¿CÓ­MO LO­GRA­MOS CONS­TRUIR UNA VI­DA IN­TERE­SAN­TE JUNTOS?

Mamá joven - - SOY MUJER | PSICOLOGÍA -

Co­mu­ni­que­mos y com­pren­da­mos más.

No se de­be con­te­ner una afec­tuo­sa dis­po­si­ción pa­ra ha­blar y es­cu­char, sino que ade­más de­be par­tir de una dis­po­si­ción de lo­grar una agra­da­ble con­vi­ven­cia. Co­mu­ni­car­nos es fun­da­men­tal y de­be par­tir de una trans­for­ma­ción in­te­rior que po­si­bi­li­te un co­ra­zón sano y abier­to.

Con­cen­tré­mo­nos en apre­ciar las vir­tu­des.

De­ten­gá­mo­nos pa­ra ad­mi­rar y ha­la­gar sus ojos, su ca­be­llo, sus la­bios, su for­ma de ser, su tra­ba­jo, su de­di­ca­ción a la familia… Cuan­do so­mos ca­pa­ces de ver al otro co­mo la per­so­na que so­lo me­re­ce nues­tro ha­la­go, las co­sas cam­bian, y es­ta­mos lis­tos pa­ra ex­te­rio­ri­zar eso que sen­ti­mos: ‘eres her­mo­sa y be­lla', ‘apre­cio mu­cho tu amis­tad', ‘va­lo­ro lo que ha­ces por la familia'. En­ton­ces, y so­lo en­ton­ces, po­dre­mos sos­te­ner una re­la­ción que dig­ni­fi­ca, ele­va la es­ti­ma y for­ta­le­ce el ca­rác­ter.

Re­cor­de­mos los bue­nos mo­men­tos que he­mos pa­sa­do juntos.

Re­cor­dar cuan­do nos co­no­ci­mos y cuan­do nos hi­ci­mos no­vios ha­ce que an­he­le­mos vi­vir nue­va­men­te esos mo­men­tos.

Vol­va­mos a co­nec­tar­nos con nues­tro cón­yu­ge.

Nos acer­ca­mos a la per­so­na ama­da cuan­do so­mos cons­cien­tes de que es­ta re­la­ción es un víncu­lo con pro­pó­si­to, que tie­ne un ma­ña­na y un fu­tu­ro agra­da­ble.

Ad­mi­ré­mo­nos mu­tua­men­te.

La ad­mi­ra­ción ge­ne­ra res­pe­to; el res­pe­to, acep­ta­ción; la acep­ta­ción, com­pren­sión; y la com­pren­sión, una agra­da­ble con­vi­ven­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.