HÁ­BI­TOS PA­RA CAM­BIAR LA PERS­PEC­TI­VA Y SER FE­LIZ

Mamá joven - - SOY MUJER PSICOLOGÍA - Fuen­te: Ne­rium In­ter­na­tio­nal

1 To­das las ma­ña­nas, es­cri­ba tres co­sas por las que es­té agra­de­ci­do. Que sean dis­tin­tas to­dos los días. Eso le ayu­da a en­tre­nar su ce­re­bro pa­ra que re­co­noz­ca los as­pec­tos po­si­ti­vos de su vi­da.

2 En la no­che, de­di­que dos mi­nu­tos a es­cri­bir so­bre una ex­pe­rien­cia que lo ha­ya he­cho sen­tir bien en las úl­ti­mas 24 ho­ras. Ano­te to­dos los de­ta­lles que pue­da re­cor­dar. Eso per­mi­te que vuel­va a vi­vir la ex­pe­rien­cia, lo que du­pli­ca el im­pac­to po­si­ti­vo.

3 Me­di­te to­dos los días. Ha­ga una pau­sa en sus ac­ti­vi­da­des, re­lá­je­se y con­cén­tre­se en su res­pi­ra­ción por dos mi­nu­tos. Sus pen­sa­mien­tos se en­fo­ca­rán en lo que desea y evi­ta que se dis­trai­ga por la ne­ga­ti­vi­dad del en­torno.

4 Ha­ga un ac­to de bon­dad du­ran­te el trans­cur­so del día. De­mues­tre gra­ti­tud de al­gu­na for­ma. Por ejem­plo, es­cri­ba un co­rreo elec­tró­ni­co dia­rio pa­ra de­cir gra­cias a al­guien que ha­ya he­cho al­go por us­ted.

5 Ejer­cí­te­se por 15 mi­nu­tos ca­da día. Pue­de ser un ejer­ci­cio ae­ró­bi­co sen­ci­llo, in­clu­so una ca­mi­na­ta enér­gi­ca. El ejer­ci­cio es un an­ti­de­pre­si­vo na­tu­ral.

Si rea­li­za es­tas prác­ti­cas por 21 días se­gui­dos, co­men­za­rán a con­ver­tir­se en há­bi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.