Lactancia en los tiem­pos mo­der­nos

Ama­man­tar a li­bre de­man­da es el me­jor mo­do de ali­men­tar al re­cién na­ci­do.

Mamá joven - - SOY MA­MÁ | ES­PE­CIAL DE 0 A 3 AÑOS - Por Ingrid Broit­man, nu­tri­cio­nis­ta y con­se­je­ra en lactancia ma­ter­na

Con­for­me los tiem­pos cam­bian, apa­re­cen nue­vos es­tu­dios, teo­rías y mé­to­dos de crian­za. Abun­dan los li­bros so­bre la ali­men­ta­ción de los be­bés y lactancia ma­ter­na, mien­tras que las re­des so­cia­les se lle­nan con to­do ti­po de in­for­ma­ción so­bre nue­vos pro­duc­tos y ten­den­cias, a ve­ces con­tra­dic­to­rias, que nos con­fun­den. La ma­ter­ni­dad y pa­ter­ni­dad se es­tán con­vir­tien­do en pro­ce­sos es­truc­tu­ra­dos y rí­gi­dos, que sue­len es­tar lle­nos de an­sie­dad y du­das.

Sin em­bar­go, hay co­sas que nun­ca cam­bian, co­mo las ne­ce­si­da­des pri­ma­rias del re­cién na­ci­do. En­ten­der­las fa­ci­li­ta a los pa­dres la im­por­tan­te ta­rea de ofre­cer­le el me­jor am­bien­te pa­ra su desa­rro­llo. Des­pués del na­ci­mien­to, lo más im­por­tan­te pa­ra un be­bé es es­tar en con­tac­to con el cuer­po de su ma­dre, piel a piel, ideal­men­te so­bre su pe­cho. Y no por ra­ti­tos o unas cuan­tas ho­ras, sino el ma­yor tiem­po po­si­ble. Es en es­te lu­gar, al igual que la ma­yo­ría de los ma­mí­fe­ros, don­de en­cuen­tra to­do lo que re­quie­re: le­che, ca­lor y se­gu­ri­dad. Allí per­ma­ne­ce­rá tran­qui­lo y ti­bio. El cuer­po del pa­pá u otro fa­mi­liar son tam­bién una op­ción pa­ra cuan­do la ma­dre re­quie­ra un pe­que­ño des­can­so.

El con­tac­to de­be ser inin­te­rrum­pi­do has­ta que el be­bé lo­gre en­cuen­trar por sí mis­mo la fuente de su nu­tri­ción,

la ma­ma. Se le de­be ama­man­tar cuan­do lo ne­ce­si­te y el tiem­po que su cuer­po lo pi­da. De es­ta ma­ne­ra re­ci­bi­rá el pre­cia­do ca­los­tro, su pri­mer ali­men­to y las pri­me­ras va­cu­nas trans­mi­ti­das por su ma­má. La ba­ja­da de le­che, nor­mal­men­te tar­da tres o cua­tro días.

Las se­pa­ra­cio­nes, los ho­ra­rios rí­gi­dos, las cu­ni­tas es­pe­cia­les, el ex­ce­so de co­bi­jas, la en­fer­me­ra que atien­de al be­bé de no­che, el “chu­pon­ci­to lle­na­dor de ma­dru­ga­da” y otras prác­ti­cas mo­der­nas, in­te­rrum­pi­rán el pro­ce­so na­tu­ral del be­bé de ma­mar a li­bre de­man­da. La li­bre de­man­da sig­ni­fi­ca que es el be­bé quien de­ter­mi­na la can­ti­dad de ve­ces que de­be co­mer y el tiem­po de ha­cer­lo, usual­men­te más de no­che y ma­dru­ga­da, y de for­ma in­ten­sa las pri­me­ras se­ma­nas.

¿ Por qué ama­man­tar?

La le­che ma­ter­na es el me­jor ali­men­to, fuente de an­ti­cuer­pos y hor­mo­nas pa­ra el desa­rro­llo per­fec­to del lac­tan­te. So­lo en oca­sio­nes pun­tua­les es ne­ce­sa­rio brin­dar un com­ple­men­to ali­men­ti­cio al be­bé, co­mo cuan­do la pér­di­da de pe­so ha si­do su­pe­rior a la es­pe­ra­da o mues­tra sig­nos de des­hi­dra­ta­ción. Al­gu­nas ve­ces ese com­ple­men­to vie­ne de la mis­ma ma­dre que ha­ce ex­trac­cio­nes de le­che, otras ve­ces, de una mu­jer lac­tan­te de su ab­so­lu­ta con­fian­za (to­man­do en cuen­ta las en­fer­me­da­des que son trans­mi­ti­das por la le­che) y en úl­ti­ma ins­tan­cia, de una le­che ar­ti­fi­cial re­ce­ta­da por un mé­di­co pe­dia­tra. Las fór­mu­las nor­mal­men­te son a base de le­che de va­ca, con­tie­nen azú­ca­res aña­di­dos y una gran can­ti­dad de ingredientes que no se en­cuen­tran en la le­che ma­ter­na.

Cuan­do hay di­fi­cul­ta­des al ini­cio de la lactancia, los obstáculos se pue­den su­pe­rar con el apo­yo opor­tuno de pro­fe­sio­na­les ca­pa­ci­ta­dos en el te­ma y mu­cha pa­cien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.