Con­se­jos pa­ra su­pe­rar a su “ex”

Lo desea­ble res­pec­to al di­vor­cio es que nun­ca ocu­rra, por el da­ño que trae a la fa­mi­lia, pe­ro si lle­ga y hay hi­jos in­vo­lu­cra­dos, se­pa có­mo afron­tar­lo de la me­jor ma­ne­ra.

Mamá joven - - CONTENIDO - Por Six­to Po­rras, di­rec­tor de En­fo­que a la Fa­mi­lia

Las pa­re­jas de­ben lu­char has­ta el fi­nal por sal­var su ma­tri­mo­nio, pe­ro cuan­do se op­ta por el di­vor­cio y se tie­nen hi­jos, por amor a ellos y a no­so­tros mis­mos, de­be­mos es­for­zar­nos y pro­cu­rar un tra­to cor­dial con el ex­cón­yu­ge. La fa­mi­lia de­be sa­lir ade­lan­te y re­de­fi­nir su pro­yec­to de vi­da.

Re­co­brar el amor pro­pio y la dig­ni­dad per­so­nal son los pri­me­ros pa­sos que am­bos adul­tos de­ben dar pa­ra su­pe­rar el pro­ce­so. Des­pués de sa­nar he­ri­das, de­ben po­ner la mi­ra­da en nue­vas me­tas, re­co­brar la ilu­sión por vi­vir y lle­gar a te­ner re­la­cio­nes sa­nas en­tre sí, lo cual per­mi­ti­rá fo­men­tar en los hi­jos que el ma­ña­na se pue­de ver con es­pe­ran­za, a pe­sar de la ad­ver­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.