En­tre­te­lo­nes de 2 ma­más de co­me­dia

Jun­tas han ro­to paradigmas y su his­to­ria es­tá pla­ga­da de si­mi­li­tu­des: han com­par­ti­do es­ce­na­rios por más de 30 años, cria­ron a sus hi­jos so­las y nun­ca han es­ta­do dis­pues­tas a re­nun­ciar a sus sue­ños, ni a sus de­man­dan­tes ca­rre­ras.

Mamá joven - - CONTENIDO - Por Ro­cío Ballestero

Mar­cia Sa­bo­río y Ma­ría To­rres son fi­gu­ras ca­ris­má­ti­cas, muy que­ri­das y re­co­no­ci­das por su éxi­to co­mo ac­tri­ces, co­me­dian­tes, pro­duc­to­ras y di­rec­to­ras de tea­tro, en­tre otros múl­ti­ples ta­len­tos. Son ma­más “no tan jó­ve­nes”, pe­ro con mu­cho que com­par­tir, prin­ci­pal­men­te de ca­ra a es­ta edi­ción de Ma­má Jo­ven, con­me­mo­ra­ti­va al día de la ma­dre.

Mar­cia es ma­dre de Aria­na Fer­nán­dez (32 años) y Fa­bri­cio Fer­nán­dez (27) y lo me­jor que le ha pa­sa­do es ver­los con­ver­ti­dos en adul­tos que lu­chan por sus me­tas. Ma­ría tam­bién tie­ne dos hi­jos: Si­món Acos­ta (30) y Ma­ría Jo­sé Que­sa­da (21); su ma­yor ale­gría es ver que son pro­fe­sio­na­les rea­li­za­dos y per­so­nas fe­li­ces.

Co­mo ma­más, am­bas se es­fuer­zan por dar lo me­jor y man­te­ner su pri­va­ci­dad, pe­ro les cues­ta… El pe­so de su fa­ma tie­ne pros y con­tras ex­ten­si­vos a sus fa­mi­lias. Aquí nos cuen­tan qué ti­po de ma­dres son, anéc­do­tas de cuan­do sus hi­jos es­ta­ban pe­que­ños y otras co­sas que tal vez us­ted no sa­bía so­bre ellas.

MAR­CIA: “SOY LA MA­MÁ QUE HE PO­DI­DO SER”

Amo a mis hi­jos co­mo son, in­con­di­cio­nal­men­te, y en ca­da eta­pa de sus vi­das he tra­ta­do de dar lo me­jor. Me pon­go en sus za­pa­tos y tal vez se me ha ido la mano en eso...

Soy solidaria, es­toy cuan­do me ne­ce­si­tan, y tam­bién un po­co dra­má­ti­ca (ri­sas)…

A ve­ces, agran­do las co­sas por­que me preo­cu­po más de la cuen­ta.

La in­fan­cia

Mis hi­jos y los de Ma­ría tu­vie­ron una in­fan­cia diferente a la de otros. Re­cuer­dan con mu­cha ale­gría mo­men­tos del pro­gra­ma Ca­ras Ve­mos por­que apa­re­cie­ron co­mo ex­tras y has­ta re­ci­bie­ron su pla­ti­lla por eso. Los míos tam­bién re­cuer­dan que a ve­ces me iba a tra­ba­jar y re­gre­sa­ba a cui­dar­los La Cua­tru­fia; les en­can­ta­ba cuan­do asu­mía ese pa­pel con ellos.

En la co­ti­dia­ni­dad, tam­bién co­no­cie­ron a una ma­má le­ve­men­te his­té­ri­ca en mo­men­tos de mu­cha pre­sión, que se enoja­ba cuan­do es­ta­ban de ma­ja­de­ros y pe­lean­do, y que los cas­ti­gó cuan­do ame­ri­ta­ba. La fi­gu­ra de la au­to­ri­dad siem­pre es po­lé­mi­ca y com­pli­ca­da, so­bre to­do cuan­do se es je­fa de ho­gar, co­mo en mi ca­so.

Cuan­do me di­vor­cié mi hi­ja te­nía 8 años y mi hi­jo 3, y asu­mí una ma­ter­ni­dad de al­to trán­si­to por­que me to­có ape­chu­gar con to­do so­la. Con­si­de­ró que en­tre­gué cuan­to po­día, con­for­me a mis recursos y co­no­ci­mien­to, en un es­ce­na­rio de prue­ba y error. Siem­pre sa­qué tiem­po es­pe­cial pa­ra ellos; tie­nen re­cuer­dos de pic­nics a la sa­li­da del kín­der, la es­cue­la o el co­le­gio, via­jes y re­co­rri­dos por Cos­ta Ri­ca don­de les tras­mi­tía el amor por es­te país ma­ra­vi­llo­so. Sin em­bar­go, así co­mo ha­bía tiem­po pa­ra go­zar, con­tar cuen­tos y vi­vir ex­pe­rien­cias ex­tra­or­di­na­rias, tam­bién me to­ca­ba tra­ba­jar du­ro pa­ra man­te­ner­los y dar­les es­tu­dio en bue­nos co­le­gios, múl­ti­ples en­sa­yos y ha­cer gi­ras pro­lon­ga­das por to­do el país y en el ex­te­rior; du­ran­te la ju­ven­tud, hu­bo una épo­ca de pre­sen­ta­cio­nes en ex­ce­so –has­ta cin­co o seis por día¬–.

Mi ma­má fue un apo­yo fun­da­men­tal en esa épo­ca y lo si­gue sien­do. Es mi ami­ga y mis pies so­bre la tie­rra; de ella apren­dí a amar in­con­di­cio­nal­men­te, es una se­ño­ra de otra ge­ne­ra­ción que lo ha en­tre­ga­do to­do. Tam­bién es­toy agra­de­ci­da con mi pa­pá, con Dios y con la vi­da.

El pe­so de la po­pu­la­ri­dad

¡Ah! Inevi­ta­ble­men­te, a Fa­bri­cio y a Aria­na el ser hi­jos de se­ño­ras fa­mo­sas

los afec­tó de di­fe­ren­tes ma­ne­ras, por sus tem­pe­ra­men­tos y su esen­cia. Fa­bri­cio es­ta­ba más pe­que­ñi­llo y lo asu­mió sin pro­ble­ma; an­da­ba por las ca­lles con­tan­do quién era. Por el con­tra­rio, Aria­na, ca­si ado­les­cen­te, creía que mu­cha gen­te se le acer­ca­ba so­lo por in­te­rés, que no la va­lo­ran por sus pro­pios mé­ri­tos sino so­lo por ser mi hi­ja y a ve­ces se sen­tía opa­ca­da. In­clu­so, acor­da­mos que en al­gu­nas ac­ti­vi­da­des la ma­tri­cu­la­ba y acom­pa­ña­ba el pa­pá y yo me apa­re­cía has­ta seis me­ses des­pués, cuan­do ya te­nía su gru­po he­cho.

Hoy por hoy lo se­gui­mos ma­ne­jan­do. Cuan­do quie­re que nos to­me­mos un ca­fe­ci­to y con­ver­se­mos me­jor voy a su ca­sa, por­que cuan­do sa­li­mos siem­pre hay per­so­nas que se acer­can a ha­blar­nos, pa­ra que nos to­me­mos una foto o a pe­dir au­tó­gra­fos. ¡Son ga­jes del ofi­cio!

Agra­dez­co que la gen­te me quie­ra y ad­mi­re, pe­ro hay oca­sio­nes –co­mo gra­dua­cio­nes, ce­le­bra­cio­nes fa­mi­lia­res o mo­men­tos ín­ti­mos– en los que sí ten­go que po­ner un freno por­que es­ta­mos en otra cosa y no voy pa­ra lu­cir­me, ni pue­do en­trar a un hos­pi­tal con una emer­gen­cia y que me pa­ren pa­ra que ha­ga co­mo Shir­ley Yahai­ra.

El pre­sen­te

Aho­ra que mis hi­jos es­tán gran­des, te­ne­mos una re­la­ción más ma­du­ra, pe­ro hay co­sas que no cambian. Uno nun­ca se de­ja de preo­cu­par por ellos y cuan­do sien­to que an­dan tris­to­nes o des­ubi­ca­dos, los ja­lo. Y co­mo les di­go, aun­que ya no tie­nen que obe­de­cer, se me otor­gó el po­der pa­ra ha­blar­les y de­ben ver si ten­go razón o no. ¡Las ma­más so­mos muy per­cep­ti­vas!

En de­fi­ni­ti­va, mis ma­yo­res lo­gros son mis hi­jos y mi ca­rre­ra. Des­de muy chi­qui­lla, a los 12 años, su­pe que que­ría ser ac­triz. Me lle­va­ron a ver una obra de tea­tro y di­je que ne­ce­si­ta­ba po­ner mis pies so­bre las ta­blas. Al prin­ci­pio, hu­bo que pa­gar el pre­cio de dar­se a co­no­cer: ma­los sa­la­rios, tra­ba­jo en ex­ce­so y cier­ta ‘des­pro­tec­ción’ que sue­le ser pro­pia de es­ta pro­fe­sión. Mi pa­pá que­ría que fue­ra ca­je­ra del Ban­co de Cos­ta Ri­ca y hu­bo mo­men­tos en los que pen­sé que de­bí ha­ber­le he­cho ca­so (ri­sas), pe­ro cuan­do uno es per­se­ve­ran­te, cons­tan­te y ama lo que ha­ce, si­gue ade­lan­te y lle­ga el mo­men­to en que vuel­ve a ver ha­cia atrás y re­co­no­ce su co­se­cha, des­pués de sem­brar y sem­brar. Por eso siem­pre les di­go a Aria­na y a Fa­bri­cio que nun­ca se rin­dan, que hay que ‘pul­sear­la’, creer en lo que se ha­ce y las co­sas lle­gan.

No ten­go arre­pen­ti­mien­tos, ni pue­do de­cir me hu­bie­ra gus­ta­do ha­cer por­que to­do lo que que­ría, lo he he­cho.

Agra­dez­co a Dios que me con­si­de­ró dig­na de ser ma­má de dos se­res hu­ma­nos ma­ra­vi­llo­sos en bus­ca de su ca­mino; es­toy or­gu­llo­sa de ellos y me emo­ciono por sus lo­gros igual que cuan­do es­ta­ban en el kín­der.

Lec­cio­nes de ma­má

Creo que es­to de la ma­ter­ni­dad es co­mo un laberinto, de pron­to los mis­mos hi­jos te ha­cen ver errores en co­sas que uno pen­sa­ba que es­ta­ba ha­cien­do di­vino. Por ejem­plo, apo­yar­los de­ma­sia­do cuan­do a lo me­jor ha­bía que de­jar­los pe­gar con­tra pa­red.

Qué si soy di­ver­ti­da en el ho­gar o una ma­má au­to­ri­ta­ria?En mi ho­gar pu­do fal­tar dis­ci­pli­na en al­gu­nos mo­men­tos, tal vez por­que no que­ría ser de esas ma­más que tie­nen ex­pec­ta­ti­vas pre­con­ce­bi­das so­bre lo que tie­nen que ser los hi­jos. Ellos na­cen de tu vien­tre, pe­ro no son tu­yos; tie­nen pen­sa­mien­to pro­pio, es­tán cre­cien­do

“MI HI­JA ARIA­NA ES MUY SEN­SI­BLE Y EX­CE­LEN­TE EN LO QUE HA­CE”.

en una épo­ca de mu­cha in­for­ma­ción y ter­mi­na­rán ac­tuan­do con­for­me a su cri­te­rio. El re­to es in­cul­car­les va­lo­res, co­rre­gir­los y es­tar a su la­do, sin caer en ex­tre­mos de au­to­ri­dad.

Un con­se­jo

A las ma­más de hoy les di­go que no me­tan a los chi­qui­tos en tan­ta cosa, es me­jor que es­tén en una so­la dis­ci­pli­na don­de pue­dan ser cons­tan­tes has­ta el fi­nal. Ade­más, que no se trai­cio­nen a sí mis­mas co­mo mu­je­res. En­con­trar el ba­lan­ce es di­fí­cil, pe­ro hay re­co­no­cer que so­mos se­res hu­ma­nos in­te­gra­les, te­ne­mos múl­ti­ples fa­ce­tas y ser ma­má no sig­ni­fi­ca re­nun­ciar a otros es­pa­cios.

MA­RÍA: “SOY UNA MA­MÁ CO­MÚN Y CO­RRIEN­TE”

Soy una ma­má co­mo cual­quier otra, pe­ro con un tra­ba­jo atí­pi­co y aje­trea­do. A Mar­cia y a mí nos to­ca­ba ir­nos cuan­do las de­más es­ta­ban re­gre­san­do a sus ca­sas y en tea­tro ca­si no exis­ten los fi­nes de se­ma­na y los di­ciem­bres sig­ni­fi­can más tra­ba­jo, en los to­ros y otros even­tos, pe­ro go­za­mos y lo­gra­mos sa­car la ta­rea. ¡Nues­tra pro­fe­sión nos ha per­mi­ti­do co­sas ex­tra­or­di­na­rias, con una do­sis de sa­cri­fi­cio!

Me­mo­rias

Siem­pre he si­do muy al­cahue­ta.

Cuan­do mis hi­jos es­ta­ban pe­que­ños, en épo­ca de cla­ses a ve­ces me los lle­va­ba a la pla­ya en­tre se­ma­na pa­ra apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que te­nía; des­pués se po­nían al día. Aho­ra, ya gran­des, se­gui­mos com­par­tien­do al má­xi­mo y soy ma­dre-ami­ga; es un pla­cer enor­me ver­los tan cen­tra­dos, ma­du­ros y fe­li­ces. Ahí es cuan­do di­go que no me equi­vo­qué, hi­ce lo que pu­de y les di una bue­na edu­ca­ción que ha ren­di­do fru­tos.

Criar­los so­la no fue fá­cil; tra­ba­ja­ba mon­to­nes. Em­ba­ra­za­da de Si­món, di fun­ción has­ta dos se­ma­nas an­tes de te­ner­lo y vol­ví al es­ce­na­rio en cuan­to cum­plió un mes. Con mi hi­ja, ac­tué en Ga­lli­to Pin­to has­ta tres se­ma­nas an­tes de pro­gra­mar la ce­sá­rea y re­gre­sé a Ga­lli­to Pin­to 2 cuan­do ella te­nía 6 me­ses.

¡Des­per­tar­me pa­ra alis­tar­los e ir a de­jar­los a la es­cue­la era te­rri­ble! (ri­sas) Por suer­te, siem­pre tu­ve una per­so­na que me ayu­da­ba y que los cui­dó co­mo si fue­ran de ella. Mi her­ma­na y las ti­tas (dos tías que la cria­ron tras la muer­te de su ma­dre) tam­bién es­tu­vie­ron siem­pre pre­sen­tes. A Si­món, prin­ci­pal­men­te, le en­can­ta­ba que­dar­se los fi­nes de se­ma­na con ellas.

Me to­có ser es­tric­ta y ju­gar los dos pa­pa­les: la bue­na y la ma­la. Cuan­do ha­bía que po­ner dis­ci­pli­na y dar ór­de­nes lo hi­ce y mis hi­jos me quie­ren y res­pe­tan por eso. Ha­bía leí­do un li­bro que de­cía que las ma­nos es­ta­ban he­chas pa­ra dar amor, en­ton­ces los dis­ci­pli­na­ba con pa­le­tas de ma­de­ra. Creo que lo hi­ce co­mo dos o tres ve­ces con ca­da uno, pe­ro las pa­le­tas se des­apa­re­cían y te­nía que es­tar com­pran­do.

La no­to­rie­dad

Mar­cia y yo fui­mos de las pri­me­ras fi­gu­ras na­cio­na­les en te­ner un al­to ni­vel de re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co, que in­clu­so nos asus­ta­ba. Al prin­ci­pio eso fue muy du­ro pa­ra nues­tros chi­qui­tos, en es­pe­cial pa­ra los ma­yo­res. ¡Nos pa­sa­ban mi­les de anéc­do­tas! Por ejem­plo, una vez es­ta­ba al­mor­zan­do con Si­món a un lu­gar pú­bli­co y una se­ño­ra lle­gó a sen­tar­se en nues­tra me­sa por­que que­ría ver­nos co­mer; siem­pre ter­mi­ná­ba­mos pi­dien­do pa­ra lle­var. Te­nía­mos que sa­lir del país pa­ra te­ner pri­va­ci­dad y aun así era com­pli­ca­do.

Aho­ra, lo úni­co que veo en los ojos de mis hi­jos es or­gu­llo. Has­ta se me sa­len las lá­gri­mas cuan­do lle­gan a las ga­las del pro­gra­ma Tu ca­ra me sue­na y Si­món re­ga­ña a Gaby, la es­po­sa, y Ma­ría Jo­sé, pa­ra que aplau­dan más du­ro. Me emo­cio­na que me brin­den un apo­yo tan con­cre­to y vi­si­ble.

El hoy

Mis hi­jos ya son adul­tos y el re­to es se­guir­los apo­yan­do. Si­món es­cri­bió una no­ve­la lin­dí­si­ma y voy a ver si le bus­co un edi­tor. A Ma­ría Jo­sé la es­toy em­pu­jan­do pa­ra se va­ya a es­tu­diar fue­ra, pe­ro, no sé por qué, lo pien­sa y lo pien­sa. Se­gu­ro te­me de­jar­me so­la mu­cho tiem­po…

Uno tie­ne hi­jos pa­ra dar­les unas alas enor­mes y que vue­len, sue­ñen y lo­gren crear­se un gran fu­tu­ro. Ver a los míos con­ver­ti­dos en gran­des pro­fe­sio­na­les es mi ma­yor or­gu­llo. Son mu­cha­chos ho­nes­tos, equi­li­bra­dos y amo­ro­sos, de los que ya no se es­ti­lan.

Otro gran lo­gro es con­tar con 38 años de ca­rre­ra inin­te­rrum­pi­da, sin per­der el ca­ri­ño del pú­bli­co, con tra­ba­jos en tea­tro, te­le­vi­sión, ra­dio y ci­ne; eso es al­go que po­cas ve­ces se con­si­gue en el me­dio ar­tís­ti­co.

Ade­más, me en­can­ta crear fa­mi­lia y lo ha­go en to­das par­tes, has­ta en el ca­nal. A to­dos les an­do pre­gun­tan­do: ya co­mió, tra­jo sué­ter, es­tá to­do bien… Y soy al­cahue­ta, les lle­vo chu­pas los días de fil­ma­ción.

En­se­ñan­zas de ma­má

La ma­ter­ni­dad es el me­jor re­ga­lo que Dios y la vi­da pue­de dar­te, pe­ro no es pa­ra co­bar­des. Hay que ser fuer­te pa­ra sa­car a los hi­jos ade­lan­te, no ca­be echar­se pa­ra atrás por creer que no se pue­de dar la ta­lla. ¡Hay que lu­char por ser fe­liz y no de­caer an­te las di­fi­cul­ta­des!

A las ma­más de hoy les acon­se­jo que dis­fru­ten de esa con­di­ción y de la vi­da, que se pre­pa­ren y apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des pa­ra trans­for­mar­se, ser me­jo­res y bue­nos ejem­plos pa­ra los hi­jos.

MA­RÍA Y MAR­CIA SON MA­MÁS PLENAS, COM­PA­ÑE­RAS DE TRA­BA­JO Y AMI­GAS DEL AL­MA.

Fa­bri­cio y Aria­na acom­pa­ña­ron a Mar­cia en la fi­nal de Tu Ca­ra me Sue­na.

Si­món y Ma­ría Jo­sé son los más gran­des fans de Ma­ría To­rres.

Ma­ría y Mar­cia for­ma­ron par­te de las 100 ma­más triun­fa­do­ras a las que Ma­má Jo­ven rin­dió ho­me­na­je du­ran­te la ce­le­bra­ción de 10º aniver­sa­rio de la re­vis­ta, en mar­zo de es­te año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.