7 con­se­jos pa­ra fu­tu­ras ma­más en nó­mi­na

Pre­pá­re­se pa­ra de­jar or­ga­ni­za­da la ofi­ci­na an­tes de dis­fru­tar de su li­cen­cia por ma­ter­ni­dad

Mamá joven - - CONTENIDO - Por Jo­sep­hi­ne Clau­sen

Cuan­do un hi­jo es­tá por na­cer, la lis­ta de co­sas por ha­cer es in­ter­mi­na­ble. Pa­ra las ma­más que tra­ba­jan fue­ra del ho­gar, una de ellas es de­jar to­do or­ga­ni­za­do en su pues­to, an­tes de aco­ger­se a la li­cen­cia por ma­ter­ni­dad. Ha­cer­lo con tiem­po, evi­ta preo­cu­pa­cio­nes de úl­ti­mo mo­men­to y fa­ci­li­ta que los com­pa­ñe­ros pue­dan en­ten­der me­jor las fun­cio­nes que les to­ca­rá asu­mir por unos me­ses, ami­no­ran­do el im­pac­to pa­ra la com­pa­ñía.

Es­ta lis­ta le ayu­da­rá a to­mar con­trol del pro­ce­so:

1 Avi­se que es­tá em­ba­ra­za­da

Mu­chas mu­je­res pre­fie­ren es­pe­rar al me­nos a la se­ma­na 12 pa­ra co­mu­ni­car su es­ta­do en la ofi­ci­na, cuan­do pa­sa el pe­rio­do de más al­to ries­go del em­ba­ra­zo. En Cos­ta Ri­ca, no hay un pla­zo obli­ga­to­rio pa­ra ha­cer­lo, pe­ro lo co­rrec­to es no­ti­fi­car con su­fi­cien­te tiem­po de an­te­la­ción a nuestra sa­li­da. Hay que to­mar en cuen­ta que nues­tras fun­cio­nes de­ben que­dar cu­bier­tas y que tal vez ne­ce­si­ten con­tra­tar a al­guien que nos cu­bra y brin­dar­le en­tre­na­mien­to.

2 Ha­ble pri­me­ro con su je­fe

Aun­que po­da­mos es­tar an­sio­sas de com­par­tir la fe­liz no­ti­cia del em­ba­ra­zo con los com­pa­ñe­ros, es con­ve­nien­te ha­blar for­mal­men­te pri­me­ro con el je­fe o je­fa, pa­ra que no se en­te­re por ter­ce­ros. Si que­re­mos re­gre­sar al tra­ba­jo, de­be­mos de­jar­lo cla­ro de in­me­dia­to, ha­cien­do én­fa­sis en que es­ta­mos com­pro­me­ti­das con nues­tro pues­to y que que­re­mos vol­ver.

3 Ha­ga un plan de res­pal­do

Tra­ba­je jun­to con sus su­pe­rio­res y co­la­bo­ra­do­res en un plan pa­ra que ellos pue­dan cu­brir sus fun­cio­nes. En mi ca­so, por ejem­plo, des­de al­gu­nos me­ses an­tes pre­pa­ra­mos en­tre­na­mien­tos y mis com­pa­ñe­ros se in­vo­lu­cra­ron en mis reunio­nes y les com­par­tí los co­rreos per­ti­nen­tes pa­ra que es­tu­vie­ran al tan­to de lo que es­ta­ba pa­san­do con mis pro­yec­tos. Ade­más, con­ver­sé con to­dos mis con­tac­tos y les pre­sen­té a la per­so­na con la que po­drían con­tar du­ran­te mi au­sen­cia.

4 Pro­gra­me un men­sa­je de fue­ra de la ofi­ci­na

Es re­co­men­da­ble con­fi­gu­rar un men­sa­je au­to­má­ti­co de fue­ra de la ofi­ci­na pa­ra que las per­so­nas que usual­men­te nos es­cri­ben se­pan a quie­nes de­ben con­tac­tar en sus­ti­tu­ción.

5 Ne­go­cie el re­gre­so

Es co­mún que mu­chas mu­je­res pen­se­mos en que­dar­nos en la ca­sa un po­co más de los 4 me­ses que cu­bre la li­cen­cia por ma­ter­ni­dad, da­do que pa­ra en­ton­ces nues­tros be­bés ape­nas tie­nen 3 me­ses. Es im­por­tan­te de­ci­dir si que­re­mos usar nues­tros días de va­ca­cio­nes cuan­do aca­be la li­cen­cia, va­lo­rar si po­de­mos pe­dir un per­mi­so sin go­ce de sa­la­rio o, en ca­so de te­ner la po­si­bi­li­dad, tra­ba­jar des­de la ca­sa o te­ner un ho­ra­rio fle­xi­ble. Es me­jor con­ver­sar so­bre esas op­cio­nes des­de el ini­cio, pa­ra que sean in­clui­das en el plan de res­pal­do.

6 Presente la do­cu­men­ta­ción

Un re­qui­si­to del pro­ce­so es lle­var la bo­le­ta de no­ti­fi­ca­ción a la em­pre­sa. En al­gu­nos ca­sos hay que en­tre­gar­la al de­par­ta­men­to de Re­cur­sos Hu­ma­nos y en otros al de­par­ta­men­to de Con­ta­bi­li­dad. Ave­ri­güe có­mo fun­cio­na en su com­pa­ñía.

7 Man­tén­ga­se en con­tac­to

Es­ta es una de­ci­sión muy per­so­nal ya te­ne­mos el de­re­cho de es­tar com­ple­ta­men­te in­co­mu­ni­ca­das, si así lo pre­fe­ri­mos. Sin em­bar­go, man­te­ner el con­tac­to de un mo­do que le sea con­ve­nien­te de­mos­tra­rá com­pro­mi­so e in­te­rés. Pue­de ser un sim­ple co­rreo o una lla­ma­da rá­pi­da pa­ra sa­lu­dar y sa­ber có­mo mar­chan las co­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.