¿Tra­ba­jar o no?

Ese es el di­le­ma de las ma­más de hoy y ca­da vez son más las que, por as­pi­ra­cio­nes pro­pias o ne­ce­si­dad, de­ci­den con­ti­nuar con sus la­bo­res fue­ra del ho­gar, en vez de de­di­car­se al 100% a la crian­za de sus hi­jos.

Mamá joven - - CON­TE­NI­DO - Por Alejandra So­to

En la ac­tua­li­dad, ca­da vez es más fre­cuen­te que las mu­je­res tien­dan a re­tra­sar la ma­ter­ni­dad, in­clu­so has­ta des­pués de los 30 años. En vir­tud de ello, la pro­fe­sio­na­li­za­ción y el “mo­men­to de te­ner un hi­jo” se han uni­do, lo cual co­lo­ca a las ma­más an­te la di­fí­cil de­ci­sión de si de­te­ner o in­te­rrum­pir por un tiempo su ca­rre­ra. La ten­den­cia in­clu­ye que es­tá cre­cien­do el nú­me­ro de las que op­tan por se­guir con su vi­da la­bo­ral. Eso abre otra en­cru­ci­ja­da so­bre quién se ocu­pa­rá de la crian­za de los me­no­res y obli­ga a bus­car apo­yo de ter­ce­ros.

Da­nie­lla Ál­va­rez, psi­có­lo­ga gua­te­mal­te­ca y di­rec­to­ra de la clí­ni­ca de sa­lud men­tal In­te­gra, con­si­de­ra que ese gran cam­bio en cuan­to a la ma­ter­ni­dad tie­ne un im­pac­to se­rio so­bre las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

“Los ni­ños y jó­ve­nes es­tán cre­cien­do fí­si­ca y emo­cio­nal­men­te ba­jo la tu­te­la, ejem­plo y amor de sus ma­dres y pa­dres, de ma­ne­ra com­par­ti­da con la de maes­tros, ni­ñe­ras y alle­ga­dos. En oca­sio­nes, se pre­sen­tan in­con­gruen­cias y am­bi­va­len­cias en la au­to­ri­dad, pues los va­lo­res de los pa­dres no siem­pre son los mis­mos de la es­cue­la, ni los de la abue­la o la per­so­na que los cui­da”, se­ña­la Ál­va­rez.

En­ton­ces, ¿por­que de­ci­dir ser una ma­má que tra­ba­ja fue­ra de ca­sa? Entre los con­tra­pe­sos po­si­ti­vos pa­ra aque­llas que de­ci­den com­bi­nar tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do y ma­ter­ni­dad fi­gu­ran las sa­tis­fac­cio­nes por lo­gros al­can­za­dos, cum­pli­mien­to de me­tas per­so­na­les y ma­yor au­to­es­ti­ma.

“Con­si­de­ran que tra­ba­jar es una ne­ce­si­dad, pe­ro no obe­de­ce ex­clu­si­va­men­te a fac­to­res eco­nó­mi­cos; pue­den in­fluir otro ti­po de ne­ce­si­da­des, se­gún ca­da per­so­na”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga, quien re­co­no­ce ade­más que las mu­je­res que se de­di­can al 100% a su rol de ma­dres en el ho­gar han su­per­pues­to las ne­ce­si­da­des de sus hi­jos, an­te las ne­ce­si­da­des per­so­na­les.

“Al­gu­nas, aun te­nien­do pre­sión eco­nó­mi­ca, pre­fie­ren bus­car otras fuen­tes de in­gre­so que les per­mi­tan es­tar con sus hi­jos, aun­que eso les sig­ni­fi­que un sa­cri­fi­cio en la co­mo­di­dad de la vi­da co­ti­dia­na”, agre­ga

Dos ca­mi­nos

Cual­quie­ra de­ci­sión que se to­me tie­ne pros y con­tras. La co­rrec­ta es la que la ha­ga más fe­liz. A con­ti­nua­ción, dos ca­sos ilus­tra­ti­vos.

“Ade­más de ser ma­má, soy una pro­fe­sio­nal em­pren­de­do­ra”

Ma­ría Gads­den tie­ne 34 años y una be­bé de 7 me­ses: Pau­li­na. Es­tu­dió Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les, tra­ba­ja co­mo ge­ren­te de un mu­seo y es fun­da­do­ra del pro­yec­to Bab­yEx­po&Kids.

Pa­ra ella, ser ma­dre tra­ba­ja­do­ra fue una de­ci­sión que to­mó pen­san­do en la fa­mi­lia. No de­jar de la­do sus pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les es una lec­ción de vi­da que quie­re trans­mi­tir a su pe­que­ña.

“Ade­más de ser ma­má, soy una mu­jer pro­fe­sio­nal, em­pren­de­do­ra y con mu­chas me­tas y re­tos que no po­día pa­rar de un día pa­ra otro. Se­guir

for­man­do par­te del cre­ci­mien­to de Baby Ex­po es muy im­por­tan­te pa­ra mí y creo que el ejem­plo que le es­toy dan­do a mi be­bé es se­guir lu­chan­do por lo que uno quie­re y por lo que ha tra­ba­ja­do”, afir­ma con se­gu­ri­dad.

Se­gún ella, los gran­des re­tos que en­fren­ta una ma­má que tra­ba­ja fue­ra de ca­sa se re­su­men en sa­ber or­ga­ni­zar­se me­jor, ma­ne­jar bien el tiempo y de­jar to­do bien pla­ni­fi­ca­do en el ho­gar. Tam­bién con­si­de­ra im­por­tan­te con­tar con per­so­nas de con­fian­za que se en­car­guen del cui­da­do de su hi­ja y sa­ber dis­fru­tar, con ca­li­dad, el tiempo que se pa­sa con la fa­mi­lia.

Pa­ra Ma­ría, el apo­yo de sus pa­dres y es­po­so han si­do cla­ve pa­ra po­der con­ti­nuar con su tra­ba­jo, ya que le da la tran­qui­li­dad de de­jar a su be­bé ba­jo “el me­jor de los cui­da­dos”.

Sin em­bar­go, “na­da es­tá es­cri­to en pie­dra” y de­jar de tra­ba­jar es una op­ción abier­ta. “Sí lo he pen­sa­do, pe­ro, por el mo­men­to, no lo veo ne­ce­sa­rio por­que ten­go la suer­te de con­tar con mi es­po­so y nos di­vi­di­mos el tiempo en ca­sa pa­ra pa­sar el día con la be­bé. En ca­so de per­der la fle­xi­bi­li­dad de la que go­zo en el tra­ba­jo, si tu­vie­ra otro hi­jo o si por al­gu­na ra­zón ni mi es­po­so ni mis pa­pás pu­die­ran cui­dar a Pau­li­na, en­ton­ces sí de­ja­ría mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal por un tiempo y me de­di­ca­ría a es­tar en mi ca­sa, con mis be­bés”, ase­gu­ra.

Mien­tras tan­to, se sien­te se­gu­ra de la de­ci­sión to­ma­da y or­gu­llo­sa de po­der en­se­ñar­le a su be­bé que es una ma­má tra­ba­ja­do­ra que lu­cha por lo que quie­re.

Ma­má 24/ 7

Cris­ta Kep­fer tam­bién es pro­fe­sio­nal en Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les y más­ter en Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca. Ella tie­ne la ex­pe­rien­cia de los dos mun­dos.

En 2010, tras el na­ci­mien­to de su pri­me­ra hi­ja, op­tó por se­guir tra­ba­jan­do a tiempo com­ple­to. En ese en­ton­ces, ocu­pa­ba dos car­gos eje­cu­ti­vos: di­rec­to­ra de mar­ke­ting y de re­la­cio­nes pú­bli­cas.

Al prin­ci­pio fue com­pli­ca­do, pe­ro con ayu­da de su es­po­so, una en­fer­me­ra de con­fian­za y sus pa­dres, lo­gró su pro­pó­si­to. Dos años des­pués re­sul­tó

em­ba­ra­za­da de nue­vo; es­ta vez de me­lli­zos, y el pa­no­ra­ma cam­bió.

Lue­go del na­ci­mien­to de los be­bés, la em­pre­sa le dio la opor­tu­ni­dad de que­dar­se en una so­la fun­ción (re­la­cio­nes pú­bli­cas) y te­ner fle­xi­bi­li­dad de tiempo. Se or­ga­ni­zó pa­ra ir to­das las ma­ña­nas a la ofi­ci­na y es­tar en las tar­des en su ca­sa. “Eso sí, dis­po­ni­ble 24/7 en el ce­lu­lar. Así es­tu­ve has­ta el 2016, cuan­do lue­go de un lar­go aná­li­sis, re­nun­cié. Fue una de­ci­sión me­di­ta­da por más de dos años y to­ma­da en el mo­men­to jus­to, por­que aho­rré, de­jé to­do en or­den y tu­ve chan­ce de tra­ba­jar mi úl­ti­mo año al má­xi­mo”, co­men­ta, sin arre­pen­ti­mien­tos.

Su ex­pe­rien­cia en ca­sa ha si­do muy en­ri­que­ce­do­ra. “La ver­dad es que go­zo a mis hi­jos. Apro­ve­ché pa­ra me­ter­los a cla­ses ex­tra­cu­rri­cu­la­res, ju­gar más con ellos y po­ner­les más aten­ción. Ellos cam­bia­ron, es­ta­ban más tran­qui­los y me­jor por­ta­dos por­que sin­tie­ron que su ma­má es­ta­ba pre­sen­te. Al mes de ha­ber de­ja­do el tra­ba­jo, me en­te­ré que es­ta­ba em­ba­ra­za­da de nue­vo y pu­de go­zar di­fe­ren­te ese em­ba­ra­zo”, re­cuer­da Kep­fer.

Con 36 años y cua­tro hi­jos, Cris­ta si­gue en­fren­tan­do re­tos pa­ra po­der cum­plir al 100% su rol y al­can­zar sus me­tas: ser or­ga­ni­za­da, de­di­ca­da, aho­rra­ti­va y man­te­ner­se ac­tua­li­za­da in­te­lec­tual­men­te. “Ser ma­má full ti­me es una ben­di­ción, aun­que tam­bién me en­can­ta tra­ba­jar y mi pro­fe­sión. Mi re­to es man­te­ner mi men­te ac­ti­va y nun­ca de­jo de es­tu­diar, pe­ro cues­ta, por­que aho­ra en vez de ha­blar de no­ti­cias con otros adul­tos, mi con­ver­sa­ción es con los ni­ños, so­bre lo que hi­cie­ron en el re­creo”, ase­gu­ra.

A Cris­ta le gus­ta­ría vol­ver a ejer­cer su pro­fe­sión, aun­que cree que aún no es el mo­men­to. “Po­co a po­co, Dios me irá guian­do pa­ra en­con­trar opor­tu­ni­da­des. Si se me pre­sen­ta­ra al­gu­na op­ción la­bo­ral que sig­ni­fi­que un nue­vo apren­di­za­je y desa­rro­llo pa­ra mí, la con­si­de­ra­ría; por aho­ra, doy cla­ses en la uni­ver­si­dad, ayu­do ad ho­no­rem a dos or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les y dis­fru­to en fa­mi­lia”, afir­ma, con se­gu­ri­dad.

Cris­ta Kep­fer

Ma­ría Gads­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.