Más que di­ver­sión

Ju­gar con spin­ners es­tá de mo­da, pe­ro tam­bién n son un re­fe­ren­te pa­ra ha­blar de in­clu­sión y acep­ta­ción.

Mamá joven - - CONTENIDO - Por Gre­cia Bohon Gar­cía, psi­có­lo­ga de PAD cen­tro psi­co­pe­da­gó­gi­co y psi­co­ló­gi­co

A pe­sar de su ori­gen te­ra­péu­ti­co y de ha­be­rer si­do crea­dos ha­ce po­co más de 20 años, los spi­nin­ners se han con­ver­ti­do en la nue­va sen­sa­ción en los pa­tios es­co­la­res, y se de­ba­te si es­te pe­que­ñoñ y no­ve­do­so juguete es en sí be­ne­fi­cio­so o, por lo con­tra­rio, un dis­trac­tor más en el au­la.

Ori­gi­nal­men­te, fue­ron he­chos con un ob­je­ti­vo par­ti­cu­lar: uti­li­zar­los co­mo ob­je­tos te­ra­péu­ti­cos pa­ra ba­jar los ni­ve­les de an­sie­dad en ni­ños con dé­fi­cit de aten­ción e hi­per­ac­ti­vi­dad. Les ayu­da a con­tro­lar sus mo­vi­mien­tos, en­fo­car su aten­ción y ob­te­ner pe­rio­dos de con­cen­tra­ción pro­lon­ga­dos, me­dian­te la re­la­ja­ción que pro­du­cen. Sin em­bar­go, hoy tam­bién se han con­ver­ti­do en una he­rra­mien­ta cla­ve den­tro de las es­tra­te­gias de in­clu­sión.

Al ser un pro­duc­to atrac­ti­vo y ac­ce­si­ble pa­ra cual­quie­ra de nues­tros ni­ños, son una mo­da en­tre to­dos ellos. Son un co­mún de­no­mi­na­dor en­tre los que lo uti­li­zan con un fin te­ra­péu­ti­co y los que no cuen­tan con al­gu­na necesidad edu­ca­ti­va es­pe­cial, per­mi­tién­do­les con­vi­vir e in­te­grar­se con ma­yor fa­ci­li­dad.

No de­je pa­sar la opor­tu­ni­dad de ha­blar con sus hi­jos so­bre la im­por­tan­cia que tie­ne ese ob­je­to te­ra­péu­ti­co y la tran­qui­li­dad que pro­du­ce en al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros de es­cue­la con di­fe­ren­tes ne­ce­si­da­des te­ra­péu­ti­cas, a los que les pue­de cos­tar tra­ba­jo in­te­grar­se, desem­pe­ñar­se o so­cia­li­zar de la mis­ma ma­ne­ra que ellos. Mo­tí­ve­los a que se acer­quen a ju­gar con esos com­pa­ñe­ros y que com­par­tan jun­tos el gus­to por es­te no­ve­do­so juguete.

YA SESEA CON FI­NES DE DIVERSIÓNDIVERSIÓ O TE­RA­PÉU­TI­COS, LOS SPIN­NERS SE HAN CONVERTIDOC EN UNA OPORTUNIDADO DE CON­VI­VEN­CIA,CON­VI­VEN ACEP­TA­CIÓN E INCLUSIÓNINCLUSIÓ PA­RA LOS NI­ÑOS, QUE DEBEMOSDEBE APRO­VE­CHAR.

Los spin­ners tie­nen el po­ten­cial de con­ver­tir­se en un jue­go in­te­gra­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.