Las me­jo­res jo­yas pa­ra ti

Apren­de a eli­gir­las de acuer­do a tus ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les.

Mamá joven - - CONTENIDO - Por Ire­ne Ja­ra Ocam­po, con­sul­to­ra en Ima­gen

La jo­ye­ría y los ac­ce­so­rios siem­pre es­tán pre­sen­tes den­tro de la mo­da femenina, sin em­bar­go, par­te del gar­bo es sa­ber es­co­ger lo que nos con­vie­ne a ca­da una. Eso de­pen­de tan­to de nues­tro es­ti­lo per­so­nal y es­ta­tu­ra, co­mo de la for­ma del cue­llo y ti­po de ros­tro que ten­ga­mos.

NO SE TRA­TA DE COLOCARNOS TO­DOS LOS AC­CE­SO­RIOS QUE TE­NE­MOS, SINO DE SA­BER COM­BI­NAR O CONTRASTAR TEX­TU­RAS, CO­LO­RES, CAN­TI­DA­DES Y FOR­MAS.

Co­no­cer la ar­mo­nía na­tu­ral del co­lor que po­see­mos tam­bién es de­ter­mi­nan­te a la ho­ra de es­co­ger pie­zas en co­lo­res fríos o cá­li­dos. Ese detalle in­flui­rá de ma­ne­ra po­si­ti­va o ne­ga­ti­va en la ima­gen fi­nal que desea­mos pro­yec­tar.

No ol­vi­de que los aretes lla­man la aten­ción ha­cia la ca­ra; los collares po­nen el fo­co en la ca­ra, el cue­llo, el es­co­te, e in­clu­so la cin­tu­ra; los ani­llos y pulseras re­sal­tan las ma­nos y bra­zos, y, gra­cias a su mo­vi­mien­to, ter­mi­nan lle­van­do la vis­ta al cuer­po com­ple­to.

Ade­más, la ele­gan­cia siem­pre nos re­cuer­da que “me­nos es más” y en es­te te­ma de­be re­gir de ma­ne­ra pre­ci­sa. La re­gla in­di­ca que de­be­mos por­tar un má­xi­mo de seis ac­ce­so­rios, in­clui­dos los bol­sos, som­bre­ros, fa­jo­nes y/o los an­te­ojos que use­mos a dia­rio. Es­có­ga­los con es­me­ro y ten­ga pre­sen­te que lo más im­por­tan­te es com­prar de acuer­do a su es­ti­lo pro­pio y no por dic­ta­dos de la mo­da.

LOS ARETES LLA­MAN LA ATEN­CIÓN HA­CIA LA CA­RA. LOS COLLARES PO­NEN EL FO­CO EN LA CA­RA, EL CUE­LLO, EL ES­CO­TE, E IN­CLU­SO LA CIN­TU­RA. LOS ANI­LLOS Y PULSERAS RE­SAL­TAN LAS MA­NOS Y BRA­ZOS, Y, GRA­CIAS A SU MO­VI­MIEN­TO, TER­MI­NAN LLE­VAN­DO LA VIS­TA AL CUER­PO COM­PLE­TO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.