¿Có­mo ha­cer un jar­dín zen?

Mamá joven - - CONTENIDO - Por Ama­lia Ja­ra Ocam­po, ar­qui­tec­ta

El jar­dín Zen es un es­ti­lo de jar­dín se­co y de su­per­fi­cie pla­na, uti­li­za­do por los mon­jes Zen ja­po­nen­ses des­de el si­glo XIII, que ha con­ser­va­do y ex­ten­di­do su tra­di­ción has­ta la fe­cha. Son es­pa­cios de me­di­ta­ción crea­dos por me­dio de are­na, pie­dras, mus­go y otros ele­men­tos na­tu­ra­les.

Las re­glas del di­se­ño y cons­truc­ción del jar­dín Zen ri­gen por igual pa­ra áreas ex­te­rio­res co­mo in­te­rio­res, in­de­pen­dien­te­men­te de que va­yan a te­ner una ex­ten­sión de va­rios me­tros cua­dra­dos o sean mi­nia­tu­ras de me­sa. Con­ju­gan tres as­pec­tos fun­da­men­ta­les: el es­pa­cio, la sen­ci­llez y la flui­dez.

Si­ga es­tos sen­ci­llos pa­sos pa­ra po­der disfrutar en su ho­gar de su pro­pio jar­dín Zen:

1

Se­lec­cio­ne el lu­gar más ade­cua­do pa­ra co­lo­car el jar­dín (pa­tio in­te­rior, de­ba­jo de las es­ca­le­ras, una es­qui­na o rin­cón subuti­li­za­do, en­tre otros). To­me en cuen­ta que el jar­dín Zen re­pre­sen­ta una es­ce­na es­ti­mu­lan­te pa­ra la vis­ta y es­tá de­di­ca­do a la con­tem­pla­ción; por su na­tu­ra­le­za, no es­tá di­se­ña­do pa­ra ser re­co­rri­do, por lo tan­to, de­be per­ma­ne­cer pro­te­gi­do de las mas­co­tas y ale­ja­do de las áreas de cir­cu­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.