VIVIANA ECHEVERRIA

UNA MA­MÁ TODOTERRENO

Mamá joven - - PORTADA - Por Ma­ría Ya­nory Oban­do

Con una sen­ci­lla di­ná­mi­ca vir­tual, lo­gra­mos que fue­ra el pú­bli­co quien de­ci­die­ra a quien ce­der­le las pá­gi­nas cen­tra­les de es­ta edi­ción de Ma­má Jo­ven. Tras no­mi­na­cio­nes de va­rias em­pre­sas y una vo­ta­ción en­tre seis fi­na­lis­tas, nos enor­gu­lle­ce pre­sen­tar­les la his­to­ria de la ga­na­do­ra: Viviana Eche­ve­rría Mo­ra.

Des­ta­ca co­mo una ma­má to­do te­rreno, tra­ba­ja­do­ra y es­for­za­da, ejem­plo de que es po­si­ble cum­plir con éxi­to múl­ti­ples ro­les, sin mo­rir en el in­ten­to. Vi­vi, co­mo ca­ri­ño­sa­men­te le di­cen, es li­cen­cia­da en Mer­ca­do­lo­gía y des­de ha­ce 11 años tra­ba­ja en la em­pre­sa Sig­ma Ali­men­tos, una mul­ti­na­cio­nal me­xi­ca­na que ma­nu­fac­tu­ra y dis­tri­bu­ye ali­men­tos re­fri­ge­ra­dos en al me­nos 18 paí­ses.

Sa­be con cla­ri­dad dón­de es­tá su te­so­ro, por lo que el pa­pel que me­jor desempeña –y el más de­man­dan­te– es ser co­pro­ta­go­nis­ta de su fa­mi­lia, jun­to a su es­po­so Ran­dall Hi­dal­go y dos hi­jas pe­que­ñas, Cris­ti­na (8 años) y Emi­lia (5).

Pre­ci­sa­men­te, ese trio, co­mo su ma­yor co­mi­té de apo­yo, tu­vo un pa­pel muy ac­ti­vo pa­ra ayu­dar­le a su­mar fans y le brin­da­ron una cuo­ta ex­tra de aplau­sos al lo­grar el co­me­ti­do. Tam­bién es en el ca­lor del ho­gar que con­for­man, ubi­ca­do en Bra­sil de Mo­ra, don­de Vi­vi en­cuen­tra la mo­ti­va­ción pa­ra lu­char, so­ñar y se­guir desa­rro­llán­do­se co­mo per­so­na y pro­fe­sio­nal, día tras día.

Des­de me­dia­na dis­tan­cia se pue­de in­tuir el se­cre­to de su po­pu­la­ri­dad: es cor­dial, ale­gre y di­ná­mi­ca. En es­ta en­tre­vis­ta, nos com­par­te de­ta­lles de su vi­da, me­tas y an­he­los, jun­to con su sen­ti­mien­to res­pec­to a la di­ná­mi­ca de se­lec­ción que, se­gún ad­mi­te, fue nue­va pa­ra ella.

¿ QUÉ SIEN­TE AL SER PRO­TA­GO­NIS­TA EN NUES­TRO ME­DIO? ¿ POR QUÉ ES UNA MA­MÁ QUE DES­TA­CA?

Ja­más pensé en apa­re­cer en la por­ta­da de una re­vis­ta. La voy en­mar­car y a po­ner en la pa­red pa­ra com­par­tir­la con mis hi­jas. ¡Se­rá un re­cuer­do que du­ra­rá por siem­pre! Es­ta ex­pe­rien­cia me ha lle­na­do de or­gu­llo y fe­li­ci­dad. Ca­da ma­má es di­fe­ren­te, al igual que ca­da fa­mi­lia. A mí tam­bién me ca­rac­te­ri­za el sen­ti­do del hu­mor. Soy jo­vial, ale­gre y ami­ga­ble, aun­que ten­go mi ca­rác­ter; muy de di­chos y

MI MA­YOR LO­GRO CO­MO MA­DRE ES VER A MIS HI­JAS FE­LI­CES, SE­GU­RAS E IN­DE­PEN­DIEN­TES.

ma­las pa­la­bri­llas, pe­ro me gus­ta com­par­tir con la gen­te, dis­fru­to la vi­da, soy or­ga­ni­za­da y tra­ba­ja­do­ra.

¿ CÓ­MO LO­GRA EL BA­LAN­CE FA­MI­LIAR Y PER­SO­NAL CON UN TRA­BA­JO TAN DE­MAN­DAN­TE? ¿ EN AL­GÚN MO­MEN­TO PEN­SÓ EN DE­JAR­LO POR LA MA­TER­NI­DAD?

Soy ge­ren­te de mar­ca en el área de lác­teos de Sig­ma Ali­men­tos, ten­go pues­ta la ca­mi­se­ta de mi em­pre­sa y la ver­dad, amo lo que ha­go. Ten­go mu­chos años de tra­ba­jar y no po­dría aban­do­nar mi ca­rre­ra; me ha­ría fal­ta.

Soy hi­per­ac­ti­va, siem­pre ten­go que te­ner un pro­yec­to y es­tar ha­cien­do co­sas; ade­más, tra­to de dar lo me­jor de mí, pe­ro sí he apren­di­do a es­ta­ble­cer es­pa­cios pa­ra to­do. Me or­ga­ni­zo pa­ra po­der sa­car el tra­ba­jo en el ho­ra­rio es­ta­ble­ci­do, has­ta don­de sea po­si­ble; des­pués, me voy, so­pla­da, di­rec­to pa­ra la ca­sa pa­ra que me dé chance de aten­der a mis chi­cas. Me gus­ta lle­gar y que aún es­tén des­pier­tas, ayu­dar­las a ha­cer ta­reas y ju­gar con ellas. To­da­vía es­tán pe­que­ñas y son chi­nea­das. Hay que lle­var­las a dormir y con­tar­les cuen­tos. Mi es­po­so car­ga a una y yo a la otra. Al día si­guien­te, in­ter­cam­bia­mos.

Gra­cias a Dios, to­dos me res­pe­tan mu­cho eso, y en la em­pre­sa me han brin­da­do es­pa­cios pa­ra asis­tir a ac­ti­vi­da­des im­por­tan­tes de las ni­ñas y ci­tas mé­di­cas. Adi­cio­nal­men­te, mi es­po­so es un gran apo­yo. La ver­dad, tra­ba­ja­mos en equi­po. Es­tá sú­per in­vo­lu­cra­do con la crian­za de las chi­cas, com­par­ti­mos las ta­reas y siem­pre es­tá dis­po­ni­ble pa­ra no­so­tras.

Tam­bién te­ne­mos una mu­cha­cha que nos ayu­da, Sey­di, que es co­mo de la fa­mi­lia. Es­tá con no­so­tros des­de ha­ce ocho años y es mi mano de­re­cha. Vio na­cer a Cris­ti­na y a Emi­lia, las quie­re y las cui­da muy bien. Eso nos da mu­cha paz a Ran­dall y a mí y ha­ce que po­da­mos se­guir ade­lan­te con nues­tros tra­ba­jos.

So­lo me fal­ta tiem­po pa­ra ha­cer ejer­ci­cio. ¡No he lo­gra­do in­cluir­lo en mi agen­da! Ten­dría que le­van­tar­me a las 4:30 a.m. y, por lo pronto, no me da la ener­gía. Vamos a ver si es­te 2018 lo lo­gro, aun­que sea un par de ve­ces por se­ma­na.

¿ QUÉ LE GUS­TA­RÍA CAMBIAR?

Soy fe­liz con mi vi­da, lo úni­co se­ría el te­ma del tiem­po. Co­mo le de­cía, me en­can­ta tra­ba­jar y lo dis­fru­to, pe­ro sí qui­sie­ra más fle­xi­bi­li­dad pa­ra po­der com­par­tir más tiem­po con mi fa­mi­lia. Mi sue­ño es mon­tar un ne­go­cio pro­pio, en al­gún mo­men­to de la vi­da.

¿ CUÁL ES SU PRINCIPAL MI­SIÓN CO­MO MA­DRE?

Ver a mis hi­jas fe­li­ces, se­gu­ras e in­de­pen­dien­tes. Es­pe­ro in­cul­car­les va­lo­res y trans­mi­tir­les bue­nos prin­ci­pios. Le pi­do a Dios que siem­pre ten­gan un co­ra­zón no­ble, que sean hu­mil­des, res­pon­sa­bles y tra­ba­ja­do­ras, que lu­chen por sus sue­ños y sean agra­de­ci­das con él por to­do lo que tie­nen.

¿ ES CIER­TO QUE ES UNA MA­MÁ MUY TEC­NO­LÓ­GI­CA?

(Ri­sas) En reali­dad, no tan­to, pe­ro tra­to de es­tar al día. Apren­do mu­cho de Ran­dall, que sí es sú­per tec­no­ló­gi­co, y de ami­gas del tra­ba­jo que son más jo­ven­ci­tas. Lo que pa­sa es que ten­go que es­tar en to­das pa­ra po­der en­ten­der la on­da en la que an­dan las chi­cas y de esa for­ma po­der guiar­las y su­per­vi­sar­las.

¿ QUÉ PRO­YEC­TO TIE­NE A FU­TU­RO?

Apren­der más so­bre di­se­ño grá­fi­co. Me ha gus­ta­do to­da la vi­da y apro­ve­ché que las ni­ñas es­tán un po­co más gran­des pa­ra me­ter­me a un cur­so en Fun­da­tec, co­mo hobby. Lle­vé un bi­mes­tre y de­bo ad­mi­tir que fue to­do un re­to… Yo aca­bo de lle­gar al cuar­to pi­so y te­nía com­pa­ñe­ros de 20 años, si aca­so, que son na­ti­vos di­gi­ta­les. Ha­cían la com­pu co­mo les da­ba la ga­na y bueno, yo tu­ve que ir a mi rit­mo… Di­ga­mos que es­ta­ba un po­co he­rrum­bra­da, tras años de ha­ber sa­li­do de las au­las, así que al igual que dis­fru­té, su­frí... Aho­ra, co­mo se me ha com­pli­ca­do se­guir, me com­pré una Mac y prac­ti­co en la ca­sa, con vi­dei­tos de Youtu­be. Lo que quie­ro es po­der ha­cer co­si­llas en Ilus­tra­dor y Pho­tos­hop pa­ra mis hi­jas co­mo in­vi­ta­cio­nes y co­sas pa­ra sus cum­plea­ños.

¿ LA HA CAM­BIA­DO LA MA­TER­NI­DAD?

¡Por su­pues­to! Me ha he­cho ver la vi­da di­fe­ren­te. Ya con hi­jos las prio­ri­da­des cam­bian. Mis hi­jas me mo­ti­van a se­guir ade­lan­te, a tra­ba­jar más, a bus­car lo me­jor pa­ra la fa­mi­lia. Ellas son la ale­gría de nuestra fa­mi­lia.

De­fi­ni­ti­va­men­te, la ma­ter­ni­dad es el me­jor re­ga­lo que nos pue­de dar Dios a las mu­je­res. ¡Es una ben­di­ción y el amor más pu­ro e in­con­di­cio­nal!

Vi­vi y su es­po­so son un ver­da­de­ro equi­po y dis­fru­tan de la vi­da en fa­mi­lia.

Viviana siem­pre asis­te a las ce­le­bra­cio­nes es­co­la­res de sus hi­jas.

Otro de los pre­mios que re­ci­bió nuestra ma­má de por­ta­da fue un te­lé­fono LG Sty­lus 2 Plus.

En la se­sión de fo­to­gra­fía, a car­go de Ga­rrett Brit­ton, Vi­vi lu­ció co­mo mo­de­lo pro­fe­sio­nal.

Una se­sión de ma­qui­lla­je en el ate­lier de Ca­ro­li­na Chen fue par­te de su pre­mio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.