­do us­ted es­té pre­sen­te.

Sen­si­bi­lí­ce­la a los be­bés

El ex­per­to en com­por­ta­mien­to re­co­mien­da em­pe­zar a la­var la ca­ma, ro­pa y ju­gue­tes de la mas­co­ta con ja­bón de be­bé pa­ra que se va­ya acos­tum­bran­do al olor. Si tie­ne amis­ta­des con be­bés o ni­ños pe­que­ños, in­ví­te­los a ca­sa pa­ra que la mas­co­ta se va­ya ha­bi­tuan­do a su pre­sen­cia.

Lim­pie­za

Po­co an­tes del par­to, ce­pi­lle bien a la mas­co­ta y eli­mi­ne de la ca­sa el ex­ce­so de pe­los del ani­mal, que po­drían irri­tar la na­riz y los ojos del re­cién na­ci­do. La Dra. Ma­dri­gal tam­bién re­co­mien­da que los en­se­res y desechos de las mas­co­tas se man­ten­gan le­jos del ni­ño. Reu­bi­que los re­ci­pien­tes don­de co­men, sus ju­gue­tes, ca­ma, la ca­ji­ta de are­na del ga­to, etc. pa­ra que no es­tén cer­ca del cuar­to del be­bé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.